Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

Ho ho ho!!!

A ver hoy toca hablar de la Navidad y estar feliz y todas estas patrañas. Yo ya sabéis que no soy muy pronavideña que digamos pero claro si pienso que tengo un hijo maravilloso, que está perpetuamente resfriado, como las nieves de Kilimanjaro, pero al que adoro más que a nada y a nadie, pues ya lo tengo más fácil para estar contenta. Y si sigo mirando a mi alrededor y veo a mi estupendo marido que es más bueno que el pan y tiene más paciencia que el Santo Job, al que quiero mucho como la trucha al trucho pues no es difícil dibujar una sonrisa. Y si a eso le añado la 6º copa del Barça del sábado una ya tiene más motivos para estar como unas pascuas estos días. En fin que éstas no son unas fiestas al uso es evidente. Aún no tengo mi casa lista, y ya no sé cuando la tendré porque hay más retrasos en mi piso que en el mismo aeropuerto de Barajas, así que sigo "homeless" y de "okupa" en territorio enemigo, o en casa de la suegra que es lo mismo, con lo que no he podido …

La maruja que llevo dentro.

Critico abiertamente a mi suegra porque se pasa las tardes viendo las telenovelas de La 1 y usa una bata horrible para estar por casa. Me rio cuando mi madre se apunta a talleres de patchwork y de encaje de bolillos. Me las doy de mujer madre-trabajadora progre porque estoy a favor de la conciliación de la vida laboral y familiar y porque pienso que la independencia económica de una mujer es el primer paso hacia su verdadera libertad, toma frase! Pero a veces me doy cuenta que soy una condenada hipócrita porque por ejemplo me muero de envidia cuando veo a esas mamis que llevan a sus peques al cole y se van tan ricamente a echar un cafecito con las otras mamis amigas suertudas que se encuentran en la misma situación, y a comprar al mercado, ¿cuándo fui yo al mercado por última vez? Mis compras son siempre rápidas en el Carrefour pasadas las siete de la tarde. Ayer al llegar a casa a las nueve de la noche tras una maratoniana jornada de reuniones con el consejo lloré porque no había pod…

Reencuentro.

Cada año Woody Allen estrena película y cada año desde hace ya unos cuantos, con la excepción de 2008 y su VICKY CRISTINA BARCELONA, Aru acude al cine a ver el regalito otoñal, este año casi navideño, de uno de sus directores de cine favoritos. Larry David, un completo desconocido para mí hasta la fecha, es el protagonista de SI LA COSA FUNCIONA y su personaje en el film el perfecto alter ego de Woody Allen. Maniático, obsesivo, hipocondríaco y terriblemente egocéntrico, Boris Yelltnikov es un personaje típicamente alleniano. Su encuentro casual con una joven distraída y bastante paleta del sur en la escalera de su casa desencadena una historia sin demasiada complicación pero cargada de excusas perfectas para explicar la teoria-eje del film con frases y gags llenos de ingenio al más puro estilo de su cine de antaño. Y es que la vuelta de Allen a su Nueva York querido es la mejor manera de seguir enseñándonos su particular filosofia de la vida, una vida suficientemente gris como para no…

Y quería escribir sobre blogs de moda...

Desde hace más de un mes mi vida se ha resumido en idas y venidas al pueblo diarias para dormir allí junto a mi baby al que cuidaba mi madre mientras un resfriado tras otro le atacaban sin piedad y le evitaban ir a la guarderia. Mi suegra está de baja, sigue de baja, y mi madre es ahora el recurso más valioso para conciliar vida familiar y laboral. Y a mí me va de perlas, porque puestos a vivir de "okupas" hasta que no tenga listo mi piso nuevo prefiero vivir en casa de mis padres que en casa de mi suegra.
Lo curioso es que hoy tras el último ataque de las hordas griposas que ha durado exactamente 12 días he llevado a mi peque a ese lugar que ya es como el gimnasio, lo pagas religiosamente cada mes y no vas nunca, y el disgusto ha sido máximo. Él, que estos días dormía hasta las diez de la mañana como un marqués y se echaba siestas de tres horas, ha tenido que hacer algo con lo que convivimos casi todos los mortales y que sin embargo odiamos, madrugar, y claro desde las siete…