Ir al contenido principal

Dos.

Dos años ya desde la última vez que hablé contigo, que besé tu frente, que te miré, que me miraste, que me tomaste las manos, que me hiciste sentir especial, dos años ya, lo pienso y parece que fue ayer, sí, parece que no haya transcurrido excesivo tiempo desde que tuve que despedirme de ti, desde que nos dejaste y mi mundo cambió para siempre. Algo se fue, algo vino a mí.
Ahora tomándome una taza de café caliente, humeante y dulce como a mí me gusta, como a ti te gustaba, recuerdo aquella tarde perfectamente, todos sabíamos que te quedaban pocas horas de vida, tú también, tus ojos vidriosos, agónicos, pero llenos de cariño no paraban de mandarnos señales. Nos manteníamos firmes al pie de tu cama pero cuando salíamos al frío pasillo del hospital rompíamos a llorar, nos derrumbábamos.
Ahora que sopla el viento afuera en esta desapacible tarde no olvido el instante en el que llevando al amor de tu vida de vuelta a casa le prometí que jamás estaría sola. No lo estuvo en los cincuenta y dos años que compartió contigo, y ahora que te has ido tampoco lo ha estado. Puedo asegurártelo. Algunos le han fallado y mucho, ojalá desde donde estás no puedas verlo, no me gustaría que sufrieras observando cómo se han despedazado algunas cosas. Pero ella ha seguido arropada por quienes la queremos de verdad, como tú la supiste amar, y ahora que vuelve a necesitarnos mucho más que nunca nos tiene, quiero que lo sepas, puedes descansar tranquilo.
Podría escribir esto cualquier día, no te quepa duda de que siempre tengo algún momento para dedicarte mis pensamientos, cómo olvidarte, imposible, cómo olvidar al mejor abuelo del mundo, no lo haré jamás, pero hoy hace dos años que ya no estás conmigo, y creo que lo mejor que puedo hacer para recordarle al mundo que me regalaste muchos de los mejores momentos de mi vida es dedicarte este post en mi rinconcito especial del ciberespacio, porque sé que te gustaría, porque sé que te haría sentir bien, porque te lo merces todo. En definitiva porque te quiero abuelo. Te quiero.

Comentarios

3'14 ha dicho que…
Un abrazo fuerte y un beso en la frente.
Juan Cosaco ha dicho que…
El otro día fui a ver a la abuela de mis primos. Mis abuelos murieron hace años, y ella, sin embargo, aguanta con una vitalidad increíble! menudo humor tiene con 94 años!! y eso que la operaron la semana anterior...
Y de mis abuelos me acuerdo mucho, hay un vínculo curioso con los nietos, no sé porqué... será eso que dicen de la cercanía entre la vida y la muerte.
Un abrazo!
Salud!
Arual ha dicho que…
Gracias a los dos, un beso y un abrazo!
Hôichi ha dicho que…
Seguro que él lo sabe, y está orgulloso de tener una nieta como tú
Mari ha dicho que…
linda. Sabía que hablabas del abuelo. Linda. me has hecho llorar.

Un beso para el mío, que se fué hace 20 años pero me acompaña cada día.
Arual ha dicho que…
Hoichi: Sí yo también estoy segura que lo sabe!

Mari: Me alegra haberte emocionado, eso significa que la historia te ha llegado al corazón de un modo especial, y es que mi abuelo era muuuuy especial!

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …