Ir al contenido principal

Blanco y negro.

Adoraba el blanco y el negro, también la montaña y el mar, la noche y el día, el frío y el calor, la lluvia y el sol, lo dulce y lo salado, la tempestad y la calma, le gustaba todo eso. Ella no era una mujer de extremos, los apreciaba más bien en su justa medida, los saboreba ambos, no quería decantarse por ninguna opción porque creía que había que disfrutar de todas las cosas buenas que se le presentaban en la vida, una vida en definitiva demasiado corta como para ir desaprovechando oportunidades. Odiaba elegir, lo evitaba siempre que podía y de momento le había ido bien así.
El día que encontró a su hombre perfecto lo supo de inmediato, estaba segura que era él, no dudó ni un segundo. La hacía reir, era educado, sensible, bueno, responsable, divertido, buen amante, tenía muchas cualidades, todas las que siempre había soñado y estar con él la hizo sumamente feliz. Tampoco dudó cuando le pidió pasar el resto de su vida juntos. No lo dudó, no. El tiempo pasó y nada parecía poder cambiar aquella situación. Pero la situación sí lo quiso, y fue de repente para sorpresa y desconcierto suyo. Todo empezó aquel martes a las cuatro y cuarto cuando ella escuchó por primera vez aquella sublime voz. Se encontraba detrás del mostrador de la biblioteca pública en la que trabajaba cuando sus oídos la captaron por primera vez, vibrante, intensa e inolvidable, pronunciando aquellas mágicas palabras:
- Disculpe señorita, ¿qué tengo que hacer para ser socio?
Ella levantó la mirada y sus ojos se encontraron con los de aquel hombre que aunque ya había superado los cuarenta, conservaba un atractivo realmente fascinante al tiempo que mostraba una sonrisa que la encandiló al instante.
- Es sencillo, ahora mismo le explico el trámite señor.
Y así fue como se dispuso a recibir con los brazos abiertos otro de esos presentes que la vida te regala cuando menos te lo esperas. Y tanto fue así que algo en su interior la advirtió de la relevancia del momento, aunque ella no quiso prestar demasiada atención al detalle. Desde entonces ella escuchaba a diario aquella voz y disfrutaba también de aquella preciosa sonrisa. El nuevo socio de la biblioteca era un lector empedernido que devoraba libros a la velocidad de la luz y a ella no le importaba lo más mínimo tenerlo cerca con asiduidad. A veces venía y se quedaba un par de horas en la misma biblioteca leyendo. Otras, las menos, se marchaba enseguida. Ella trataba de alargar más las conversaciones cada vez que él se acercaba a su puesto para formalizar el préstamo de un libro o a pedirle consejo, pero siempre con la cautela necesaria para no pecar de pesada. Con el tiempo el señor de la bonita voz se convirtió en un buen amigo, mucho más, casi un confidente, hablaban, se contaban cotidianeidades, discutían acerca de literatura, en definitiva disfrutaban de los pequeños instantes que los encuentros en la biblioteca pública les propiciaban tantos y tantos días. Y ella sencillamente no podía dejar de recibir aquellos momentos especiales como auténticos tesoros. Y un buen día ella se dió cuenta de que los sentimientos hacia el propietario de aquella preciosa voz empezaban a ser demasiado fuertes, viendo con claridad que lo que sucedía era que se estaba empezando a enamorar. La circunstancia la pilló tan desprevenida que ni siquiera supo cómo actuar, aquella situación era completamente turbadora, y sintió miedo. Tal vez había llegado el momento de eligir, ese momento que siempre había intentado evitar pero que alguna vez en la vida le iba a llegar. Tal vez era la hora de escoger entre el blanco o el negro. Se seguía sintiendo muy a gusto con su pareja, seguía queriéndole tanto o más que cuando se conocieron pero por otro lado no podía evitar pensar en su amigo lector, ocupaba demasiados espacios de su tiempo y no podía obviar aquella realidad. Por primera vez en su vida vió que estaba amando a dos hombres al mismo tiempo. Tan difícil de resolver era aquel entuerto que ella decidió como siempre optar por la vía más lógica y sencilla: no dar un paso en falso y continuar como hasta ahora. Seguiría compartiendo las tardes de biblioteca y las conversaciones deliciosas con el esbozador de la mejor de las sonrisas, sin pretender nada más, sin hacerle infeliz exigiéndole algo que él de buen seguro no le podría dar, y continuaría conviviendo junto a su hombre perfecto, aquel al que había reconocido como tal al instante, aquel que la había conquistado primero, aquel al que el destino, sencillamente el sabio e incierto destino, quiso unirla en un momento anterior en el tiempo. De este modo supo que así su día sería blanco y negro a la vez, como un tablero de ajedrez perfectamente compuesto, con jugadas blancas y negras, pero con un final de partida que siempre acabaría en tablas, y nunca en jaque mate. Al fin y al cabo lo esencial era haber podido conocer ambos colores, amarles a ambos y verles felices, lo demás poco importaba.

Comentarios

Raquel ha dicho que…
XD Aru, esto es de bolero, parafraseo a Machín, don Antonio: "¿Cómo se puede querer dos mujeres (dos hombres) a la vez y no estar loco (loca)?"
Al caldo y a las tajadas, eso está bien, ;)
Duna ha dicho que…
Yo que soy mujer de blanco y negro..qué puedo decir de esto?

Genial, como siempre, Aru. Mil besos.
Arual ha dicho que…
Raquel: Esa es la idea, al caldo y a las tajadas, jeje!

Duna: Gracias querida Duna, creo que me lees con muy buenos ojos, en cualquier caso creo que todos podemos ser personas de blanco y negro en ciertos momentos de nuestras vidas, y de ahí que me haya parecido interesante la idea de este relato. Besos para ti!
Anónimo ha dicho que…
La letra escarlata le colgaba yo a la bibliotecaria esta!
Arual ha dicho que…
Jaja! Vargt pero si sólo tiene pensamientos impuros la bibliotecaria como tú con tu Paris, xdddd!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…