Ir al contenido principal

Pensando en mi Tierra.

Hoy 22 de abril se celebra el Día de la Tierra y quizás a conciencia o quizás sin pensarlo demasiado he sentido la necesidad de hacer una pequeña excursión al cercano y maravilloso Delta del Ebro (lugar donde el río que os presentaba hace unos días en mi blog casi desbordado desemboca en el mar Mediterráneo), aprovechando esta jornada soleada y magnífica, casi estival, que ha hecho. Para los que no conozcáis la zona os diré que se trata de un espacio de incalculable valor ecológico en grave peligro de extinción, una zona que lamentablemente si no se hace algo para evitar el cambio climático, en unos años desaparecerá bajo las aguas mediterráneas anegada por el aumento del nivel de mar que provoca el calentamiento global.
La zona sur ha sido la elegida en esta ocasión. Después de tomarnos un arrocito delicioso en uno de los encantadores restaurantes del Poble Nou del Delta nos hemos dirigido hasta la Punta del Banya que es el brazo de tierra localizado frente a la Bahía dels Alfacs y a la ciudad costera de Sant Carles de la Rápita.
Allí encontramos una playa eterna, larguísima, casi salvaje, en la que me encanta perderme de vez en cuando. Las aguas son más bravas aquí, es mar abierto.


Hemos seguido con el todo terreno (es mejor ir con un vehículo preparado ya que los turismos normales a veces se encallan en los grandes bancos de arena que hay en la zona) hasta un pequeño y coqueto embarcadero que hay en el lado interno de la bahía. La sierra del Montsiá se dibujaba altanera entre la bruma allá a lo lejos. Aquí la calma era total, y el agua estaba, como es habitual en esta cara, muy pacífica.


Unos cuantos eran los que habían decidido ir allí a pasar el día en plan picnic.

Siguiendo hacia adelante hemos ido recorriendo todo el tramo permitido a vehículos de la Punta de la Banya. No he podido evitar pensar cuan terrible sería perder toda aquella belleza mientras íbamos avanzando.



Después hemos dado media vuelta y hemos recorrido el mismo camino en sentido contrario.


Finalmente hemos parado a refrescarnos en el puerto deportivo de La Ràpita, la vista de las embarcaciones impedían que ahora observásemos desde nuestra nueva situación, el punto en el que antes habíamos estado.


No hay más que observar las imágenes que aquí os muestro para que os deis cuenta del encanto del lugar. La verdad es que imaginar que algo malo podría pasarle a esta tierra hace que un escalofrío recorra todo mi cuerpo.
Hoy pues es un día perfecto para ocupar nuestra siempre liada cabecita un poco en ello y concienciarnos más de la gravedad del problema. Desde luego pisar aquella arena a mí me ha sacudido de golpe. Lástima que haya quienes nada de esto les importe lo más mínimo y que justo sean esos mismos los que pueden hacer algo importante para que realmente no ocurra. Ojalá estas palabras y estas imágenes pudieran tocar un poco su corazón frío porque de lo contrario el que acabará congelado será nuestro amado planeta. Y yo, que si a todo esto le sumamos que el viernes pude ver SUNSHINE de Danny Boyle en el cine, pues que queréis que os diga, no creo que pueda dormir demasiado tranquila, realmente estoy aterrada, y es que la realidad siempre supera a la ficción. Otro ratillo os hablo de la peli que sinceramente me impactó mucho.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Yo lo tengo claro, por eso soy de GP desde hace tiempo.
Podemos actuar, y presionar para que los que mandan cuiden de verdad a la madre naturaleza.
Ánimo, arual, sigue así!
Arual ha dicho que…
Buff es que cuando ves que algo tan bonito puede perderse se te encoje el corazón, tú tampoco cambies, buen lunes!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…