Ir al contenido principal

La cabra tira al monte, no es mi caso.

Uno puede plantearse muchos tipos de objetivos en la vida. En mi caso que soy bastante simple los clasifico en tres niveles: los de primera necesidad (como hacer la colada, si no la haces el monstruo del cajón de la ropa sucia despierta de su letargo y te come), los de calado profundo (como por ejemplo tener un hijo, escribir un libro o plantar un árbol) y los inherentes a mi tozudez, y de uno de estos últimos os quiero hablar hoy.
Si pensabáis que lo mejor de mis vacaciones fue el viaje a Londres y París, o las fiestas patronales, os equivocáis de pleno. Lo mejor sin duda alguna fue avistar y alcanzar el Pi Gros, un pino que tiene la particularidad de ser el de mayor diámetro de la Península Ibérica. Ese instante preciso me produjo más satisfacción que el gol que le dió la última Champions al Barça de mis amores. Dicen que a la tercera va la vencida pero una vez más el refranero popular se equivoca, y es que a la segunda a veces ya cae. Y efectivamente así sucedió.
Era un bonito viernes de agosto que amaneció como casi todo el mes: nublado y fresco. Estábamos de vacaciones mi marido y yo y el plan inicial para aquel día era ir con un grupo de amigos a avistar buitres a un comedero cercano a mi pueblo. Plan del que buena cuenta fotográfica hice en Diversidad Diacrítica.
Sobre las diez y media el plan estaba acometido y nos encontrábamos desayundando ya en una cafetería del pueblo y pensando en qué emplear las siguientes horas ociosas de aquella jornada. Pensando y pensando me acordé de una espinita que tenía yo clavada desde el pasado mes de febrero cuando en una excursión que hicimos als Ports de Beseit mi marido y yo no logramos encontrar el famoso Pi Gros y propuse a mis amigos intentar encontrarlo todos juntos. Supongo que la ausencia de otros planes mejores hicieron que la idea pareciera buena. Así que cogimos un par de todoterrenos, uno el mío propio, y nos aventuramos a encontrar el famoso pino. La ruta elegida fue una sugerencia de mi estimado esposo que tras una dilatada experiencia de motero "destroza-naturaleza" de enduro sábado sí, sábado también, se autoproclamó experto en geografía local. Enfilamos rumbo a Fredes y desde allí dirección Pantano de la Senia por las profundidades de Els Ports a través de una pista que puso a prueba la dureza, la dirección y el equilibrismo de los vehículos en los que íbamos montados, y la dureza, la dirección y el equilibrismo de los desayunos tomados en nuestros respectivos estómagos. Recorrimos pocos kilómetros por aquel tortuoso camino pero se hicieron eternos, como una película de Garci pero sin blanco y negro. Nos vimos obligados a usar la reductora casi todo el trayecto. Por fin avistamos el punto exacto donde mi marido y yo habíamos dejado el coche en la anterior ocasión. Desde allí el resto de la ruta se hacía a pie. En la anterior ocasión habíamos accedido hasta allí desde el lado del Montsià, desde La Senia. Tomamos las indicaciones de una guía de rutas locales que amablemente me había prestado mi hermana. Y tratando de emular al pie de la letra, o más bien, al pie de la senda pedregosa de pendiente imposible, nos enfilamos hacia nuestro destino. No debíamos llevar mucho rato subiendo aquella cuesta infernal cuando empecé a notar que mi respiración se entrecortaba. Paré en seco, inspiré hondo, eché un vistazo a mi alrededor, y las bellas vistas que me rodeaban me insuflaron el aliento necesario para continuar con aquella epopeya.
Seguimos ascendiendo y por fin accedimos a una senda más llana. Allí oimos voces y efectivamente intuímos que no quedaba mucho hasta nuestro destino final. La guía era clara había que seguir un buen trecho más sin desviarnos de la senda hasta encontrar a los veinticinco minutos de camino más o menos la senda escondida que nos llevarías hasta el Pi Gros. Tan felices nos las pintábamos cuando por fin nos encontramos con los dueños de las voces que habíamos escuchado minutos antes. Eran un grupo de variada edad, debían ser familia, con perro incluído que nos preguntaron cómo llegar hasta el Pi Gros. Extrañados les respondimos que creíamos que el famoso árbol se encontraba justo en la dirección desde la que ellos venían andando, a lo que nos alegaron que era imposible, dado que habían rastreado toda aquella zona sin lograr encontrar el dichoso pino. Confiados les hicimos caso y nos desviamos todos juntos por una senda estrecha y más tortuosa si cabe que se dibujaba a la derecha de nuestro camino. Yo no llevaba más de cinco minutos ascendiendo y creí morir. Era imposible que el arbolito de los cojones estuviera tan escondido, tenía que ser más sencillo, ya que aquel sendero que habíamos tomado cada vez se parecía menos a un sendero y más a un simple terraplén. Saqué los hígados por completo y juré que jamás volvería a fumar, luego me acordé que no fumo, pero daba igual quedaba bien hacer un juramento así en mitad del bosque. Cabreada, asqueada y con ganas de vomitar les comuniqué a mis amigos que yo me plantaba, que no seguía, que era imposible que el puto pinito estuviera tan lejos del camino principal, cuando entonces, uno de mi grupo, el más avanzado gritó fuerte: "Ya lo veo!". Una luz de esperanza iluminó todo mi rostro y me inyectó fuerza en vena para continuar. Seguímos campo a través, aquella ruta hacía rato que había dejado de ser una senda, y así estuvimos casi dos horas sin tener éxito. Tenía hambre, sed, sueño, cansancio, y ganas irreprimibles de asesinar a alguien, pero nada de todo aquello servía para que Dios se apiadase de mi alma y de mis pies y me pusiera el pino mandarino delante de mis ojos. Pero al fin cuando ya lo daba por perdido, cuando todo me importaba un pimiento y entré en la fase más pasota otro gritó me despertó de mi ensimismamiento más profundo: "Ahora sí! Es este, ya veo el cable!" (el pino está tan jodido el pobre que lo aguantan con un cable, le quedan dos telediarios, como a mí en aquel justo momento claro). Y efectivamente fue así, alcé la vista y el Pi Gros se dibujó ante mí como una visión divina, como un oasis en mitad del desierto, sólo que allí ni había agua ni comida, ni un mísero chiringuito. Pero qué bonito momento, por fín me hallaba ante el ansiado objetivo, había que inmortalizar el momento, aunque fuera con riesgo de darme un hostión de muerte.
Y colorín colorado este cuento se acabado, otro objetivo cumplido, vimos el pino, gritamos como locos, nos reímos, nos "jartamos" de hacer fotos, y entonces miramos el reloj y nos dimos cuenta de que ya no era hora de comer, sino de merendar, así que emprendimos el camino, más sencillo y más evidente, de vuelta al coche, no sin antes beber un poco de agua en la encantadora "Font del Retaule" que encontramos muy cerca de allí, y justo al lado de la senda fácil que en pocos minutos nos llevaría al lugar donde se encontraban estacionados nuestros vehículos.

Comentarios

Juan Cosaco ha dicho que…
Magnífico objetivo: encontrar un árbol moribundo. ¿Puede haber algo mejor?
Salud!
Raquel ha dicho que…
XDDDD Odisea, pero si al final valió la pena, pues bien empleada, :)
Zar Polosco ha dicho que…
Hija mía, te ponen de cronista de "Al filo de lo imposible" y le quitas toda la épica y la poesía, aparte de los problemas que tendrías con la censura. Te imagino contando tu ascensión al K2: y el puto montecito de los huevos, resulta que cuando vamos a atacarlo, va y se pone a nevar. Vaya mierda, joder. Y allí, con un frío de cojones, rodeados de tarados suizos e italianos, jugando al tute como unos gilipollas mientras que la cumbre se descojonaba en nuestras caras.
Arual ha dicho que…
Juan C.: Si te vale me sentí muy satisfecha al final!!

Raquel: Sí valió la pena!!

Zar: Pero hijo mío ¿tú has leido el título del post? La cabra tira al monte, yo no, tú como deportista debes saber que para una vagueta de tomo y lomo tardar más de media hora en encontrar algo en el bosque es un infierno, y más si es cuesta arriba, jeje!
Cinephilus ha dicho que…
eso sí que es tesón... jeje
ahora estoy aún más orgulloso de ti si cabe :-)
besitos arbóreos
Mari ha dicho que…
dios niña....
eres una aventurera!!!!
deberé salir contigo y cargarte la mochila (sé usar la brújula y el teodolito) pero las ganas las pones tú.
Arual ha dicho que…
Cinephilus: Gracias cielo :)

Mari: Jeje!! Las aventuras vienen a mí, te tomo la palabra de la salida campestre!
Juan Cosaco ha dicho que…
Estimada Arual: cualquier acción cuyo objetivo no sea ganar nada, ya es de por si digna de elogio.
Creo intuir el mérito de tu escapada, en proporción es como llegar al everest.
Salud!
Duna ha dicho que…
Qué placer leer esta narración...he sentido la rabia, el cansancio...aunque tal como están las cosas lo que me extraña es que no esté señalizado.
Arual ha dicho que…
Juan: En realidad buscaba el pino porque alguien me dijo que había un tesoro escondido entre sus raices, jejeje!!! Besicos!!!

Duna: Que va no está nada señalizado, y lo hacen por el bien del pino, para conservarlo, cosa que veo bien, la avalancha de visitas no es recomendable para el pobre...
Mae ha dicho que…
Me encanta tu experiencia.
Yo hace mucho que no tengo la ocasión de, mochila a hombros, investigar parajes increibles como el que describes, pero hace 3 años, vimos en Jaén, unas cataratas de las que ahora mismo no recuerdo el nombre, y l acaminata fué de lo mas emocionante. Lo que pasa es que llegamos muertecitos!!! Al regresar, llamábamos al perro y el pobre nos volvía la cara como diciendo.. "si piensan estos que voy a ir otra vez con ellos van apañaos" jajaja.
Besos cielo.
Arual ha dicho que…
Jejeje Mae!! Pobrecico perro le comprendo perfectamente, y eso que ellos aguantan un montón...
Sett ha dicho que…
Vaya rarezas que tiene mi Arual.Jejeje

y todo por un pino de ese diametro.
Arual ha dicho que…
¿Tan raro es ir de excursión Sett?
Anónimo ha dicho que…
Dices en el apntano de la senia? Va a ser que no, que el pantano es d'ulldecona jejeje. Una falduda, a ver si este finde voy a encontrarlo jejej

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …