Ir al contenido principal

Redondo.

Este fin de semana podríamos decir que ha sido redondo para mí, como uno de esos apetitosos donuts de la foto. Es curioso porque el donut es mi pastelillo favorito. Jamás he tenido predilección por el dulce. Soy más de salado, como se suele decir. Pero con los donuts todo cambia, nunca puedo negarme cuando me ofrecen uno y si estoy en un momento de bajón anímico y/o alimentario me salva la vida, qué cosas eh, es una inyección de energía directa en vena con efecto inmediato en mí. El único problema es su agujero, sí los hay sin él, pero aún así esa es su característica principal y su pequeño problema también, a pesar de su redondez, de su perfección, le falta algo, le falta su corazón, y por eso mi fin de semana puedo asemejarlo a él. Me parece un símil perfecto para cómo me he sentido. En apariencia ha ido todo genial: buenos momentos en família, buenos ratos con los amigos, una buena fiesta, buenas conexiones, buenos momentos en pareja, que me inyectaban positividad y fuerza, como el pastelillo que devora sin piedad Homer Simpson en tantos y tantos capítulos de la famosa serie, pero sin embargo había un agujero, algo dentro de mí, me decía que no estaba todo bien, que algo fallaba, algo pequeño o algo grande, algo inexplicable o explicable, un vacío incierto o cierto. Una vez más ese egoísmo que vive dentro de mí, anexado a mí más bien, me ha impedido ser completamente feliz y le odio por ello, no sé cómo cambiarlo, no sé como ahuyentarlo, qué hacer, cómo reaccionar, cómo superarlo, cómo evitarlo, cómo buscar una senda alternativa, ni idea. Mi chico me ha dicho que me relaje, que sea feliz, que disfrute de este magnífico momento de mi vida, sé que tiene razón, sé que él me comprende e intenta ayudarme con sus palabras, intenta completar el agujero de mi donut, y yo me esfuerzo para lograrlo, lo prometo, pero me cuesta, por qué no sé cómo voy a conseguir dejar de sentir esta envidia tan aborrecible cada vez que alguien cercano a mí me anuncia que va a ser mamá o papá, al mismo tiempo que una vez más la odiosa señora de traje rojo vuelve a hacer acto de presencia mensual en mi vida... ¿Tengo cura? Yo sinceramente creo que no.

Comentarios

Juan Cosaco ha dicho que…
Tú pareces ser como yo, sin paciencia para algunas cosas, sobre todo cuando las deseas tanto...
Estoy seguro de que dentro de nada estarás con unas ojeras de campeonato añorando esos días en que todavía no tenías hijos! jajaja
Vosotros, de momento, os estaréis ahorrando una de dinero en preservativos... jajaja
Arual ha dicho que…
Intuyes bien como soy Juan, una impaciente redomada, seguro que dentro de un tiempo cuando esté como tú dices, con ojeras profundas y cansada de no poder dormir más de tres horas seguidas, recordaré tus palabras y seguramente esbozaré una pequeña sonrisa pensando en cuánta razón tienes, pero bueno todo sea por ahorrar en algo, aunque sea en preservativos, :)
dexter ha dicho que…
Que sí, Aru,que sí, que ya verás como pronto en tu casa hay Donnetes


Si España es un Donut, Madrid es el "aujero" (entónese cual lema de manifestación)
dexter ha dicho que…
Por cierto eso de "completar el agujero de mi donut" es pura metáfora
Arual ha dicho que…
Jajaja Dext cielo, sí pura metáfora.... uysss qué niño!!!!
Eso sí en cuanto tenga Donettes me saldrán amigos por todos lados, y algún canguro, ¿cuento contigo? Como amigo sé que sí, como canguro, no sé, no sé....
Duna ha dicho que…
Niña...nadie mejor que yo podría entenderte. Sabes porqué. De nada sirve que los demás te hagan bromas o te digan que todo llegará...en ese momento, eso no sirve más que para sentirte más sola.

Besos solidarios, de alguien que vivió eso durante muchos años.
Arual ha dicho que…
Lo sé Duna, muchas gracias guapa, sé que tú me comprendes muy bien.
Besos!
Mari ha dicho que…
Qurida Arual, qué post este. Sólo puedo decirle, como mamá que soy, que ese agujero no lo llena un hijo, no. Ese agujero lo tiene que llenar usted. Y sé, sí que lo sé, que es lo más difícil del mundo.

Le regalo una caja de donuts entera
besos
3'14 ha dicho que…
recuerda que los donuts sin agujero suelen ir rellenos, y no veas que cacao!
Era por seguir con lo de las metáforas.

Por cierto... en este caso los Donetes auyentan a los supuestos amigos, lo digo para que te vayas preparando también. Que muy monos, que todos quieren ver a la criatura... pero a la hora de la verdad... sigue disfrutando de esos findes que pronto se te acaban ;)
Arual ha dicho que…
Mari: Créeme, es el instinto maternal, que crece en mí a cada momento, creo que un bebé sería el complemento ideal para redondear mi felicidad, es el momento perfecto, lo siento así, y mi chico también... Pero soy una impaciente sin remedio. Gracias por tus palabras y por tus donuts!!!

Pi: ¿Qué te voy a contar que no sepas ya? Jajajaja muy buena tu metáfora del relleno de donuts. Sé que es todo un cacao pero qué le voy a hacer, me gusta el chocolate.
David Daniel ha dicho que…
Caray,que simil has hecho chica...que profunda.
A mi cualquier post sobre la falta de algo interior me interesa,vaya,de hecho yo tengo ese problema todos los dias,jeje.

Por cierto,los donuts rellenos no los soporto,esa crema me parece enfermiza
Harry Reddish ha dicho que…
Creo que el donut o rosquilla no está incompleto/a. El diseño es así y ya está. Si no tiene agujero no es un donut, es otra cosa.
Mis mejores deseos de que todo te salga redondo, como los donuts

Salud
Arual ha dicho que…
David: También los hay de chocolate.... Y te entiendo, ¿a quién no le falta algo o mucho o bastante? Besos!!!

Harry: Gracias por tus ánimos y por tu apreciación, tal vez no fuera una metáfora perfecta pero en el momento en que escribí el post lo fue en mi mente. Besos a ti también!!!

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …