Ir al contenido principal

Quién me lo iba a decir...

Hoy me he enterado que Internet es bueno. Sí, alucinad conmigo. Resulta que después de pensar tanto tiempo que mi dependencia internaútica era mala, que en breve debería apuntarme a un programa de esos tipo "Internautas anónimos" o algo parecido y salirme del lado oscuro, que sólo perdía el tiempo, siéndole infiel a mi televisor con mi ordenador, y navegando horas y horas ociosas por los largos y anchos caminos de la banda ancha, valga la renundancia, se ve que no, se ve que en realidad lo que estaba haciendo era, según un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya, mejorar mi autonomía personal y luchar fervientemente contra mi aislamiento, al mismo tiempo que estaba aumentando mi participación y mi actividad social, fíjate cuán inocente era yo teniendo aquellos erróneos e impuros pensamientos.
Yo la verdad es que no soy socióloga y tampoco estoy para mucho estudio sociológico, pero lo que sí soy es práctica y puedo afirmar sin temor a equivocarme que Internet me divierte y me es muy útil, y por tanto lo uso mucho, de hecho no concibo mi vida actual sin la red. Desde planificar mis vacaciones, hacer la declaración de la renta, gestionar mis cuentas, desarrollar mis aficiones en foros especializados (cine básicamente) y bloggear sin parar, hasta messengerear con mis amigos o familiares, mandar y recibir mails, conseguir música, series y pelis, y buscar información útil de temas que necesito o me interesan por cualquier motivo. Estoy tan acostumbrada al manejo internáutico en el ámbito laboral y en el personal que debo confesar que cuando pierdo algo en casa o en la oficina desearía tener a mi disposición por cualquier medio posible un "google" especial que me ayudara en la ardua tarea de revolver el espacio físico y localizar el objeto extraviado.
Lo que sí pienso es que todo es bueno, mientras se hace un uso adecuado. Por ejemplo, ayer en ENTRE LÍNIES, un programa de TV3 de reportajes que me parece bastante interesante, hablaban de la proliferación de la pornografía infantil y de los peligros que acechan a nuestros niños y adolescentes hoy en día en la red de redes, miedo da la verdad y es una cuestión ante la que nuestros políticos deberían prestar mucha atención y poner todos los límites y medios posibles para combatirlo. También en un tono no tan agresivo he de reconocer que el abuso del world wide web es a veces pernicioso en otros sentidos. Esta tarde en mi oficina observaba a una de las chicas de mi departamento y me he reído de lo lindo yo sola, dado que se ha pasado el rato messengereando de temas off-office, por supuesto, y yo se lo notaba a la legua, su sonrisa pícara, su tecleo rápido con pausas para respuesta del interlocutor, y su manejo rápido cual vaquero del oeste desenfundando su revolver con el ratón para cerrar ventanas impropias cuando alguien se acercaba por su mesa, han sido los signos delatores más evidentes de que mi idea de instalar este programa de mensajería instantánea en todos los puestos de trabajo de la empresa para agilizar la comunicación no ha sido tan buena como pensaba. Aunque bien mirado mis pausas favoritas laborales son las que hoy en día hago bloggeando, y al fin y al cabo es más de lo mismo.
Pues eso queridos compañeros bloggers, como véis lo nuestro no es tan malo como parecía, y ahora que una universidad lo ha dicho y lo ha ratificado con uno de esos interesantes programas de investigación, yo he de seros sincera, dormiré más tranquila y dejaré de una vez por todas las tisanas, donde va a parar, jeje, ¿y vosotros?

Comentarios

Sett ha dicho que…
Internet no se si sera bueno o malo,pero tu tienes una factoria de post alucinante.No paras de postear y postear!!!

Cualquiera te sigue el ritmo,mi niña!!

Un beso.
Vargtimen ha dicho que…
Parece mentira, pero hace solo 15 años la gente tenia k ir al cine o al videoclub para ver una pelicula. Grabar los CDs del vecino o incluso comprarselos. Y las canciones favoritas de la radio. Y la pornografía del Canal plus codificado. Y la información en las enciclopedias. Y se mandaban cartas escritas a mano. Y comprar en las tiendas. Y si querian conocer a alguien nuevo tenían que salir a la calle.
Y no habia blogs. Y tampoco habia youtube.
¿Aquello era vida?
Arual ha dicho que…
Sett: Aysss pues no sé hay días en los que estás más inspirada y simplemente sale, jeje, esto compensa las temporadas de sequía...

Vargtimen: Yo creo que no... jeje, pero mi opinión es un tanto subjetiva, no???
Zar Polosco ha dicho que…
Os puedo asegurar que había vida antes de los móviles y de internet.

Y no se estaba mal.
Mae ha dicho que…
ahora se mira atrás y parece mentira que hayamos vivido hasta sin móvil.
Internet no es malo, pero hay mucha gente que lo usa con fines con los que no estoy de acuerdo.
Ahora, vosotros os habeis ocnvertido como en "mi familia" y ya no se que haría si no pudiese "robar" por unos minutos un ordenador y seguiros el rastro.
Ahora lo que toca es poner adsl en casa y comprar un ordenador. ja ja ja.
En fin...
Viva internet, porque gracias a el nos vamos conociendo.
Besos guapa.
(me alegra verte mas animada)
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Yo desde que leí un estudio que confirmaba que la aleta de tiburón no cura el cáncer (verídico, os lo prometo), decidí no hacer mucho caso a los estudios...

Yo no recuerdo el mundo sin Internet. El mundo sin teléfono móvil sí, aquel incluso me gustaba más que el actual. Pero sin Internet... ¡Ni hablar!
Anónimo ha dicho que…
ME HAS SALVADO LINDA ARUAL!!!!
Arual ha dicho que…
Zar: Jejeje!! Gracias por recordárnoslo...

Mae: Ya estás tardando... que lo primero es lo primero nena!!

Juan R.: No sin internet nunca!!

Mari: Ves otra que dormirá a gusto por las noches... jeje!!
Unknown ha dicho que…
yo, si lo han dicho en la universidad, entonces no me lo creo.
Pero me creo lo que tú te creas.
Salud!
Arual ha dicho que…
Jejeje pues vale Juan!
Raquel ha dicho que…
Pues oye, que me quedo más tranquila, ;)

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…