Ir al contenido principal

El cole empieza.

Entre las vacaciones y el mal final de verano que he tenido he de reconocer que he dejado el blog muy descuidado. Como siempre ha servido de medio de desahogo importante en un mal momento de mi vida. Pero hace ya casi un mes que apenas escribo o sigo mis espacios favoritos y la verdad es que lo echo de menos. Por eso esta tarde y aprovechando que el peque se ha dormido, ooohhh bendito milagro (desde Navidad que mi hijo pasa de hacer siestas), voy a poner remedio al problema.
Y qué mejor manera de retomar rutinas blogeras que hablando de la vuelta al cole. Mejor dicho, del comienzo de la etapa escolar para mi hijo. Este curso mi chiquitín no irá a la guardería ya como bien sabéis, empezará el cole de los mayores y yo tengo la misma sensación de caída al vacío que tuve hace justo ahora dos años cuando nos enfrentábamos a su primer día de guardería. Miles de preguntas se agolpaban en mi cabeza:  ¿se adaptará bien? ¿acertaremos con la profe? ¿estará bien atendido? ¿tendrá buen feeling con sus nuevos amigos? Bueno esto último no me lo preguntaba porque sólo tenía 15 meses y su socialización era una utopia, pero sí hay que añadir que sentía que hacía algo mal, que preferiría estar con él en casa y no dejarlo allí en manos extrañas (ahora se me hace raro llamar manos extrañas a la maravillosa C., tutora de mi peque en la guardería a la que añoro mucho). En definitiva era y sigue siendo ahora también una batería de preguntas sin respuesta a las que se suman además los preparativos (reuniones, compras de material, hablarle positivamente del cambio que iniciará el lunes,...) que sin duda me agobian y me estresan no os voy a engañar, y mi particular vuelta al trabajo, empecé ayer y aún voy con jet-lag vacacional (me cuesta madrugar, me cuesta comer de nuevo de tupper,...).
Pero todos estos cambios sé que traerán muchas cosas positivas. La primera la rutina. El verano es maravilloso para desconectar y divertirse, pero si a los mayores nos trastoca a los niños aún más y mi hijo este año como ya pasó el septiembre pasado ha vuelto asilvestrado a casa. La semana que estuvimos de viaje en Francia en el mes de julio sirvió de desconexión suave, sólo fue una semana y no hubo demasiado tiempo para trastocar rutinas. Pero con el final de la guardería y el mes de agosto casi entero en el pueblo la cosa ha sido distinta, ha jugado en la calle todo lo que ha querido y más, se ha acostado tarde, ha hecho miles de actividades al aire libre (nadar en el río, ir en bici, recoger moras, buscar caracoles, ir al huerto....), los yayos y nosotros también lo hemos "malcriado" bastante y todos lo hemos colmado de juegos y diversión, por no mencionar la semana de fiestas que fue ya la repera en cuanto a "desmadre infantil" se refiere, entended el concepto, :)
Así que con la llegada de septiembre he de reconocer que establecer unos horarios razonables para todas las actividades básicas (dormir, bañarnos, merendar, cenar...) es una prioridad y una ilusión para mí. Ya os iré contando pero de momento la semana que viene comenzamos el lunes ya con horario especial de adaptación (dos horitas de 10 a 12 de la mañana), el martes dos horas más (de 15 a 17) y el miércoles serán ya tres (de 9 a 12), para comenzar con el horario completo el jueves. En clase habrá dos profes durante el primer mes para facilitar la adaptación, la verdad es que no sé muy bien si eso facilitará la adaptación de los peques o es más un tema de adaptación de los profesores. A la que será su tutora y su maestra todo el año la conocimos ya el lunes cuando llevamos la caja del material. En principio me dio buena impresión pero tampoco puedo fiarme mucho de mis primeras impresiones. Así que ya se irá viendo. De momento estoy nerviosa, más que mi niño que no sabe la le espera, pero como todo lo superaremos, ¿no? Que no falte la confianza.


Comentarios

Carmen ha dicho que…
Lo de que haya dos profes en el aula durante la adaptación es indispensable para poder atenderles mejor. Si hay uno llorando y tienes que atender a 5 más (suponiendo que la adaptación se haga en grupos pequeños, si encima son 24 más ya ni te cuento) puedes consolarle mientras la otra persona se ocupa del resto. Se hace pensando en los niños y en atenderles lo mejor posible, no en los profes.

Un beso y suerte, seguro que todo sale bien.
Maria ha dicho que…
Animo guapa, ya verás como va bien y el peque se adapta bien, paciencia y ya nos vas contando. Poquito a poco corazón, es normal que te encuentres un poco plof pero con la vuelta a la rutina y la llegada del fresquito con tus chicos, te vas a ir sintiendo mejor. Un besazo
mama de parrulin ha dicho que…
Lo superaremos, reina, sin duda. Estamos en las mismas. Por un lado la pena de dejar la guarde, por otro la ilusión de comenzar el cole de mayores. Nuestros niños crecen! Le veo con el uniforme nuevo y sólo me dan ganas de llorar...
Arual ha dicho que…
Ok Carmen, no había pensado en eso. Gracias por la aclaración.

María, espero que sí nos adaptemos todos rápido a las nuevas rutinas. Y los ánimos confío en que poco a poco vayan mejorando, de momento intento desviar la atención y no pensar mucho en embarazos, aunque es difícil.

Mama de Parrulín, estás sensiblona como yo guapa!!
Anónimo ha dicho que…
Mi hija pequeña también está en plena adaptación... Hoy ha sido su primer día y un desastre total: no ha parado de llorar. Así que mañana tiene que ir a mejor, porque a peor ya es imposible.
Te veo valiente... Me alegro de que así sea.
En series no estoy nada puesta, la verdad. Voy muy por detrás y suelo ver las que recomendais por aquí.
Arual ha dicho que…
Aisss Superamatxu, espero que tu niña ya no llore mucho el lunes y que el mío no la copie xddd!!!
Valiente estoy, no me queda otra, hay que reponerse de los golpes duros.
Gracias por tus palabras guapa!
Arual ha dicho que…
Aisss Superamatxu, espero que tu niña ya no llore mucho el lunes y que el mío no la copie xddd!!!
Valiente estoy, no me queda otra, hay que reponerse de los golpes duros.
Gracias por tus palabras guapa!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…