Ir al contenido principal

Asimetría.

Suena el despertador a la hora de siempre, ella se despereza unos minutos y se levanta por el lado izquierdo de la cama. Sus pies aún tebios rozan el suave parquet del suelo y se dirije disfrutando de aquella delicada sensación hacia la cocina para prepararse el desayuno. Piensa en su vida en París, un sueño realizado ya de ocho años. Una brillante carrera profesional, un círculo social de amigos envidiable y ese adorable y confortable ático en el Marais en el que ahora vive y que tanto le costó alquilar. ¿Qué más se puede pedir? Mira por la ventana los tejados parisinos y piensa en qué sí se puede pedir más egoístamente: alguien a su lado, alguien como Jorge. Ni Claude, ni Jean Paul, ni aquel inglés que le partió el corazón, David, habían sido capaces de cubrir sus expectativas, demasiado altas quizás, un listón imposible tal vez, Jorge era mucho Jorge, y nada sabía de él desde que vino a la ciudad de la luz. Con el tazón de café en la mano siente la tentación de buscar aquel viejo albúm en la libreria del salón. Lo hace y lo encuentra. Abre la página marcada y allí está aquella sonrisa que jamás olvidará en su última noche juntos. Aquella en la que ella le contó su intención de irse a la capital francesa y aceptar aquel puesto de trabajo en el Banco Nacional de París, y él no se opuso, no quiso, la quería tanto que no podía poner trabas a sus sueños, su alma se partió en dos pero no quiso estropear todo lo bueno que habían tenido. ¿Con quién compartiría ahora aquella sonrisa?
Suena el despertador a la hora de siempre, ella se despereza unos minutos y se levanta por el lado izquierdo de la cama. Sus pies aún tebios rozan el frío gres del suelo, rápidamente corrige la sensación calzándose las zapatillas y se dispone a dirigirse a la cocina para preparar el desayuno.
Acaricia su vientre, un vientre que ha crecido en los últimos cinco meses, está embarazada de su primer hijo, es su modo de darle los buenos días. Mira al otro lado y sonríe, su mirada se cruza con la de Jorge, su marido, él también se despereza y se dispone a levantarse. Piensa en su vida, es feliz, él está allí, junto a ella, es el hombre que siempre quiso tener, su alma gemela. Las cosas no les van mal, ambos tienen trabajos que les gustan, ahora van a agrandar la familia y su sueño de ser padres se cumplirá en breve. Con el tazón de café en la mano siente la necesidad de salir al salón y mirar aquella foto que cuelga ahora en la pared, ella junto a Jorge en París, con el Puente de Alejandro III y la Torre Eiffel de fondo en aquel viaje que realizaron tan sólo unos meses atrás. Un sueño de los dos, conocer la ciudad de la luz, uno de la mano del otro. Lo decidieron aquella noche, en que ella le contó a Jorge que no aceptaría ese trabajo en la ciudad del Sena, la misma noche que se prometieron que jamás nada les separaría. Y compartieron sonrisas.

Comentarios

Ivan Avila ha dicho que…
precioso por ser bocado de realidad

besitos
EL CHICO GRIS ha dicho que…
Bello.

Un saludo.
Unknown ha dicho que…
La doble vida de Arual, por Krystof Aru-lovski.
Genial!
Sett ha dicho que…
Bueno,antes de leer este post,te dire que he votado tus pelis.
Sett ha dicho que…
Ahora que lo he leído,te doi la enhorabuena por partida doble.Por haberlo escrito de una forma tan genial y con tanta calidad,y por....

Un beso.
Arual ha dicho que…
A todos: Jejeje! Hay bocados de realidad, pero no todo es real eh!
Raquel ha dicho que…
Tomó la decisión acertada, pues, la que la hizo feliz, que, al fin y al cabo, es a lo que todos aspiramos.
Un beso.
Mae ha dicho que…
Jo, y ahora que he leido esto y me has dejado con los bellos de punta de la emoción, solo me queda darte la enhorabuena y decierte que me alegro mucho mucho por ti y de que seas feliz.
Besos cielo, tú te mereces eso y much o mas...
Arual ha dicho que…
Raquel: Claro que sí....

Mae: Eh! Que esa no es mi historia aunque tiene bocados de realidad... jeje!
Mae ha dicho que…
ja ja ja, bueno, pero seguro que tú eres tan feliz como la de la historia... Aunque sabemos que nada es perfecto :)
Besos guapa.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…