Ir al contenido principal

El desconcierto de Marta.

Aquel viernes Marta tuvo los nervios a flor de piel todo el día. Un cosquilleo intermitente y molesto en la boca del estómago le indicaba que por fin el sábado le iba a conocer personalmente. Dos años habían transcurrido desde que su tío Javier le había facilitado el teléfono de David, uno de sus mejores amigos de su época estudiantil, experto en Econometría y profesor de dicha asignatura en una prestigiosa universidad. Ella necesitaba ayuda para un trabajo de la facultad y aquella mano que le ofrecían le caía como agua de mayo. La colaboración duró unos cuatro meses aproximadamente, tiempo más que suficiente para que paralelamente surgiese una buena amistad entre ellos. Marta acabó el trabajo con éxito en el plazo esperado y obtuvo una brillante nota. Pero siguió maileando y charlando ocasionalmente con su valioso asesor durante mucho tiempo después. David era además de una persona extremadamente inteligente, un hombre muy divertido, con un gran sentido del humor, casi rozando lo gamberro y sinvergüenza, aspectos que contrastaban con el puesto que ocupaba y con el modo en que solía mostrarse en la vida profesional, según lo que le había contado su tío Javier, también era tremendamente sensible a todo aquello por lo que ella tenía particular interés: desde el deporte y la naturaleza, pasando por la literatura, la música o el cine, la afinidad que destapó en él era más que significativa y no se resumía únicamente en lo propiamente académico. Él inició el coqueteo con atrevidas insinuaciones a las que Marta no había hecho demasiado caso en un primer momento, dada la condición del profesor de hombre casado y con dos hijos, a la propia con pareja estable desde hacía cuatro años y planes serios de futuro, y a la importante diferencia de edad, veinte años. Pero poco a poco ella misma se sintió atrapada por aquella extraña relación y a medida que fue pasando el tiempo fue accediendo al flirteo descarado con el que le iba obsequiando aquel atrayente extraño. Anhelaba los momentos del día en los que a escondidas hablaban por el móvil o por la mensajería instantánea, abría ansiosa los mails que de él recibía con asiduidad, su felicidad parecía depender directamente del tiempo que le iba robando a él sin que el resto del mundo se enterara. Ella mantuvo en secreto aquella historia, sobre todo porque jamás se perdonaría que su tío supiera lo que ocurría entre David y ella, y tampoco sería demasiado aconsejable que Raúl, su novio, lo descubriera. Intentaba aclarar sus sentimientos, pero a medida que pasaban las semanas, éstos eran más complejos y dificiles de resolver por lo que su sufrimiento interno era cada vez más agónico. Se planteaba la posibilidad de dejarle pero sencillamente no podía, su adicción a aquel hombre era más fuerte que su voluntad y las posibilidades de un futuro con él totalmente nulas, él jamás abandonaría a su família, ella lo sabía pero su subconsciente no le permitía creerlo, aún así finalmente decidió romper con su novio para no seguir engañándole. La excusa expuesta ante el desencajado muchacho fue que ella ya no sentía nada por él, pero aquello no era bien cierto, Marta seguía queriéndole pero no podía ocultarse más a si misma que amaba de un modo especial, ciertamente más intenso y pasional, al sugestivo profesor, y fiel a sus patéticos principios tomó el camino más tortuoso. Ella no habló a David sobre la ruptura. Habían quedado que él vendría a verla un fin de semana y pensó que sería mejor contárselo en persona y ver qué reacción tenía. Aquella noche de viernes había quedado con unos amigos para ir a tomar unas copas y despejarse un poco del lío mental que tenía en su cabeza, pero mientras se estaba arreglando su móvil sonó. Era una llamada de su tío Javier, ella descolgó:
- Hola tío, ¿cómo va todo? Cuanto tiempo sin hablarnos.
- Sí querida, me alegra mucho oir tu voz, me dijo tu madre que el nuevo trabajo te va bien pero que Raúl y tú habéis roto.
- Sí bueno, ya te contaré.
- De acuerdo, sólo quería llamarte para decirte que mañana viene David a verme, se quedará todo el fin de semana en casa, por fin podréis conoceros en persona. Podrías venirte mañana a cenar con nosotros.
Aquellas palabras cayeron como un jarro de agua fría sobre la joven. Estaba desconcertada, dañada, hecha trizas…. David había tomado la decisión, lo que iba a ser un magnífico fin de semana romántico para dos amantes desesperados por verse, una oportunidad de estar por primera vez juntos de verdad, una luz que iluminaría su futuro, sí es que hubo alguno en toda aquella aventura, se había convertido en una simple visita a un viejo amigo y a su sobrina. Marta había apostado y había perdido. Tal vez su inocente juventud le había gastado una mala pasada. Se sentía estúpida y ridícula en aquel momento. En cualquier caso aquellas palabras le habían abierto los ojos a la realidad.
- No sé… - Respondío con la voz quebrada. - Mañana te lo confirmo. Gracias por llamar tío.
- De acuerdo ya me dirás algo, a David seguro que le alegra poder verte.
- Buenas noches.- Cortó la joven a la que se le habían borrado las ganas de hablar.
- Adios.- Se despidió su interlocutor.
Marta puso una excusa al día siguiente para no acudir a la cena y jamás volvió a querer saber nada de aquel profesor de Econometría que le había partido el corazón, no respondió más a sus insistentes mensajes ni a sus constantes llamadas posteriores. Durante mucho tiempo sólo conservó una herida que cicatrizó con los años y que finalmente se endureció. No volvió tampoco a ver a Raúl, él se sintió muy dolido por la forma con que Marta le había dejado y ella jamás pudo pedirle una segunda oportunidad. Superado todo aquello cuando tiempo después ocasionalmente le venía a la memoria aquella historia se preguntaba cuál habría sido el desenlace si ésta hubiera sucedido con la madurez alcanzada a través de la experiencia, pero la vuelta atrás era imposible y el recuerdo de David cada vez más borroso y menos cruel. El desconcierto de Marta por fin se había esfumado.

Comentarios

Mari ha dicho que…
Eso espero
que lo desconcietos siempre se esfumen
se pierdan
se olviden
3'14 ha dicho que…
Como nos complicamos la vida. Voto por el lema: Si algo quieres ve a por ello. La negativa de entrada, ya la tienes.
Juan Cosaco ha dicho que…
Mujeres con principios.. personas con principios, qué hermoso.
¿Dónde está esa Marta? me gustaría cruzarme con ella alguna vez.
Salud!
Harry Reddish ha dicho que…
Creo que no es una derrota, quién sabe si no fue una victoria... esas complicaciones nunca traen nada bueno, me temo

besos para marta y un abrazo para tí

Salud!!
Arual ha dicho que…
Mari: Los desconciertos siempre acaban desapareciendo lo único que a veces lo hacen más deprisa que otras... besos hacia el otro lado del oceáno!

Pi: Pues sí, creo que es innato al ser humano, la búsqueda premeditada o no de la complicación... Me alegra volver a tenerte por aquí husmeando, ya lo sabes.

Juan: Marta no existe, es un personaje de ficción creado para este relato, pero en ella hay pedazos de mí, así que ahora mismo te estás cruzando con un pedacito de ella, no?

Harry: Definitivamente es una victoria porque el tal David no le convenía para nada a Marta, gracias por los besos y los abrazos en la parte que me toca. Besos para ti también!
monologuista ha dicho que…
Desde luego, si por Raúl ya no sentía lo mismo, realmente dejarlo era la mejor opción.

En cuanto a David, ella creía que no dejaría a su mujer y sus hijos, pero puede que sólo necesitará alguna esperanza real por aprte de ella para atreverse a cortar lazos. Después de todo, las ataduras de un matrimonio y los hijos es más 'difícil' de romper que una relación estable de ni siquiera convivencia...

Creo que Marta no ha sido justa con David.
Arual ha dicho que…
Monologuista: Me parece interesante tu reflexión, aunque para mí lo que realmente le pasa a Marta es que aún es demasiado joven para saber que hay lazos que no se rompen de cualquier manera, y por eso aunque David sienta algo por ella no puede echar todo por la borda sin más. En cualquier caso David tampoco es leal con Marta, la llena de ilusión con un fin de semana especial que al final resulta ser otro plan muy distinto... La verdad es que todo resulta complicado en esta historia. ¿Pero quién no se ha complicado de un modo u otro a veces la vida?
Saludos!

PD. Por cierto espero que este martes sea mejor que los anteriores....
Duna ha dicho que…
Mis martes son malos porque ya los miro siempre por el mismo prisma... además esta semana está siendo curiosa (entre cambios de blog y otros menesteres).

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …