Ir al contenido principal

Las cosas como son.

A mí este año no me ha dado la famosa depresión post-vacacional, yo no sé qué ha pasado pero no estoy notando nada especial. De momento me levanto sin mucho problema cada mañana, en la oficina voy capeando como puedo los temporales (unos conatos de Alzheimer si que noto dado que hay temas sobre los que apenas me aparecen sombras difusas en la mente pero que se me van enseguida sólo notar la mirada asesina de mi jefe), en definitiva que de momento la cosa va fina. Ya veremos como sigue.
Aunque creo que todo esto se debe en gran parte a que no veo mucho la televisión. ¿Y qué tiene que ver el cerdo con la velocidad? Pues sí que tiene que ver sí. La primera es que no viendo la caja tonta me ahorro los horribles anuncios de la vuelta al cole de El Corte Inglés, que son la primera causa de intento de suicidio de los albores del otoño cada año, aunque eso no se publique en las encuestas oficiales. También me evito enfrentarme a los anuncios de coleccionables, a todo esto ¿alguien conoce a alguien que haya comprado alguna vez alguno de esos fascículos? Yo es que siempre he pensado que es una leyenda urbana. Además al no consumir mucha televisión sigo con la rutina pre-vacacional de julio, como no echaban nada interesante, pues pasaba de la caja tonta. Y oye tampoco se está mal así. Alguna noche salía a dar una vuelta y pillar un refresco (ahora lo más fácil que pille un resfriado pero bueno), otra noche me veía alguna peli atrasada, y así cortaba un poquito la rutina.
Y hablando de ver películas, hay cosas que hay que reconocer y no ponerse "farrucos" porque son como son. Y una muy elemental es que visionar una peli en cine o en DVD original no tiene color comparado con verla bajo otras técnicas picarescas por todos conocidas.
A mí me encanta el cine, sentarte en la butaca pringada de vete a saber que (yo prefiero pensar que es coca cola), hacer equilibrios intentado encontrar el asiento entrada en mano con la sala a oscuras al tiempo que sostienes con gracia y salero los botes del menú gigante de refresco y palomitas saladas, escuchar el leve crujir del "Crunch" que se zampa el vecino de atrás mientras patalea intermitentemente tu espalda (sí porque las asientos del cine no son parachoques, la gente debería ser consciente de ello), tratar de no escuchar los comentarios de la listilla cinéfila de turno que ha ido a ver"Los cuatro fantásticos y Silver Surfer" pero que sólo está interesada en la filmografía de Godard, en fin todas esas pequeñeces que engrandecen este mundano acto (bueno no tanto porque al precio que se ha puesto la entrada de mundano no tendrá nada, pronto será un bien de lujo, y más si siguen subiendo lo tipos de interés -atención al mensaje subliminal enviado al BCE), y que en definitiva hacen que ver en pantalla grande esa peli que tantas ganas tenías de disfrutar sin caídas bruscas de cámara, ni sombras fantasmagóricas, ni bandas sonoras en forma de tos, sea una bonita experiencia.
Pero vaya aún así todos pecamos y yo la primera, y porque he pecado puedo afirmar con rotundidad que cambia la cosa de ver una peli de imagen nítida y clara en tu estupenda televisión porque te has molestado en bajar al videoclub y alquilarla, o lo más osado, en acercarte a la FNAC y comprártela, a verla como me vi yo ayer noche "Piratas del Caribe 3". Vale que no tenía intención alguna de pagar los eurazos de impuesto revolucionario de los multicines para ver esa peli, ni siquiera alquilarla en el videoclub, de ahí que me la agenciara por otros métodos menos ortodoxos, pero lo de ayer fue toda una experiencia extrasensorial de tinieblas y oscuridad de primer nivel, que hace que la Cámara de los Horrores del Madame Tussaud's sea una atracción para menores de seis años, xddd!!
Bueno me voy a rezar un par de padrenuestros y una avemaría de penitencia...

Comentarios

Raquel ha dicho que…
Yo también soy de las que prefiere la sala de cine, a ser posible. Pero a falta de pan....
Sett ha dicho que…
Me alegra que estes llevando bien la vuelta al curri.Yo como tuve las vacaciones en julio,aproveche el mes de agosto para irme habituando,porque es un mes flojisimo de trabajo y estaban casi todos de vacaciones.
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
La sala, siempre la primera opción (por mucho que sea ya un artículo de lujo; y subiendo su precio...). El DVD, la segunda... Yo es que no soy mucho de la descarga de flims o pinículas, la verdad... Eso de verlas con mala calidad de imagen y/o de sonido me pone de mala leche...

Y puedo prometer y prometo que yo he hecho un coleccionable. Pero no cuenta, era de Star Wars y lo hice como buen friki que soy para esas cosas...
elbé ha dicho que…
En este caso en el pecado va incluída la penitencia ¿y la viste enterita? ¡joé!
Carolus ha dicho que…
Muy buen blog, le felicito. Tal vez le interese leer EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

¿Siente que el trabajo, la responsabilidad y el esfuerzo son necesarios pero insuficientes para alcanzar el éxito y para sobrevivir?. Usted ya ha visto demasiados ejemplos, quizás ya ha sentido esa sensación de estar estancado. ¿Entonces, qué más es necesario? Ver cómo lograr el éxito con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes. Nada mas leerlo ya lo practicas.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo
Arual ha dicho que…
Raquel:... buenas son tortas!

Sett: Sí trabajar en agosto no está mal, la verdad, aunque a mí no me quedan más narices que hacer vacaciones en ese mes... c'est la vie!

Juan R.: Anda, así que no es una leyenda urbana!!!

Elbé: Sí, lo confieso, enterita, y es más larga que un día sin pan, te lo aseguro!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…