Ir al contenido principal

Encuentros.

Para ellos no existen reglas, ni planes, no hay premeditación, no hay un mañana, sólo existe el momento. Ese tiempo mágico, que comparten, que se roban a sus respectivas vidas, como quien roba un tesoro, valioso y bello, un tiempo que saben que está limitado por una barrera fina e invisible, imperceptible a los ojos del resto del mundo pero que está trazada desde el mismo instante que se encontraron por primera vez.
Ella juega con su pelo, enreda y desenreda un mechón nerviosa y cierra los ojos esperando que llegue el momento. Salió sigilosa de su cáscara protectora hace un buen rato, sin que nadie se percatase, en silencio, en secreto, sin dejar huellas, para ir en su búsqueda. No hubo ni una cita previa, ni tan sólo un mensaje, nada, ella está segura de que lograrán estar juntos una vez más porque hoy es su día de la suerte, sencillamente. Él se acerca y mientras lo hace no puede dejar de pensar en aquellos inmensos ojos, sabe a ciencia cierta que restan pocos minutos antes de que los suyos vuelvan a conectarse a ellos. Camina con paso ligero hacia su destino, un destino ubicado en ninguna parte, un destino al que sólo se puede acceder a través de los sueños. Tampoco él obtuvo ninguna señal, aquella unión es fruto mismo del azar, de la casualidad, del destino, de los designios de quien un buen día decidió que ambos debían conocerse.
Por fin él la ve, ella nota su presencia, él toma su cintura con delicadeza y la besa, con dulzura, sin temor, porque sabe que aquellos besos no atan, sólo dan alas para volar, volar juntos. A partir de ahí transcurriran instantes especiales, maravillosos, imborrables, se olvidarán de todo, de sus problemas, de su cotidianeidad, serán uno solo, se dejarán arrastrar por la intensidad de la felicidad fugaz que se regalan mutuamente cada segundo que pasan juntos.
Después llegará el momento de la despedida, uno de los dos tendrá que anunciar, con profunda pena en su corazón, ese temido y odiado momento del adiós. Nunca será un hasta luego, ni un hasta siempre, nunca concretarán. Para ellos no hay coacciones, ni imposiciones, ni condiciones, su relación se basa en la libertad, un principio básico, necesario, imprescindible. Así pues siempre se despedirán con la esperanza de volver a encontrarse. Sus mundos les esperarán y cuando en el reloj del campanario toquen las doce en punto del miércoles sus caminos se separarán pensando ya en el momento de volver a cruzarse.
A partir de ahí todo lo demás será otra historia...

Comentarios

Mae ha dicho que…
Y yo me pregunto... ¿por que negar la evidencia? ¿Por que decir un adios cuando lo que realmente se está pensando es en un "quiero seguir toda mi vida jugando con tu pelo"?
Hay veces que la vida nos plantea situaciones verdaderamente complicadas.
He de suponer que uno esta casado, o los dos. O que ella en menor de edad, (que es por lo que mas me declino) puesto que sale "de su cáscara protectora".
Bueno, sea lo que sea, me ha gustado mucho.
Besos.
Arual ha dicho que…
Yo pensaba más en algo así como Romeo y Julieta, un amor imposible, di que el lunes es el cumple del gran Shakespeare y también de Cervantes, y una servidora ha querido rendirles su pequeño y modesto homenaje.
Y es que siempre me han gustado las historias complejas con finales abiertos, si, porque la vida no es sencilla y porque estoy convencida de que la felicidad se sustenta de pequeños grandes momentos, simplemente.
Besos Mae!!!
Unknown ha dicho que…
Genial el relato, arual, y eso que a mi los monstruos clásicos no me gustan nada! Guillermo y Miguel todavía no me han conquistado; tengo la teoría de que parten de premisas diferentes de las mías, bueno, no sé... los veo demasiado pesimistas (sobrevalorados?).
Me quedo con las versiones, como la tuya, más cercanas; pueden basarse en R+J, pero tienen algo más actual. Mae lo vio, pensó en una historia de nuestro tiempo. Yo también.
Yo me imagino, por ejemplo, el amor entre una judía estilo Noa, militar, y un palestino yihadista.
Salud, arual!
Anónimo ha dicho que…
¿quien le contó mi vida niña telépata?

Amen a todo, que me ha hecho llorar.
Arual ha dicho que…
Juan: Veo que captaste a la perfección el sentido de la historia, me alegra que te haya gustado, besos!!

Mari: Me emociona en serio saber que te emocionó tanto el relato, supongo que hay historias y sentimientos que son universales y que al escribirlos o al leerlos podemos hacerlos nuestros sin más, un beso guapa!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…