Ir al contenido principal

Diario de una embarazada primeriza y torpe.

Estoy ya de 35 semanas de embarazo desde este domingo, es decir, entré en el noveno mes de embarazo, al mismo tiempo que el Real Madrid ganaba su 31 liga, curiosa coincidencia, y a partir de aquí cualquier día puede ser el gran día como cantaba Serrat.
Esta época especial de mi vida os he de confesar que se me ha hecho larga. Éste ha sido uno de los inviernos más densos de mi vida, e intuyo que es por el hecho de que estoy en una constante cuenta atrás y que cada día tengo más ganas de ver la carita a mi retoño. Es extraño porque al mismo tiempo tengo miedo, me apremia la responsabilidad y a veces creo que no voy a poder con este reto de ser madre, pero otras en cambio me creo capaz de todo y lo veo de otro color, me siento como Superwoman, ya véis qué tonteria. Supongo que es culpa de las hormonas que me llevan trastocada todo este tiempo. Y también que la vida te cambia, debes prestar mucha atención a tu alimentación (aunque yo siempre he tenido la buena costumbre de comer muy sano) y cerrar los ojos cada vez que sale el anuncio de Donuts en televisión, debes olvidarte de los hábitos nocturnos (en mi caso de todos menos el dormir) y también el camino que lleva a tu bar de copas favorito, cada dos por tres te sometes a controles médicos ni que fueras a entrar en un equipo de élite substituyendo la ruta del sábado noche por la ruta del centro de salud (yo que era de las que nunca pisaba una consulta ni por casualidad) y de repente te ves todo el tiempo pensando en cómo será tu vida cuando ya no seamos dos en casa, sino tres, preparando el hogar dulce hogar para la aparación de un ser pequeñito y llorón, pero absolutamente adorable que será para ti toda la vida hasta que se independice a los 45 tacos pero siga viniendo a casa a por "tupperwares".
En cualquier caso y quitando la trascendencia evidente del momento lo más curioso es vivir lo cotidiano. Mis últimos días de trabajo en la empresa fueron agotadores, mi jornada típica de 8 horas se me antojaba titánica, de 20 horas por lo menos, y cada día llegaba a casa hecha trizas como si hubiera peleado contra hordas de orcos en los campos del Pelennor.
Pero dejé de trabajar la semana pasada y me relajé de golpe, fue como ir a un spa, pero más barato, sin ir, ya me entendéis, y aún con todo cualquier mínima tarea seguía siendo sumamente compleja. Agacharme para recoger la ropa de la lavadora en la postura correcta que la comadrona nos aconsejó y sin perder el equilibrio y caerme de bruces es hoy por hoy todo un reto diario.
Y algo tan simple como salir de compras o a hacer algunos recados es toda una operación de logística que cabe preparar con detalle y minucia antes de acometerla, porque sabes bien que como máximo cada hora tendrás que tener un baño disponible cerca si no quieres que una angustia vital se apodere de ti y un malestar irrefrenable ante tanta contención te vuelva loca.
Y ya no os cuento si se va al cine a ver la recomendación de Dext del viernes y como yo se os ocurre sentaros en los asientos del medio para no perder detalle, ja, ja, bien rodeados de público amable que perjura en arameo por lo bajín cada vez que te levantas a hacer tus necesidades y pasas por delante de sus morros.
La operación sofá es otro momento sin desperdicio del día. Ahora que puedo echo la siesta después de comer y por supuesto lo hago en ese preciado mueble de mi salón mientras el señor Rouzic y el tal Jousi de fondo se lo pasan teta puteando a los aspirantes de la fase final de Supermodelo en la versión fashion de "Vacaciones en el mar". Acostarse es simple, pero levantarse, eso es otro cantar, contando que a esa hora no tengo ningún brazo amigo que me ayude, ni ninguna grua que quepa dentro de mi piso. Es entonces cuando una se siente más ballena que nunca y menos mujer, y eso que sólo he engoradado 5 kg de peso en lo que llevo de embarazo de momento, que si llego a pillar 15, no sé lo que haría.
En fin pero la vida aún con todo es bonita y más bonita será si el parto es rápido, lo menos doloroso posible y sale todo bien, eso espero...

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Todo bien entonces, ¿no...? Ya estoy deseando leer aquí la noticia, de verdad, je, je...

Ánimo para lo poquito que ya te queda. Y que todo salga genial.
Hôichi ha dicho que…
Bueno parece que la cosa ya tira. Ánimo guapa
dexter ha dicho que…
Qué curioso, en mi casa hemos dejado de ser tres para ser solo uno.
El Impenitente ha dicho que…
Aprovecha estas cinco semanas para dormir. A partir de entonces dormir será un lujo.

Qué poco te queda.
3'14 ha dicho que…
5 kg!!!! Y te sientes ballena!!! Yo cogí 20 kg, nena!!! 20!!!!!!!!!!!! Se dice pronto...

Te digo como el impenitente (que todavía leo cada vez: impertinente) Duerme, duerme y duerme!!! Y levántate tardeeee.
Arual ha dicho que…
Juan R.: Sí de momento todo bien, y espero que siga así desde luego, muchas gracias por tus buenos deseos.

Hoichi: Gracias también a ti guapo!

Dext: Xdddd ¿pero qué les has hecho a tus padres?

Impenitente: Lo intento, lo intento, trato de dormir mucho, sino fuera que tengo que levantarme cada dos por tres al baño, que yo creo que ya es un entrenamiento para cuando tenga que levantarme a atender al peque, jeje!

Pi: Joooo 20 kilazos qué pasada no? No me quiero imaginar cómo debías estar, xdddd!!
Amelia ha dicho que…
Estabamos sentándonos a comer cuando mi hija casualmente menciona que ella y su esposo están pensando en "empezar una familia".

"Nosotros estamos haciendo una encuesta," dice ella, en broma. "¿Crees que debería tener un bebé?"

"Cambiar tu vida" digo, cuidadosamente manteniendo mi tono neutral."Yo sé" dice, "no más fiestas los fines de semana, no más vacaciones espontáneas..."

Pero eso no es en lo absoluto lo que yo quise decir. Miro a mi hija, intentando decidir qué decirle. Quiero que sepa lo que ella nunca aprenderá en clases de parto. Quiero decirle que las heridas físicas por dar a luz un niño sanarán, pero que el volverse madre la dejará con una herida emocional tan profunda por la cual ella será vulnerable para siempre.

Pienso en advertirle que ella nunca leerá de nuevo un periódico sin preguntarse "¿Y si eso le hubiera pasado a mi niño?" Que cada accidente de aviación, cada incendio en una casa la obsesionará. Que cuando vea fotos de niños hambrientos, se preguntará si algo podría ser peor que vivir la muerte de su niño.

Yo la miro cuidadosamente, sus uñas finamente pintadas y el traje elegante y pienso que no importa cuan sofisticada ella sea, el convertirse en madre la reducirá al nivel primitivo de una osa que protege su cachorro.

Que una llamada urgente de "¡Mamá!" le hará dejar caer un soufflé o su mejor cristal sin vacilar por un momento.

Siento que debo advertirla que no importa cuántos años ella haya invertido en su carrera, ésta se descarrilará profesionalmente a causa de su maternidad.

Ella podrá hacer los arreglos para dejar al niño en casa al cuidado de una niñera, pero un día irá en camino de una reunión de negocios importante y recordará el dulce olor de su bebé, y tendrá que usar cada gramo de su disciplina para no correr a casa, sólo para asegurarse que su bebé está bien.

Yo quiero que mi hija sepa que las decisiones cotidianas ya no serán rutina. Que el deseo de un niño de cinco años de ir al baño de hombres y no al de mujeres en McDonald se volverá un dilema mayor.

Que justo allí, en medio del ruido de bandejas y niños gritando, los problemas de independencia e identidad de sexo serán sopesados contra la perspectiva de que haya un abusador de niños acechando en ese baño.

No importa cuan decisiva pueda ser ella en su trabajo, se criticará a sí misma constantemente en su papel de madre. Mirando a mi hija tan atractiva, quiero asegurarle que en el futuro ella perderá los kilos de más del embarazo, pero nunca se sentirá igual sobre ella misma. Que su vida, ahora tan importante, será de menos valor para ella una vez que tenga un niño.

Que ella renunciaría a ésta en un momento por salvar sus hijos, pero que también empezará a desear más años, no para lograr sus propios sueños, sino para ver a sus hijos lograr los suyos.

Yo quiero que ella sepa que una cicatriz de cesárea o las estrías se convertirán en insignias de honor. La relación de mi hija con su marido cambiará, pero no de la manera que ella piensa. Deseo que ella pudiera entender cuánto más uno puede amar a un hombre que tiene cuidado para empolvar a su bebé o que nunca duda para jugar con su niño. Yo pienso que ella debería saber que se sentirá de nuevo completamente enamorada de él por razones que ahora encontraría muy poco románticas.

Yo deseo que mi hija pudiera darse cuenta del lazo que ella sentirá con mujeres a lo largo de historia que han intentado detener guerras, discriminación y borrachos al volante.

Espero que ella entienda por qué yo puedo pensar racionalmente sobre la mayoría de los problemas, pero ponerme como loca cuando discuto sobre la amenaza que supone una guerra nuclear en el futuro de mis hijos.

Yo quiero describir a mi hija la euforia de ver a su niño cuando aprenda a montar una bicicleta. Quiero capturar para ella las carcajadas de un bebé que está tocando la piel suave de un perro o un gato por primera vez. Quiero que saboree la dicha que es tan real, que de hecho duele.

La mirada interrogativa de mi hija me hace caer en cuenta de las lágrimas que se han formado en mis ojos.
"Nunca te arrepentirás de ello" digo finalmente.

UNA FORTA ABRAÇADA!
Arual ha dicho que…
Gracias por tu mensaje Amelia créeme que me has emocionado profundamente, gracias, de verdad!
Amelia ha dicho que…
No tienes que darme las gracias...

Estoy segura de que eres y serás la mejor de las Mamas que tu pequeño puede soñar tener.

Ya tienes mi email,por si necesitas algo...puedes contar conmigo.

UNA FORTA ABRAÇADA!
Arual ha dicho que…
Bueno haré lo que podré, la verdad intentaré ser una buena madre, aunque no siempre lo consiga. De lo que estoy segura es que tú sí lo eres.
Un besazo Amelia!
quiero tener una niña ha dicho que…
Muy interesante el blog y en especial esta entrada es muy completa e informativa.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …