Ir al contenido principal

An affair to remember.

Nunca me he sentido atraída por las relaciones esporádicas. Me gusta tomarme mi tiempo y adquirir el conocimiento suficiente y necesario para valorar si lo que tengo delante vale la pena. Siempre he sido práctica y tremendamente realista, no creo en los flechazos, puede que en un primer momento sienta un ligero feeling pero después mi corazón me pide investigar, deshojar la margarita, quitar las capas a la cebolla y ver el interior. Me gusta ir poco a poco. Soy así para casi todo y las prisas o las presiones me agobian y me hacen huir despavorida. Pero como en todo, siempre hay una excepción que confirma la regla. Las navidades de 2004 fueron mis últimas navidades felices, suena contundente pero es así. Una de las razones es que fueron las últimas que compartí con mi abuelo, y su marcha cambió muchas cosas, demasiadas, de ahí que nada haya sido igual desde entonces. Pero no quiero hablar de él ahora ni tampoco de los motivos que han hecho que desde entonces tiemble cada vez que se anuncia que ya es Navidad en el Corte Inglés. Hoy quiero hablar de la otra razón de mi dicha en aquellos entrañables días de diciembre. De mi particular y corto "affair to remember", como la deliciosa peli de Cary Grant y Deborah Kerr. Tenía vacaciones desde Nochebuena hasta Reyes y mi marido no. Así que decidí pasar aquellos días como había hecho en muchas otras ocasiones en el pueblo, en casa de mis padres. Él se reuniría conmigo durante el fin de semana y los días de fiesta. La primera noche nada más llegar mi madre me comunicó la buena nueva de que durante aquellos días íbamos a tener un invitado en casa. Yo me quedé sorprendida porque sabía que a mi madre no le gustaba tener este tipo de visitas y menos en fechas como las que nos encontrábamos en las que andaba más atareada que de costumbre, así que no acabé de creerme la historia demasiado. Estábamos cenando cuando sonó el timbre. Mi hermana se levantó a contestar por el interfono y al instante volvió a entrar a la cocina anunciándonos sonriente la llegada de nuestro nuevo huésped. La cosa iba en serio me dije a mí misma aún con cierto grado de incredulidad. Bajamos todos a la puerta principal de la casa y entonces detrás de M, una amiga de mi hermana, apareció ante mis ojos una cosita preciosa, tímida, pero tremendamente encantadora. Era Pech, una perrita que debíamos cuidar mientras su dueña se iba de vacaciones por dos semanas a Marruecos, justo las mismos días que yo iba a permanecer en la casa familiar. Fue un flechazo absoluto, mi primer y último flechazo desde luego. La adoré desde el instante en que la vi. Nunca había sentido algo tan repentino y fuerte al mismo tiempo. Fue inexplicable. Pasamos unos días realmente buenos. Mi hermana al ver que yo estaba tan a gusto con nuestra nueva inquilina se relajó en su cuidado y me cedió el honor de ocuparme de ella. Cada día yo le dedicaba gustosa mi tiempo vacacional, le daba de comer, la sacaba a dar largos paseos por la vera del río (a ella le encantaba juguetear cerca de la orilla a pesar de que el agua estaba casi congelada), me preocupaba de que no entrara en el jardín de mi madre para que mi progenitora no se pusiese furiosa con los regalitos que mi nueva amiga dejaba escondidos en sus preciados parterres, le preparaba cada noche la confortable camita que le adecuamos en el garaje, en definitiva la trataba como a una reina (y eso que soy republicana). Pero es que se lo merecía todo porque ella no escatimaba tampoco conmigo en atenciones. Desde el primer momento ella también sintió buenas vibraciones conmigo y fui correspondida con dosis iguales de amistad y cariño. La despedida fue muy dura, de hecho durante mucho tiempo seguimos viéndonos esporádicamente y cada encuentro era explosivo, la alegría nos inundaba a ambas. Pero al año siguiente su dueña falleció en un desgraciado accidente y jamás volví a saber nada de Pech.
Esté donde esté puede estar segura que jamás la olvidaré, espero que ella tampoco, fue desde luego un "affair to remember".

Comentarios

Ivan Avila ha dicho que…
esos animalitos es que son un cielo

besitos
Mae ha dicho que…
es una historia triste... pero bonita y sentida.
estos dichosos perritos. Es que los jodíos se hacen querer...
(no tengo ganas de que llegue la Navidad. Tengo demasiado vacío ahora mismo para poder disfrutar de esas fiestas).
Besos guapa.
Anónimo ha dicho que…
No tiene mucho que ver pero ya que lo has mencionado... Me gusta mucho más la versión de "Tú y yo" de Leo McCarey con Irene Dunne y Charles Boyer (que nada tiene que ver con la Preysler al menos que yo sepa).
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Halaaaaaaaaaaaaaa
Duna ha dicho que…
jooo, me había colocado dispuesta a leer uno de tus relatos de pasiones de novela de quisco...y me he encontrado con una linda y especial historia de amor...
Arual ha dicho que…
Hoichi: Dí que sí y mira que mi madre jamás me dejó tener un perrillo en casa, con lo que me gustan, primero porque vivíamos en un piso y cuando nos trasladamos a una casa más grande con jardín y garaje tampoco me dejaba. Ahora que tengo la mía propia la comparto con alguien a quien tampoco le hace gracia tener mascotas en casa, mi marido, en fin, es lo que hay, no hay forma humana de conseguirlo!!!

Mae: Pues sí en 15 días tuve un "affair" terrible con ella!!!
En cuanto a la Navidad a mí cada vez me resulta más dolorosa... te comprendo...

Dexter: Ya he arreglado tu entuerto, por cierto no he visto esa versión de la que hablas tendré que hacerlo, besitos!!!

Duna: ¿Cómo que relatos de pasiones? Ya te daré a ti relatos de pasiones de quiosco, que yo no escribo eso, xddd, o al menos no es mi intención, qué horror!!! En cualquier caso me alegra haberte sorprendido, tú siempre me desconciertas con tus textos, ya lo sabes pillina...
Sett ha dicho que…
Vaya...que triste me has dejado.
Arual ha dicho que…
Pues no era mi intención querido Sett, yo la recuerdo como una historia bonita de mi vida....
Besotes!!!
Zar Polosco ha dicho que…
Yo sí creo en los flechazos. Y me gustan. Los corrientes de simpatía encuentran el camino en cualquier gesto o en cualquier guiño. A veces los flechazos resultan traidores, pero muchas veces no.
Arual ha dicho que…
Sí el flechazo puede darse, hay un feeling al principio claro está, algo en el interior que te dice que ahí ha habido química, pero luego tengo que profundizar siempre, y por eso no suelo quedarme con la primera impresión, a eso me refería, en cambio con Pech no fue así, por eso digo que fue un verdadero y auténtico flechazo!!!
Duna ha dicho que…
arual, no era una crítica negativa ese comentario. Sólo que te he leído dos pedazo de relatos que en poco espacio expresaban un gran amor, una pasión de esas que imaginaba de adolescente mientras devoraba las novelas de corin tellado y similares. Y no, para mí esas pasiones....ese modo de narrar tú ese AMOR, me hace sentirme como me sentía entonces. Por eso y no por otra cosa, lo decía. Sabes que me encantan tus relatos, jooooo

Besos y gracias!
Arual ha dicho que…
Okkkkkkk guapísima, si es así como lo ves, te acepto pulpo como animal de compañía, jeje!
Sí la verdad es que mis relatos últimos han sido un tanto pasionales, supongo que porque los escribí en determinados momentos en los que necesitaba que afloraran esos sentimientos fuera de mí, escribir a veces se me hace tan imprescindible como respirar, y más desde que tengo la suerte de tener este blog y pertenecer a este mundillo tan genial en el que habéis tenido el buen gesto de dejarme pasar. Últimamente ando más bien nostálgica y de ahí que me de por recordar historias como la de Pech, que es preciosa!!!
Gracias a ti corazón!!!
Duna ha dicho que…
Nuestros textos somos nosotros, unas veces más y otras menos, pero siempre nosotros.
Arual ha dicho que…
Como casi siempre, totalmente de acuerdo contigo querida Duna!!
Adolfo ha dicho que…
Bonito, bonito es.
Yo soy un poco "Diesel", pero de los de antes, de arrancar frío y poco a poco ir acelerando. Como un tractorcito, sin prisa pero sin pausa.
Pero a veces te tienes que dejar llevar. A veces el flechazo existe. Y lo has narrado tan bien.

Yo he tenido varios flechazos en mi vida. Mi mujer, una amiga de ahora, un amigo de infancia, la primera chica que me gustó, ...y otros.
Y no me arrepiento de ninguno. Aunque algunos me han dejado recuerdos ...vamos a dejarlos en nostálgicos.

Salut a tots.
Arual ha dicho que…
Adolfo, me gustó ese símil del diesel, jeje!!! Yo creo que también soy un poquito así.
Besotes!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…