Ir al contenido principal

El secreto de la caverna.

Todos tenemos secretos, historias, mundos, detalles, palabras o hechos que deben ocultarse para no causar dolor a otros, incluso a veces, a nosotros mismos. Y es que hay ocasiones en las que obviamos hasta nuestros propios secretos, intentamos vivir como si no existieran, pero están ahí, y por mucho que tratamos de olvidarlos, siguen acechándonos siempre. Éste no era el caso de la bestia, ella escondía su secreto al mundo, no a sí misma, lo guardaba como un tesoro, encerrado, invisible a los ojos ajenos, protegido con sumo cuidado, porque aquel era un secreto tan maravilloso, que si alguien osaba descubrirlo rompería el mágico hechizo creado causándole un gran daño, así que sin duda alguna su resguardo era la máxima prioridad para aquella criatura.
Las noches de luna llena, cuando todos descansaban y el silencio inundaba el bosque, la bestia salía a recolectar frutos, no cazaba ni peleaba por otras presas porque había descubierto que podía vivir sin alimentarse de otros animales. Su falta de fuerza, aquella carencia de la que tantos se habían burlado en muchas ocasiones provocándole un profundo pesar, ahora no era ningún handicap, al contrario, gracias a ella la bestia halló una solución, una alternativa, y se adaptó a la nueva circunstancia, evitando los constantes enfrentamientos que otros habitantes del bosque mantenían continuamente en la búsqueda del alimento que les sustentaría pero también del alimento que saciaria su sed de poder, un poder que ella detestaba. Así pues no podía fallar en su misión, simplemente no debía, porque si lo hacía se fallaría a si misma, rompiendo en pedazos aquel mundo particular que tanto tiempo y dedicación le había costado recrear. Al amanecer la criatura retornaba a la lúgubre covacha y allí empezaba lo realmente bello y hermoso de cada día. En ese instante empezaba a tejerse la felicidad que siempre había añorado y que tanto había tardado en obtener.
Aquella madrugada la bestia se entretuvo recogiendo unos frutos rojos en la ladera del camino que conducía al arroyo, estaban muy maduros y algunos incluso podridos y se retardó eligiendo los que tenían mejor aspecto y parecía más conveniente consumir y almacenar. Así que regresó tarde a su cueva, pero al entrar un raro presentimiento le indicó que algo andaba mal. Se fijó en las pisadas de enorme tamaño que había a lo largo del tunel de acceso y que demostraban sin duda alguna que dentro había alguien que estaba violando su intimidad, contaminando sus cosas, infiltrándose en su reino privado, alguien que en aquel momento estaba descubriendo su secreto. De repente una intensa furia se apoderó de su cuerpo y de su mente, la sangre hirvió en su interior, un torbellino de emociones se agolparon en su cabeza y sin parar a pensar ni un solo segundo en nada, avanzó rápido y veloz hacia el interior del habítaculo principal. Allí de espaldas a él y gracias a la tebia luz que ofrecía la antorcha que había dejado encendida como señuelo vió una gran sombra manoseando una de sus hermosas esculturas de barro, una de sus magníficas creaciones. La bestia completamente fuera de sí se avalanzó sobre el intruso y empezó una brutal lucha sin tregua, forcejearon sin descanso durante un espacio de tiempo que se tornó eterno hasta que por fin sorprendentemente la bestia consiguió vencer al extraño matándole. ¿De dónde había sacado esa fuerza? ¿Cómo podía haber ganado aquel combate a un ser mucho más fuerte y corpulento? ¿Qué rabia había impulsado un acto tan atroz? La bestia sabía la respuesta: el culpable había sido el poder de su propio egoísmo. Años había tardado en construir su refugio, alejado de todos y de todo, un lugar especial dónde nadie podía dañarle, dónde los únicos sentimientos válidos eran los suyos, dónde nadie le escuchaba pero dónde a nadie debía escuchar, dónde su creatividad era ilimitada, dónde hacía lo que quería, dónde se sentía absolutamente seguro y feliz, un paraíso asocial, escondido en mitad del todo y de la nada, un lugar que había sido inexpugnable hasta aquella terrible madrugada. Matar se había convertido en la única y desesperada salida, el único modo de seguir preservando el misterio. La bestia no sintió culpa alguna, sencillamente suspiró, cavó una profunda tumba donde depositó el cadaver aún tibio y así borró toda prueba de lo acontecido. La paz volvió a su corazón, una paz extraña y atípica pero al fin y al cabo paz, miró a lo lejos hacia las profundidades de la arboleda y no vió rastro de vida husmeando, respiró y entró en la caverna de nuevo. Su felicidad volvía a estar a buen recaudo. Seguía conservando pues su secreto en la caverna.

Comentarios

Mari ha dicho que…
las bestias de las cavernas claro que pueden salir, que nada es platónico al menos que así lo queramos
Arual ha dicho que…
Ayyy a veces comprendo tanto a la bestia... más de lo que puedas imaginar, en cambio otras veces no, es una de mis muchas contradicciones, pero escribí el relato del lado de ella, ya sé que suena terrible, pero en ocasiones valoro tanto mi mundo que no quiero que nadie lo agreda, que lo contaminen, esa es la metáfora.
Besos transoceánicos!
Duna ha dicho que…
A veces me enfado conmigo misma por 'capar' la bestia que llevo dentro. Es difícil escoger entre la compañia o nosotros mismos, y más teniendo en cuenta que a veces el exterior ayuda a que la cueva esté mejor.
Arual ha dicho que…
Sí creo que yo también la "capo" demasiado a menudo...

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …