Ir al contenido principal

Qué poquito cuesta...

Los pequeños momentos de felicidad son sin duda alguna los mejores, sí, la felicidad de las grandes ocasiones, aquella que se demuestra de modo desbordado no es la mejor ni mucho menos, porque en esto, como en muchas otras cosas de la vida, no importa la cantidad sino la calidad. Y es que habitualmente estos llegan cuando menos te lo esperas y el efecto sorpresa que producen aún los hace más entrañables.
A veces cuesta poco hacer feliz a alguien o que alguien con un sencillo gesto te haga feliz: un bonito regalo y una cena fuera de casa para esa suegra que pasará el día de la madre sola en casa y a la que no podrás acompañar en su jornada especial; transmitir esas palabras que necesita oir tu mejor amiga ante uno de los momentos más cruciales de su vida; ese momento robado al fin de semana junto a tu pareja ordenando un caótico cajón en el que encuentras de todo, y sobre todo, objetos que no hacen más que brindarte bonitos recuerdos y sonrisas de complicidad; una conversación casual e imprevista con ese alguien a quien echas de menos a media tarde; echar un cable a ese compañero de trabajo al que sabes bien que la vida últimamente no le está trantando del modo que debiera; en fin, que ofrecer un pequeño instante de dicha a quienes nos importan no nos cuesta tanto. Y al fin al cabo la suma de todos esos retazos es por la que te recordaran o por la que recordarás, y también es la que ayuda a ver con otros ojos los momentos malos.
Hoy viniendo del trabajo camino a casa en el coche me han venido a la cabeza todos esos minutos breves de felicidad cotidiana con la que se ha salpicado mi semana y eso me ha hecho sonreir, a pesar de no haber tenido un buen día. Así que he pensado que tal vez si los compartía con vosotros, podría arrancaros una leve sonrisa y regalaros otro pequeño pedacito de felicidad a vosotros, formando una pequeña cadena de buenas intenciones, quien sabe si he sido demasiado pretenciosa con la idea, lo que sí sé de todos modos es que así ha nacido la idea de escribir este post.

Comentarios

Sett ha dicho que…
A mi me hizo feliz por unos momentos el recibir ese mail que me mandaste.

Gracias.
Arual ha dicho que…
Me alegra haberte hecho feliz ¿te gustó la Capilla Sixtina?

Besos!!
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Los pequeños momentos de felicidad, los gestos que tenemos con la gente que nos rodea, es lo que hace que el mundo avance.

Me ha encantado leerlo, y ¿qué mejor momento para incorporarme a este blog?

Ah, y felicidades por el aniversario que he leído un poco más arriba, je, je...
Ivan Avila ha dicho que…
:))))

besotes
Unknown ha dicho que…
Yo creo en efectos mariposa y en cadenas de favores (viste la peli de Kevin Spacey?).
Sucede con las sonrisas: que se contagian rápidamente, con las buenas intenciones y pensamientos.
Y creo en la gente que piensa en los demás cuando tiene un mal día; algún día, cuando estés mal, podrás pensar en ti misma y desearte todo eso que has deseado a los demás.
Aupa! Salud!
Arual ha dicho que…
Juan Rodríguez: Qué bonitas esas palabras, perfectas para darte por bienvenido a mi blog, y gracias por la felicitación!

Hoichi: Esa sonrisa tuya ya ha valido la pena... un beso!!

Juan: Sí conozco la peli CADENA DE FAVORES y a mí también me gusta desencadenar cosas buenas... otro beso y otra sonrisa para ti!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…