Ir al contenido principal

De mis malos humos y mis evasiones varias...

No digo que no me guste salir, viajar o disfrutar de otras cosas, que me encanta de verdad de la buena, pero lo que realmente me aporta paz y me serena es estar en casa y más desde que soy madre. Así que los fines de semana como éste pasado en los que por unos y otros motivos he permanecido poco entre las cuatro paredes de mi hogar me agotan y hacen que empiece la semana hecha una piltrafa.
Y es que al ir de comunión el domingo, todo el finde giró en torno a los preparativos de la misma. Que si plancha las camisas de los varones de la casa (atrévete a no llevar a tus chicos perfectamente planchados al evento después de oir varias puyitas suegriles acerca de mi capacidad con ese infame electrodoméstico llamado plancha), vete a la pelu (para nada porque con la que cayó el sábado el peinado fashion con ondas hiperestupendas me duró lo que un caramelo en la puerta de un cole), adecéntate tú (depilación... what is it???&make up... mmmm???), haz compras de última hora (en el revoltijo de mi cajón no hallé ni una media sin carreras), etc. etc.
Y después acude al evento en sí pero sudada como un pollo, porque como reza la maravillosa Ley de Murphy mi hijo se levantó con ganas de no ir a ningún lado y con el "no" como constante respuesta, además de con unas ganas de vestirse, no con la maravillosa ropita que con esmero le había comprado mamá, sino con el atuendo culé (muy poco apropiado para ir de comunión por otra parte) y con ese entusiasmo continuo toda la jornada. Eso sí los taconazos no me faltaron porque aunque el día había amanecido al revés tampoco era plan de perder ni un ápice de estilo (ni de dejarme en el armario los preciosísimos zapatos que me había comprado "of course"). Además una vez allí ni me atreví a emitir queja alguna ante mi familia política por nada de lo que me pasaba, porque es "de ley" saber que el niño tiene que acostumbrarse a todo, que no digo que no, pero mi hijo fuera de sus rutinas tiene más peligro que Pepe en el Camp Nou. Así que digamos disfrutar lo que se dice disfrutar pues no difruté nada.
Y si a esto le sumamos que tenía la regla, que para colmo me quedé sin bateria en la cámara nada más salir de misa y no pude hacer fotos que es lo único que me gusta de estos eventos, y también que mi ánimo no es el mejor últimamente, podemos concluir que de verdad de la buena este finde no ha sido algo para recordar.
Pero cuando estoy así de plof, sin ánimo de nada, lo que mejor me viene es evadirme con alguno de mis hobbies así que anoche compensé y me hice en un par de horitas otro fabuloso albúm de mi retoño. Esta vez como en la anterior ocasión usé las plantillas de albúm del Iphoto de mi Macbook, muy sencillas y fáciles de gestionar y manipular. Ahora sólo me queda enviar el pedido a Apple y en breve tendré el fabuloso resultado en mis manos. Al menos me sentiré satisfecha porque una cosita, al menos una, me habrá salido bien en las últimas 72 horas...

Comentarios

Maria ha dicho que…
A mi es que cada vez me gustan menos los eventos familiares de ese tipo, y mas con la familia política porque a la mía puedo mandarla al carajo en cuanto Pío un comentario raro. Que guay lo del álbum, yo tengo un montón de cosas pendientes de temas de fotos, que desastre arrrggghhh. Un besazo y animo
Mamá (contra) corriente ha dicho que…
Afortunadamente, con el niño no me han tocado eventos familiares. Bueno, sí, una boda, pero como era fuera de Madrid, no fuimos. Creo que el día que tengamos que ir va a ser de órdago, pero prefiero no anticiparme y ni pensarlo.

Hija, ya veo que el fin de semana no fue bueno, espero que el siguiente sea mejor! Ánimo!
porfinyomisma ha dicho que…
uyuyuy que cuerpo se me ha puesto al leerte. A mí la comunión de mi sobrino (familia política tb, por supuesto) me toca el 28 de este mes ¡que ilusión!
A las 11:30, voy a tener que levantarme con las gallinas para tener decentes a los 3 fieras y vestidos para la ocasión y que me dé tiempo a arreglarme a mí, que siempre me quedo para la última ¿os suena, no?
Y para colmo es en un cole del Opus ¡guay! me van a mirar el largo del vestido, el maquillaje y el escote ,jajajja en realidad eso sí me la trae al fresco...
¡Anímate guapa! Y desquítate este fin de semana: os perdéis los 3 y no dais señales de vida. Besos.
Vargtimen ha dicho que…
Tu niño, que es muy listo, ya ha aprendido que las comuniones (al igual que los bautizos y las bodas de familiares) entran en la categoría de "cosas de las que más vale la pena huir".
Al menos, si lo hubieras dejado ir vestido de culé.... aunque bien planchado, eso sí, que tu suegra no te dijera nada.
Arual ha dicho que…
María la verdad es que los albumes son un bonito recuerdo y confeccionarlos es uno de mis hobbies favoritos, así que disfruto con ello.

Mama(contra)corriente, yo bufo cada vez que me invitan a algún evento...

Porfinyomisma, me temo que el próximo no pinta mejor, ya hace desde semana santa que no subo al pueblo y me tocará subir o sino mis padres me montarán un pollo así que descansar me temo que descansaré poco otra vez.

Vargt, no si listo si que es, ya tiene claro lo que le gusta y lo que no. Comuniones no, Barça sí!
superamatxu ha dicho que…
A mí este tipo de eventos no me gustan nada ya de por sí, y ya con niños (propios, se entiende) ya son el colmo de pesados.
Y aparte de eso, a mí también me encanta pasar de vez en cuando una tarde enterita en casa sin salir. Es que nunca tenemos tiempo de estar en casa, así que el poder hacerlo es como un regalo.

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …