Ir al contenido principal

Siempre nos quedará el cine...

El pasado fin de semana fue totalmente casero, ya os lo conté, y me sentó francamente bien, porque la verdad es que de vez en cuando un par de días en casita de relax sientan como un guante. Pero no hay dos sin tres, así que en contraposición el siguente ha sido todo lo contrario, parar en casa he parado lo justo, y bueno dado que hacía un tiempo espléndido, de ese que te invita a salir a la calle sin más, resultó en conjunto la mar de agradable.
Del domingo ya os he hablado en un post anterior, así que a él os remito. Retrocederemos pues un par de días y nos plantaremos al viernes noche que por cierto tocó cenita fuera y cine. Después de saborear una deliciosa pasta italiana en mi trattoria favorita nos dirigimos hacia el multicines. Elegimos SUNSHINE así sin pensarlo mucho, bueno algo influyó la recomendación de mi amigo Dexter, como siempre, pero digamos que el horario cuadró y allí que nos metimos. En los primeros minutos de cinta tengo que reconocer que iba un poco perdida, no sabía bien si iba a darme una hartada de sustos desagradables (al modo ALIEN), si sería un rollo sentimentaloide de catastrofes ecológicas (rollo DEEP IMPACT o la insufrible ARMAGEDDON) o era una peli de ciencia ficción seria y coherente (veáse esa maravilla llamada BLADE RUNNER). El hecho de que la dirigiera Danny Boyle (me fascinó con su TRAINSPOTTING y allí me quedé, digo que no he vuelto a ver nada más de él, ni siquiera la popular 28 DÍAS DESPUÉS) me daba un voto de confianza. Y bueno así de repente me encontré dentro de la Icarus II, la nave donde se desarrolla por completo la película. No os voy a destripar el argumento esa es una fea costumbre que se debe evitar pero sí os diré que durante los dos primeros tercios de la película disfruté muchísimo. Actores jóvenes y convincentes que dan vida a unos personajes bien definidos a los que calas al acto sólo con ver su actitud o su modo de proceder en la dinámica de la nave, personajes que son héroes, desde luego, pero héroes de carne y hueso, de esos que dudan, de esos a los que el peso de la responsabilidad les puede demasiado y a los que el stress de su trabajo les juega, como a todo hijo de vecino, alguna mala pasada, héroes que a pesar de todo siguen temiendo a la muerte como el que más. Un guión construído con solidez que no deja de lado ni por un segundo el mensaje ecológico fundamental: la ineptitud y la despreocupación salvaje del ser humano para con el planeta Tierra. Y una historia que se salpica todo el tiempo como es menester de ciertas dosis de acción que se nutren a través de los problemillas técnicos y los errores humanos que se comenten en el desarrollo de la misión de salvar al sol, evitar su inminente muerte y por consecuencia, evitar el perecimiento de la humanidad. Pero demasiado sabroso era el dulce que tenía en mis manos, sí, y no me refiero al Chupa Chups que me estaba comiendo precisamente, ya que cuando el climax del film estaba llegando, una "ida de bola" del guionista imagino hizo que la peli acabara desmereciendo bastante y su final no fue de los que digamos hacen época. Al menos en mi opinión, claro está.



Al día siguiente el plan cambió, me fui de compras, sí engañé a mi marido con malas artes y le convencí para que me acompañara a una deliciosa tarde de tortura psicológica para él y de disfrute para mí, y mira por donde que fue más bien todo lo contrario, porque resultó que andaba muy poco inspirada yo para el asunto y no lograba ver ningún trapillo decente que comprar, así que a medida que mi rostro mostraba una cara de cansancio y hastío mayor, mi chico mostraba en la suya un semblante bien diferente, el del que se relaja sabiendo que la tarjeta de crédito no va a sufrir ningún desfalco importante.



Después de recorrer mis franquicias favoritas del centro comercial infructuosamente y lograr adquirir una sóla mísera chaqueta de entretiempo, le hice de nuevo una proposición cinéfila a mi marido, y el pobre que estaba rendido de tanto dar vueltas, aceptó encantado la idea de permanecer en una butaca sentado un par de horas. En esta ocasión el film que elegimos fue EL BUEN PASTOR, el último trabajo como director de Robert De Niro. Aquí sí que ya os anuncio que no hubo chasco alguno. Vale tiene un metraje largo, vale puede que peque de lenta, vale podría habernos deleitado el director con alguna más aparición suya, vale, todo vale, pero yo quedé encantada con el magnífico retrato del nacimiento de la CIA y de cómo operó en los años más algidos de la Guerra Fría, quedé fascinada con el elenco de actores de lujo que pueblan el reparto y con la magnífica resolución que Damon le da a su personaje, quedé alucinada con los giros del guión y sobre todo me convencí del todo que De Niro no es solamente un grande de la interpretación, sino que también sabe dirigir, y muy, muy bien. Y es que ya véis aunque vaya mal una tarde de compras que imaginabas estupenda, siempre, siempre, quedará una buena sesión de cine...

Comentarios

Mari ha dicho que…
¿ por qué los chicos siempre ponen esa cara de culo cuando vamos de trapos?
Lo peor es que cuando ellos van de trapos quieren que vayamos nosotras para decirles que tal les queda. Y ahí nosotras realmente sumergidas en la cuestión, diciendo "el negro te queda mejor, pero llévate los dos".

Ayshh que tengo unas ganitas de shopping alucinantes!!!!!
Arual ha dicho que…
Los hombres y las compras, aisss Mari, eso da no para un post completo sino para un libro, qué te voy a contar!!!
Hôichi ha dicho que…
yo no es por dármelas de tio guay, pero a mi me gusta ir de compras, pero de un tiempo a esta parte lo hago solo, a la espera de que me encuentre con mi princesa de manos azules, jejejee.

Intentaré ver la de sunshine

besotes niña
Arual ha dicho que…
No hace falta que te las des, sencillamente lo eres, así que ten por seguro que esa princesa de manos azules llegará pronto para acompañarte, besos guapo!
Juan Cosaco ha dicho que…
Yo seré alguien muy convencional, pero no me gusta nada comprar, y menos que me compren.
Todavía no he pisado el Corte Inglés de Pamplona!
Cambiando de tema: Sunshine me gustó, gracias por la recomendación! de hecho creo que esa peli dice cosas, como en general las del bueno de Boyle.
Salud!
Arual ha dicho que…
Me alegro Juan de que te gustase la última de Boyle, no sé por qué pero me temo que lo intuía...
Ahm!Por cierto yo vivo con un chico no convencional como tú, sé bien de lo que hablas.
Besos guapo!!

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …