Ir al contenido principal

El mal presentimiento.

En junio de 2006 pensaba que estaba embarazada, había estado un puente largo de viaje por Alemania y al volver no me bajaba la regla, estaba asustada, muerta de miedo y lloraba sin parar. El predictor me sacó de dudas. Negativo como una casa. Respiré aliviada.
Llevaba ya tres años casada y cuatro de convivencia en pareja pero mi instinto maternal era nulo. A puntito de cumplir 30 añitos no me veía criando a un bebé ni de lejos.
Pasó mi cumpleaños y de repente algo cambió dentro de mí. Con la llegada de la tercera década de mi vida empecé a desear ser madre. Sucedió sin darme cuenta pero prometo que me dejó estupefacta aquel cambio.
Viajamos a Madeira en agosto de vacaciones y empezamos a tener relaciones sin usar anticonceptivo. No pasaron ni dos meses cuando la cigüeña llegó y un test positivo me puso loca de contenta por Todos Santos. Llamé a mi madre gritando y la prudencia de mi progenitora me advirtió de que era demasiado pronto para cantar victoria. Hice caso omiso y seguí eufórica por tan sólo unos pocos días. El 15 de noviembre de 2006 y tras cuatro días de manchados y reposo tuve un aborto espontáneo. No hizo falta legrado, expulsé todo sola con la medicación administrada. Lloré, lloré, lloré. Me sumí en un profundo bache del que no sabía como salir. Tanto fue así que me convencí a mi misma de que no iba a poder tener hijos y viví en silencio aquella amargura intensa. No quería preocupar a mis padres, ni a mi marido, ni a mi mejor amiga que por aquel entonces esperaba a su primera hija.
Pasaron un par de meses y mi marido me propuso volver a intentar dejarme embarazada. Yo estaba desanimada pero accedí, convencida de que aquello no iba a salir bien.
Y la tortura siguió. Aquello no era buscar un bebé disfrutando. Cada mes me bajaba la regla y lloraba desconsolada. Teníamos relaciones programadas en función a lo días fértiles y a mí aquello me parecía tan triste y gris. Por aquel entonces ya tenía el blog en marcha y a veces escribía aquí para desahogarme tímidos textos donde dejaba latente mi malestar personal.
En junio de 2007 estaba hecha trizas y decidí que aquello no podía seguir así. Tenía 31 añitos y una vida por delante. Mis posibilidades de ser madre estaban ahí, y no debía hundirme en la miseria por un único intento fallido. Así que decidí tomarme el verano con relax, dejar de mirar calendarios de días fértiles y ser feliz.
Planeamos un viaje maravilloso a París y Londres aquel agosto y pasé algunos de los días más felices de mi vida por entonces tanto en la escapada francobritánica como en los posteriores días de fiestas en el pueblo.
En septiembre el milagro se obró y una noche maravillosa de sexo delicioso y romántico concebimos a mi hijo. Supe que algo había sucedido aquella noche y no sabía cómo explicarlo. Tenía un buen presentimiento. A principios de octubre confirmé mi embarazo pero hasta casi el cuarto mes de embarazo no osé a hacer pública la noticia por miedo a que se repitiera otra vez la mala experiencia del año anterior.
No tuve un buen embarazo. Náuseas, vómitos, pérdida de peso, pero todo el malestar se compensó el 15 de junio de 2008 cuando nació mi tesoro más grande, mi hijo.
A principios de este año empecé a plantearme la posibilidad de darle un hermanito a mi hijo. Hasta entonces lo había visto complicado. El trabajo, la falta de ayuda familiar, los horarios locos de mi marido, en fin no me veía yo criando a otro bebé tan seguido. Pero con los tres añitos de mi retoño a la vista la cosa cambiaba. Muchos factores me hicieron dudar como sabéis los que me leéis hace tiempo pero al final me animé y en abril empezamos la búsqueda.
En junio, tan sólo dos meses después, conseguí quedarme embarazada, pero desde el primer momento que lo confirmé con el positivo del test, a la vuelta de nuestro viaje al sur de Francia, un mal presentimiento me invadió. No sabría explicarlo, pero me sentía mal, lloraba sin razón en ocasiones y tenía muchas dudas. No acababa de creerme lo que pasaba, era como si el embarazo le estuviera pasando a otra persona. Era algo deseado, muy deseado sin duda, que mejor regalo que un hermanito le podía dar al amor de mi vida, mi hijo, y además con ello colmaría de felicidad a mi marido que deseaba ser padre otra vez con todas sus fuerzas, pero algo chirriaba. Ninguno de los dos hablábamos del embarazo, teníamos miedo y eso se notaba en el ambiente de casa. No dijimos nada a la familia más allegada hasta principios de agosto y con el resto de amigos y conocidos decidimos callar, preferíamos tomarlo con calma y esperar por lo menos hasta pasados los tres meses primeros.
Nos fuimos de vacaciones al pueblo y nuestro silencio continuó. Había tenido unas pocas de náuseas, pero de repente empecé a sentirme mejor, ahí fue el momento en el que sucedió todo, el embarazo se paró pero no me dio ningún síntoma salvo ese, ausencia de malestar, yo lo achaqué a que este embarazo iba a ser mejor que el anterior, pero me autoengañaba dado que en el fondo una voz me advertía que algo no iba bien. Aún con todo en fiestas del pueblo me porté bien, nada de alcohol, nada de excesos, salidas muy light, y horarios muy tranquilos. La semana siguiente aprovechamos para hacer alguna excursión al río y a la playa con amigos, fuimos al Ikea de compras, y visitamos Port Aventura. Vida relajada y vacacional. Pero el sábado pasado al llegar a casa tras una tarde de parque fui al baño y observé una ligera mancha marrón en el salvaslip. Cené preocupada y anulé la salida nocturna prevista a tomar un helado a la plaza con los amigos que habíamos planeado. Me acosté y aquella noche apenas pegué ojo. Fui al baño varias veces y observé que apenas había manchas. A la mañana siguiente el manchado era más importante y decidimos ir a urgencias al hospital donde tenía previsto tener a mi bebé. Volvimos a la ciudad y el médico de guardia tras revisarme me dio la mala noticia. El tamaño del bebé era tres semanas menor de las cuentas del embarazo y no se apreciaba ya latido. El embarazo se había interrumpido en la semana 7. Igual que en la anterior ocasión. Lloré, claro que lloré, pero le dije al ginecólogo que algo me decía que aquel embarazo no iba bien y él me respondió que el instinto de las mujeres es muy certero siempre.
Tampoco hizo falta legrado y he expulsado todos los restos con la medicación administrada. Fue duro ver caer el pequeño feto en el baño del hospital muy duro. Perder la vida no nata de tu hijo es estremecedor. Pero por mi pequeño tesoro esta vez he luchado y me he esforzado en sentirme mejor. No sé cuánto me costará estar bien del todo pero sí que he de reconocer que esta vez al menos he vivido ya la experiencia de ser madre y ésta me da otra perspectiva del drama que este final de verano me ha deparado.


Comentarios

Mamá (contra) corriente ha dicho que…
Qué injusta es la naturaleza, Arual!

Lamento muchísimo lo que te ha pasado y que hayas tenido unas experiencias tan duras. Pero estoy segura de que finalmente conseguirás tu objetivo, igual que tuviste a tu hijo. No será fácil pero si lo quieres, seguro que podrás.

Sólo puedo mandarte mucho ánimo y mis mejores deseos.
Carmen ha dicho que…
No encuentro palabras qué decirte...pero lo siento profundamente y te mando todo mi cariño. Un abrazo fuerte.
@Mousikh ha dicho que…
Gracias abrirnos tu corazón y compartir esta experiencia, estoy segura de que servirá de apoyo a muchas mujeres que han pasado lo mismo que tú.
Imagino lo duro que ha tenido que ser y te admiro por intentar ser positiva y sacar fuerzas; sin duda el amor que sientes por tus dos hombres te va a ayudar mucho a ello.
Te mando un abrazo muy, muy fuerte y todo mi cariño.
Maria ha dicho que…
Que momentos mas duros, que rabia que tengas que haber pasado y estar pasando por ellos. Ese hermanit@ llegara, ya veras... Ahora poco a poco y como bien dices ahora tienes una razón para salir adelante y ser fuerte. Un abrazo, muchos besos
Belén ha dicho que…
El instinto femenino es sabio Arual, si sabemos escuchar a nuestro cuerpo él nos dirá todo lo que necesitamos.
Espero de todo corazón que vuestra búsqueda tenga éxito pronto y consigas ser madre de nuevo.
Te mando un abrazo muy grande y todo mi ánimo.
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Cuánto siento esta dura experiencia que te ha tocado vivir. Y ya sé que nada consuela, pero es verdad que tienes una familia estupenda, tú misma lo dices, y gracias a eso y a que eres fuerte saldrás adelante. Mucho ánimo. Ya verás la de grandes momentos que te quedan todavía por vivir. No compensarán esto, pero te ayudarán a mirar las cosas de otra forma.
Una madre Pikler ha dicho que…
Arual:
Que dificil por el momento que estas atravesando y gracias por compartirlo con nosotras. Desde muy lejos te acompañamos y te abrazamos....

Aveces todo parece tan injusto, no? Pero el tiempo lo acomoda y lo llena de sentido. Yo confió que hay un hermanito que está por venir y el sabé el momento justo! (por ahi quiere que lo busquen directamente en paris como a su hermano!)

Te abrazo profundamente en tu dolor....

besos, y cariños,

lucre
Arual ha dicho que…
Mama (contra) corriente, al menos aunque no lo consiga esta vez tengo ya a mi hijo...

Carmen muchas gracias.

@Mousikh, lo he contado para desahogarme, y también para recordar las partes buenas y lo aprendido en todo este proceso largo de cinco años. Intento ser optimista siempre!!

María, eso es ahora hay una razón para seguir intentando estar bien, mi pequeño, y si llega un hermanito bien y sino pues es que no tiene que ser así. No hay más. Hay que pensar que ya tengo 35 añitos, y casi se me pasa el arroz, tiempo tampoco voy a tener mucho...

Juan, sí mis dos chicos son mis mayores tesoros!!!

Lucre, si tiene que ser será y sino pues no será, no?
Arual ha dicho que…
Belén guapa he leído tu post sobre el sueño del embarazo y sabes igual ha sido una señal buena, yo tuve una señal mala, y como tú dices nuestro instinto suele ser certero, pero a lo mejor a ti te espera justo lo contrario, una sorpresa muy positiva, ojalá sea así, eres una madre increíble y sería fantástico que otro niño pudiera gozar de todo tu amor y cuidados.
mamadejulio ha dicho que…
Te mando un fuerte abrazo.
Lo siento muchísimo.

Pero te digo q igual q vino alex, puede ocurrir otro milagro, estoy segura de ello.
MaGiA ha dicho que…
un gran abrazo en esta experiencia tan dificil!
Silvia ha dicho que…
Arual cariño, te entiendo perfectamente porque a mí me pasó lo mismo. Yendo de camino al hospital donde me harían mi primera eco para confirmar que todo estaba bien, empecé a tener una sensación rara y comencé a llorar sin saber porqué. Sabía que algo pasado ahí dentro y posteriormente me lo confirmaron. Nuestro instinto es increíble!

Sé que lo conseguiremos. Somos unas mamás estupendas y tenemos dos hijos preciosos y muchas ganas de darle un hermanito a nuestros peques. Nuestro momento llegará, ten Fe en que así será.
Arual ha dicho que…
Mama de Julio, Magia y Silvia, hay que tener fe sí!!!! Gracias por vuestras palabras.
mama de parrulin ha dicho que…
Arual, querida mía, no sabes lo triste que me dejado tu noticia, sé por lo que estás pasando. Te dejo un enorme abrazo y un camión lleno de besos para que los vayas cogiendo según los vayas necesitando.
Arual ha dicho que…
Mama de Parrulin gracias por tus ánimos, sé que me comprendes bien porque ansías lo mismo que yo...
LadyA ha dicho que…
Arual, lo siento mucho. No sabía nada de esto...esto muy desconectada de los blogs por falta de tiempo.
No puedo ni imaginarme como debe sentirse una madre en una situación así.
Ya sabes que, para lo que necesites, aquí estamos.
Un beso enorme

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Feliz San Jorge/Sant Jordi!

Para que nadie se enfade felicito a todo el mundo pero mi corazón es maño, aunque reconozco que la festividad de Sant Jordi me chifla y lo de la rosa y el libro me pierde.


Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …