Ir al contenido principal

El invento de la reunión "brunch".

No hay nada que me fastide más que me líen a la hora de comer. Desde que asumí el nuevo puesto, mi jefe se salió por "soleares" con una nueva moda, tan absurda como molesta: celebrar las coordinaciones de responsables de departamento a la "sacro-santa" hora del mediodía, con una especie de reunión "brunch" (desayuno-comida-merienda "to junto" vaya) en la que se intercambia información interdepartamental, se planifican actividades conjuntas y se toman unos aperitivos variados de esos que si picas mucho quedas como una vaca glotona delante de la plana mayor de tu empresa, y si picas poco pasas muchísima hambre y luego te pasas la tarde subiéndote por las paredes.
De hecho el tema de la comida en mi caso ya suele ser polémico. Aquí casi todos los empleados comemos en la empresa, el menú diario es parte de la retribución salarial y quien más quien menos lo aprovecha. Disponemos de una horita para relajarnos mientras tomamos el almuerzo, que suele ser un riquísimo y sano menú. Pero el hecho de que el espacio donde se realiza tal actividad esté anexo a mi oficina hace que más de un día la hora de distensión se reduzca en mi caso a treinta minutos. Así que lo que está bien por un lado (te ahorras la comida y la gasolina del desplazamiento a casa) acaba siendo una trampa muy maquiavélica por otro, por H o por B siempre termino currando más horas.
Si además a todo esto le añadimos una vez por mes una de estas reuniones, en las que no desconectas a mediodía y además no comes un plato decente, ahí yo ya me pongo de mala leche, y con razón.
Primero porque casi todos llegan tarde, claro como los pobres van tan liados (yo no, que me rasco la panza todo el día, que conste en acta) tienen el derecho inalienable de la impuntualidad, y a los demás, ¡que nos den! Así que hasta las dos y veinte por lo menos no estamos al completo en la sala de reuniones, cosa que por cierto pone además de muy mal talante al "superjefe" y todos sabemos que eso no es bueno.
Segundo porque ante mí ya aparecen sembradas en vistosos y sugerentes platitos las coquetas viandas que hasta dentro de por lo menos una hora no podré echarme al buche, y los olorcillos se acercan de un modo tan tentador que los minutos siguientes se convierten en insoportables, de hecho creo que eso en Guantanamo es una modalidad de tortura, lo que evidentemente tampoco es nada bueno, al menos para mí.
Y tercero con todo lo engorrosa que resulta la situación normalmente me cuesta prestar la atención necesaria a la reunión, y por eso me suelo perder en las nubes durante las exposiciones (bueno en las nubes no, pero repasando la lista de la compra o mirando el horroroso conjunto que se ha puesto la compañera de la derecha pues sí), y muchas veces se me pasan cosas importantes que luego me repercuten en el trabajo, lo que desde luego para nada es algo bueno.
Conclusión: Las reuniones "brunch" son una mierdecilla (perdonad la expresión) y lo son por la sencilla razón de que la hora de la comida es sagrada y con eso no se juega, releches!!!

Comentarios

Canichu, el espía del bar ha dicho que…
pues según keith richards, guitarrista y un fundador de the rolling stones, dice que él lleva veinte o treinta años sin comer, porque se mantiene con cosas así, picoteando a lo largo del día. según él ese es uno de los secretos de haber vivido tanto... sin comentarios. Ahora si funciona...
Unknown ha dicho que…
jaja, canichu ese fue el que se cayó de un kokotero?

Yo cuando tengo comida de trabajo siempre suelo boicotear cualquier intento de hablar del curro. Hay que ser ordenados, joer. Mezclar trabajo con cualquier otra cosa suele ser nefasto. Bueno, los ligues con compis no cuentan, aunque también..

Mi idea seria del comentario sería que las empresas deberían darnos siempre un mínimo de 30 minutos para almorzar, pero yo siempre prefiero "escaparme" por ahí, aunque sea a tomar un pincho o un minibocata; pero desconectar del curro, que si no, te pueden fastidiar el día, como a ti hoy.
Salud!
elbé ha dicho que…
Estimada Arual, por ser la primera vez pase, pero que no se repita. ¿Mierdecilla? Yo creía que era usted una dama... ¿para eso todos esos colegios de pago? ¡Por favor!
Adolfo ha dicho que…
Estoy del todo de acuerdo con Juan y Arual. La hora de la comida es: LA HORA DE LA COMIDA. Yo no podría soportar la tortura que soportas. Si solo entrar en un buffet libre me estreso, no me concentro.

Una de las cosas que odio más de mi jefe es que me lleve a comer. Al principio ibamos a comer juntos, pero acabábamos hablando de trabajo, y yo tomando nota. Al final no disfruto de nada. No se que coño me ha pedido y no me he podido evadir ni un minuto de las preocupaciones, al revés acabo con más.

Lo peor es cuando me dí cuenta de que, como sabe que disfruto comiendo, si me tiene que endiñar un marrón, me llevaba a comer de lujo. Peor que la suegra, manipulado por el estómago. Ja, ja.

Si, esa horita es sacrosanta, y con las cosas de comer no se juega.
Zar Polosco ha dicho que…
Cuarto punto: No se puede hablar con la boca llena de saliva. Ni mucho menos con la boca llena. Y peor es mostrar a los demás la comida que estamos masticando. Si se jode, no se barre. Si se come, no se curra.

Yo soy de los afortunados que pueden ir a comer a casa. Eso es impagable.
podeis hablar con la boca llena, en plan.. efce pumpto de vizstap, me, glup, mem parefce biem.. y perdigon al canto de patata en medio de la mesa, justo en el plato de la corquetillas?
Arual ha dicho que…
Canichu: Pues no sé pero carita de salud no pone mucha el pobre hombre...

Juan: Yo como siempre en el trabajo y la conversación laboral está absolutamente prohibida, pero claro cuando es una reunión-comida ahí ya no hay tu tía y eso me fastidia un montón, como dices bien, te pone el día patas arriba!!!

Elbé: Shhhhh prométeme que no se lo contarás a mis padres...

Adolfo: Qué estrategias más bajas las de tu jefe xddd!!!

Zar: No si yo podría comer en casa pero tengo una hora solo para hacerlo, por lo que tendría que ir tipo bólido, y claro encima como me pagan el menú pues tambien es tonteria, me ahorro 12 km en gasoil y la comida...

Amante: Calla calla xddd!!!
Ivan Avila ha dicho que…
Que yanki está el mundo empresarial jejeee, si es que se pierde lo castiz. Donde esté un buen bocata de jamón con tomate o uno de calamares que se quite la cocina moderna.

besitos
Mae ha dicho que…
Pues mi hora para comer es sagrada...Y eso de que te metan el el compromiso para tener que comer fuera o de que lo tengas que hacer por obligación, no mola nada.
A mi, por mi trabajo, me toca siempre comer en casa, pero de vez en cuando se presenta algún representante y me invita a comer para soltar la charla mas agusto. dependiendo de quien sea, me quedo o no!!! ja ja ja. Un beso.
Roi ha dicho que…
Pues imaginaros una guardia... Desayuno, comida y cena (si no hay colapso de pacientes en la urgencia) y de nuevo desayuno (con sueño y un aspecto realmente asqueroso, mucho peor que el del conjunto de la compañera de la derecha)...

Y no termino aquí... porque cuando has cargado el tenedor para disfrutar esa maravillosa suela de filete de ternera... PIIII!! "Paritorio urgente"... y te subes con la naranja para poder engañar al cuerpo "No digas que hoy no has comido nada que huele a naranja por todas partes..."

Menos mal que son solo 4 o 6 al mes... El resto de nuestra vida es más normal, aunque de vez en cuando también nos "comemos algún brunch".

Besos
Arual ha dicho que…
Hoichi: Xdddd qué crueldad, a estas horas hablando de bocatas de calamares y jamón serrano...
No si tienes razón mucha tonteria hay por ahí y eso que yo trabajo en una ONL, imagínate!!

Mae: Qué pillina, ya veo por donde vas, jajaja!!!

Roi Piñeiro: Bienvenido a mi blog, lo de los médicos ya es otro cantar, mi tío lo es y sé bien lo duras que son las guardias, a veces nos cuenta cada historia increíble. Saludos!!!
3'14 ha dicho que…
Joer, pues si paga la empresa a mí que me inviten, que no está el patio para costearse uno las propias dietas…
Arual ha dicho que…
Joer pues claro que es gratis, digo que lo paga la empresa, sólo faltaría que me fastidiaran la comida y me tocase pagar... la leche!!!
Mae ha dicho que…
ehhhhh , pero sin pensar mal.
Lo que pasa es que siempre hay quien te cae mejor que otro. Besos.
Arual ha dicho que…
Jejeje!! Sí sí tú disimula... pillina!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…