Ir al contenido principal

Reencuentros.

¡Qué bueno es recibir la llamada de alguien a quien aprecias muchísimo con la que has compartido momentos geniales en la facultad y fuera de ella anunciándote su próxima boda!
Ayer justo me sucedió eso, eran casi las siete de la tarde y acababa de llegar a casa después del trabajo, después de un lunes que como otros tantos uno está más allá que acá, uno está más en babia que otra cosa, y más después de desconectar como lo hice yo este fin de semana en mi pueblo, aprovechando el buen tiempo, de la compañía de la familia, de los amigos y del sol que bañaba inusualmente las calles de marzo, pero que invitaba a pasear y a salir, y sobre todo a disfrutar.
Vi tres llamadas perdidas en mi móvil de M.J., debió sonar mientras conducía, no me enteré. Tomo el móvil y leo un SMS suyo: "Eps nena no hay manera de hablar contigo, que nada que sólo quería decirte que .... ME CASO!!! Mmm nos hablamos.".
Buff y tanto que nos hablamos, ahora mismo. A ver, devolver llamada. Ya está. Suena tres veces. Descuelga. Listo.
- Holaaaaaa!!
- Enhorabuena!!!
(...) (15 minutos de larga y emocionante conversación)
Qué contenta me he puesto, nos volveremos a reunir todas, qué difícil resulta a veces, que si falla una, que si falla la otra, que si hace meses que no nos vemos, que si a ver si te vienes ya a vernos, que si nos tienes abandonadas, que a ver cuando puedo, siempre excusas, siempre historias rutinarias y aburridas que nos impiden volver a estar juntas todas como en los viejos tiempos, como en aquellos maravillosos años, sí, aquellos años en los que estábamos todo el tiempo pegadas, en clase, en la cafetería, en la biblioteca, en alguna casa, de viaje, de fiesta, paseando, de tiendas, mmmm, qué recuerdos. Todo me ha venido a la memoria. Iré, claro que sí, como ya fui a la boda de M., y como ellas vinieron a la mía, será maravilloso, será el próximo 8 de septiembre, apunto fecha en mi agenda, ¡no fallaré!
Y es que si por algo me gustan las bodas es por compartir un momento, un lapso de tiempo breve o infinito, con la gente que echo de menos, es lo mejor, las parafernalias y los convencionalismos no van conmigo, pero estar con tu gente, no tiene precio. Por eso mi boda fue un día tan especial. Ya no tanto por el mero hecho que representaba, yo sabía que estaba irremediablenten ligada a J. mucho antes que pusiéramos en marcha aquella tediosa maquinaria nupcial, sino por el compartir un día, todo un día con aquellas personas que han significado algo para mí en esta vida, por ser un reencuentro formidable que jamás olvidaré, eso y mis peripecias de la noche de bodas que dan para un post a parte, y no por lo que estáis pensando, lamentablemente, jeje!

Comentarios

EL CHICO GRIS ha dicho que…
Mola juntarse todo el grupo de viejos amigos (y que mejor que una fiesta). El mio hace casi un año que no lo hace, que si unas cosas, que si otras, que si malos rollos... se echa de menos.

PD: No hace falta pedir permiso.
Sett ha dicho que…
Yo creo que el mejor legado de la juventud son esos grupos de amigos.

De casi ninguna otra cosa tengo tan pocas dudas.
Ivan Avila ha dicho que…
Es enriquecedor reencontrarse con viejos amigos.

besitos
elbé ha dicho que…
Ni siquiera en esto soy original pero odio las bodas. No así las reuniones con viejos amigos, pero para esas no hacen falta excusas.
Anónimo ha dicho que…
yo también tuve un recueentro hace pocos días....son mejores que los encuentros, atraviezan la distancia, la que hubo.
Duna ha dicho que…
'estar con tu gente no tiene precio' Gran verdad.
Mae ha dicho que…
Yo soy de las que piensa que el reencuentro con gente es siempre bonito, sobre todo si había algo mas que compañerismo, es decir, una amistad, porque como sea solo lo primero, tiene sus peligros.
No sé si es caso mio aparte por el tipo de gente, pero ese tipo de reuniones se acaban convirtiendo en grupitos cuchicheando de unos y de otros y me da mucha rabia.
Arual ha dicho que…
Veo que casi todos coincidis en lo buenos que suelen ser los reencuentros. En este caso es muy significativo porque se trata de mi grupo de amigas de la facultad, evidentemente más que compañeras, amigas con las que durante un lapso amplio de mi vida, cinco años, compartí gran parte de mi tiempo y nos unieron muchas cosas, fueron años absolutamente inolvidables, y que a pesar de que ahora estamos separadas, prácticamente cada una vive y trabaja en una ciudad diferente, no hemos dejado de tener un contacto especial y hacer reuniones no tan períodicas como deberían hacerse, pero sí lo suficiente para que todas sepamos cuan importantes seguimos siendo las unas para las otras. La boda de una de cada una de nosotras ha ido siendo un acontecimiento a destacar siempre, porque ahí no hay excusas, ahí nos reunimos siempre todas por lo esencial del evento y por eso el anuncio de esta nueva boda me alegró tanto el pasado lunes, no ya por el pompo y el boato que implica el tema que a mí personalmente no me va demasiado tampoco, jeje, sinceramente.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…