Ir al contenido principal

Yo concilio, tú concilias, él concilia...

Ya lo he comentado en varias ocasiones que estoy contenta con mi trabajo. Tengo un horario flexible y reducido que permite conciliar vida laboral y familiar bastante cómodamente, las tareas y responsabilidades a mi cargo me motivan y me gustan, el sueldo no está mal, no es para tirar cohetes pero teniendo en cuenta que tengo la jornada reducida no me quejo, y bueno la gente con la que trabajo es maja, hay buen ambiente laboral, incluso con mi jefe me llevo muy bien. Así que no puedo quejarme mucho y menos tal como está el patio actualmente en estos temas.
Pero, siempre hay un pero, ayer mi jefe, que estaba mosqueado conmigo por otro asunto laboral por el que habíamos discutido por la mañana (olvidé una reunión), marcó otra reunión a la que debo asistir de forma permanente fuera de mi horario a partir de ahora todos los lunes. No me quejé y acudí a dicha cita pensando que acabaríamos antes de las seis, hora límite para recoger a mi hijo en la guardería. Cuando a las 17.45 me dispuse a levantarme para irme él me miró con cara de desconcierto. Me disculpé a los presentes y me fui de la sala. Él salió detrás con cara de muy mala sombra y me comentó que era importante que me quedara y que me organizara mejor mi agenda personal. Teniendo en cuenta que mi horario laboral acaba a las 15.30 y que eran casi las 18.00 estaba más que justificada mi marcha en aquel momento. Él conoce mi situación familiar y sabe que no cuento con mucho apoyo. Además siempre que hay que ir a alguna reunión fuera de horas voy, me organizo y voy, sabe que puede contar conmigo. No le fallo en ese sentido porque sé que tengo recompensa. Pero tragándome mi orgullo y para evitar malos rollos laborales, cogí el móvil, llamé a mi suegra y le pedí que por favor recogiera a mi hijo de la guardería en plan emergencia. Ella tardó en responder pero finalmente me contestó. Menos mal que ella vive a 5 minutos y le daba tiempo aún apurando tanto. Regresé a la reunión y esta duró 2 minutos exactos más. Al salir yo estaba en mi mesa recogiendo para irme y se acercó para decirme cuán importante era que yo me quedara, que se hablaban temas que afectaban a mi área y que debía estar. Yo no osé a responder y me despedí. Últimamente utilizo la técnica de ignorar las "pataletas" de mi jefe. Es más efectiva que rebotarse y montar un pollo o seguir con la trifulca durante días y días y además a él lo descoloca. Lo tengo comprobado. Esta semana probablemente no volveré a verle hasta el jueves así que para entonces ya estaré menos cabreada (internamente porque externamente nadie ha notado nada) así que podré afrontar mejor mi técnica de ignorar su "churro". Y es que a veces mi jefe es como un niño, hay que quererle y respetarle, pero hay que saber tratarle en sus rabietas. A mí me ha llevado años conocerle tan bien y aún a veces me pilla desprevenida.

Comentarios

Mamareciente ha dicho que…
Desde luego que la conciliación está lejos, es un temita que siempre me pone a cien. Pero vamos, con un jefe así,....Es obvio que no es consciente de la situación y sólo piensa en él. No existe de todos modos el trabajo perfecto, asi que animo y a capear el temporal.
mamadejulio ha dicho que…
Jo yo me hubiera puesto super nerviosa al verme en esa situacion¡¡¡
Menos mal que tienes a tu suegra a 5 minutos, lo que daria yo por tener eso.
Nosotros donde vivimos no tenemos a nadie para ir a por el peque, yayos y abuelos estan a mas de una hora de la guarde al igual que nosotros. Eso es algo que si pudiera volver a atras cambiaria, pero claro cuando nos compramos el piso sin un duro no nos quedo otra que comprarnoslo fuera de Madrid, sino hubiera sido imposible.
Aun tengo la esperanza de volver algun dia a Madrid, pero lo veo muy muy dificil.
En cuanto a tu jefe, sera un buen jefe, pero ayer se paso un poquito, no????
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Pues yo no sé si hubiera podido mantener la calma al ver que la reunión duraba sólo dos minutos más... Para mí la relación con un jefe, cuando hay confianza (y si tú cumples con lo que te pide fuera de tus horarios y él sabe lo que hay en tu vida, tendría que haberla), tiene que pasar por evitar esas pequeñas trifulcas. Si no, todo se puede ir deteriorando. No me extraña que te cabrearas, aunque no lo manifestaras externamente...
Arual ha dicho que…
Mamareciente, la verdad es que él no suele ser así, y mira que es raro porque ciertamente la famosa conciliación está a años luz de lograrse. Pero en el caso de mi jefe es el primero que cuando me ve agobiada con alguna enfermedad de mi hijo o alguna historia familiar (con la enfermedad de mi suegro por ejemplo se portó de diez) siempre me dice que me vaya a casa sin ningún problema. Lo que pasa es que cuando hay algún mal rollo entre nosotros tiene ese punto feo. Luego cuando pasa el tiempo y podemos hablarlo abiertamente nos reímos porque le digo: "Ya has vuelto a sacar ese punto tuyo tan feo!"

Mamadejulio, bueno lo de los cinco minutos lo voy a tener este año mientras esté en la guardería, justo la que más me gustaba era la que estaba más cerca de la casa de mi suegra. Pero el año que viene que el peque irá al cole ya no, y entonces sí que no sé cómo voy a montarlo en circunstancias así. Supongo que no podré dejar ningún cabo suelto.
Respecto al tema de los pisos a nosotros nos ha pasado un poco lo mismo, queríamos uno más grande y cuando nos mudamos este año si queríamos una hipoteca razonable (y poder dormir por las noches) nos tocó movernos a 20 minutos de donde vivíamos antes, ya sé que en Madrid eso no es distancia pero aquí sí. De todos modos estoy contenta con el cambio porque vivo más cerca de la playa y además me encanta mi nuevo hogar.

Juan, la verdad es que tienes razón la confianza se demuestra en los buenos momentos y en los malos, y esta vez mi jefe no estuvo a la altura. Lo que pasa es que mostrándole mi cabreo no gano nada, ya lo tengo comprobado.
AleMamá ha dicho que…
Buena táctica, pero qué lata. Siempre parece ser que lo que se trabaja de m´s no importa, sólo lo que falta. ¿Porqué ELLOS no se organizarán mejor?
Arual ha dicho que…
Digamos Alemama que la experiencia es un grado y la táctica es fruto de ella, jeje!!
Arual ha dicho que…
Pues bueno hoy por la mañana mi jefe se ha disculpado por su "churro" del lunes. Y yo ya no estoy tan cabreada.
superamatxu ha dicho que…
Yo estoy de acuerdo en que cuando se ponen tan cerrados en banda es inútil discutir, es mejor dejarlo correr sin enfrentarse (porque llevas las de perder) y esperar a que se le pase la ofuscación.
Y sí, yo también tengo reducción y vivo situaciones semejantes: cuando está todo bien son todo palabras de comprensión: no si tienes derecho, si lo entiendo, faltaría más... Pero cuando se ven pillados con algún marrón, entonces se olvidan de los "buenos sentimientos" y de que tienes reducción de jornada.
P.D. Te he contestado al comentario sobre la ORP.
Arual ha dicho que…
Es que las cosas son tan fáciles en los buenos tiempos, pero claro cuando hay marrones ahí sale el verdadero yo de nuestros jefes, jeje!!!
Gracias por tu comentario del ORP guapa! Yo también te he contestado.
superamatxu ha dicho que…
Volviendo a la ORP: ¿qué tal leerle algún cuento relacionado con el tema para que le vea el lado "divertido"? Por ejemplo, en nuestro cole ahora están leyéndoles este a los de dos añitos: "Mamá, tengo pipí" de Guido Van Genechten, editorial Elfos.
Arual ha dicho que…
Ok lo probaré a ver si se inspira y se anima, gracias por el consejo!
Vargtimen ha dicho que…
Ah, los jefes... son un mundo aparte. La mía controla mi vida como el Gran Hermano de Orwell. He optado por ser un felpudo y seguirle la corriente mientras está presente e ignorar su existencia en cuanto sale (o salgo) por la puerta. Hay que pasar por el aro, por injusto que nos parezca.

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …