Ir al contenido principal

Pesadillas.

Abro los ojos de repente, el corazón me palpita, intento respirar hondo y me doy cuenta de que ya no sigo soñando, me desperezo, aún es noche cerrada, permanezco un momento quieta y me reincorporo en el sofá, la luz de la farola que da al mirador de mi salón está parpadeando, en el televisor el sonido está quitado y la teletienda inunda la pantalla, la apago, me estremezco, tengo miedo, la pesadilla que acabo de experimentar ha sido terrible otra vez más, su reiteración me recuerda que los hechos no van ligados inherentemente a lo onírico, hay más, hay realidad, una realidad demasiado cruel para ser aceptada. Me levanto y me dirijo hacia la cama, Jorge duerme como un bebé, en el suelo yace su MP3, cayó allí mucho después que su dueño en brazos de Morfeo. Me acuesto, miro el reloj despertador y me doy cuenta de que aún me quedan un par de horas antes de que su infernal ruido empiece a invadir la habitación indicándome que la noche ha acabado, que hay que volver a la rutina del trabajo un día más. Rutina, bendita rutina que me salva la vida, no podría vivir sin ella, si se rompe me vacío, vuelvo a tener miedo al pensarlo. Intento conciliar el sueño, pero mi mente me traiciona, no quiere que duerma, no quiere más pesadillas. Doy mil vueltas en la cama, Jorge se remueve y se despierta al fín:
- ¿Qué te pasa Candela?
- Nada sigue durmiendo cariño.
Un ronquido difuso me indica que ha obedecido enseguida. Vuelvo a cerrar los ojos. Intento imaginar algo positivo, pero todos los pensamientos me conducen a lo mismo, mi pesadilla, no puedo evitarla, me persigue a cada momento, de día de noche, ya no sé qué hacer, si pudiera aniquilarla.
Agotada acabo durmiéndome, pero no hay gritos, no hay dolor, no hay confrontación en mi sueño ahora. El despertador acomete su labor a las siete y media en punto. Hora de levantarse. Abro los ojos, me desperezo y esta vez con menos esfuerzo soy capaz de sonreir. Jorge desde su rincón de la cama me mira dulcemente y me devuelve la sonrisa, esa que me alimenta el alma cada mañana. Hoy sí puedo continuar otro día más. De noche volverán las pesadillas y los fantasmas, tal vez.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Las pesadillas, compartidas se llevan mejor; tal vez debas contarla...
Duna ha dicho que…
Me ha gustado el relato Arual, desconocía esa faceta tuya.

La curiosidad me lleva a imaginar qué es lo que malsueña. Si con la sonrisa de Jorge Candela puede aguantar otro día...¿qué pesadilla reiterativa tiene Candela?
Arual ha dicho que…
Juan: Si se cuentan permanenecen mucho más tiempo vivas, ¿no? O tal vez al hacerlo salen de la mente y desaparecen. No sé..

Monologuista: Pues sí en mi blog anterior (el de Myspaces) ya inserté algún que otro relato puedes verlos clicando a la derecha de mi blog en la sección MIS SITIOS FAVORITOS DE INTERNET en uno titulado MI ANTIGUO ESPACIO, voy escribiendo de vez en cuando, me gusta, pero no tengo aún excesiva soltura, en cualquier caso me alegra que te haya gustado otro rato contaré el desenlace de la pesadilla de Candela, que desde luego no es ni Jorge ni su sonrisa.

Saludos!
Fernando J. López ha dicho que…
la ausencia de rutina, supongo, podría volvernos locos... a mí, lo confieso, las vacaciones recién estrenadas de profe de instituto se me hacen complicadas: demasiado tiempo para enredarme en mis fantasmas... demasiados fantasmas para no tropezar con todos ellos
más besos!
3'14 ha dicho que…
Cuando la pesadilla toma el control y se apodera de nuestra mente y voluntad es cuando empezamos a tener problemas, por lo demás, creo que incluso, de vez en cuando, son necesarias.

A ver, a ver, que le pasa a Candela ;)
Unknown ha dicho que…
Hoy tuve una:
Estaba huyendo en compañía de una mujer (la prota de Diamantes Sangrientos)... llegábamos a un piso viejo, en un pueblo que combinaba costa y montaña con unas ruinas romanas...
entrábamos y echábamos el cerrojo... mirando por la mirilla se veía a 2 tipos (militares o g.c.) que se quedaban haciendo guardia.. esperando... el tiempo pasa, una noche.. no podemos salir por las ventanas... miramos y parece que no están.. abrimos y aparece un enorme perro san bernardo (que no sé cómo pero sé que es del dueño de la casa)...
Primero tengo miedo, pero al acercarse el perro parece que le caigo bien.. lo acaricio y me obedece.. ¿será mi perro y mi casa y no me entero?

Salimos y aparecen los militares.. el sanbernardo se les echa encima y me da tiempo a escapar, pero solo...entre las calles del pueblo hay mucha gente... hay ruinas, un viaducto romano y casas en ruinas... me acurruco entre la paredes destrozadas de una y espero.. solo, a que la chica haya conseguido escapar también...

No será tan terrible como la tuya... quizás si las presentamos puedan llevarse bien.

Salud!
Arual ha dicho que…
Cinephilus: Cuánta razón tienes qué buena es la rutina porque cuando se rompe normalmente es por algo malo, con excepción de las vacaciones, claro está que para los de tu sector son muchas y muy largas, ya lo sé, pero para el resto de los mortales no, y te juro que pasan volando.

Pi: Buff las pesadillas no creo que sean necesarias, a mí dame un dulce sueño, o mejor dame dormir de un tirón sin despertarme ni un ápice, y soy la mujer más feliz del mundo.
Ojalá Candela pudiera dormir....

Juan: Ostras la tuya es..... terrorífica!!! Menos mal que la dejaste salir, escapó y ahora se encuentra a miles de kilómetros de tu casa, tenlo por seguro, :)

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…