Ir al contenido principal

Una llamada.

Hoy he recibido una llamada de una antigua amiga, bueno de una amiga que aún la considero como tal, pero con la que de un tiempo a esta parte he ido perdiendo el contacto. Ella vive en otra ciudad y lleva una vida radicalmente distinta a la mía. Solemos coincidir ocasionalmente en el pueblo, en verano o en Navidad, pero la verdad es que la relación se ha enfríado, supongo que no es muy lógico que sea así, ahora más que nunca la comunicación está al abasto de todo el mundo y el hecho de que alguien esté físicamente lejos, ya no es ningún handicap para no poder mantener el contacto, pero bueno tanto ella como yo hemos dejado que la distancia nos afecte demasiado y aunque hacemos intentos vagos de aproximación una o dos veces al año, yo noto que la cosa está demasiado forzada, y no me gusta. No nos hemos hecho nada la una a la otra y no tenemos ningún motivo por el que guardarnos mutuo rencor. Pero creo que lo que sucede realmente, al menos por mi parte, es que apenas tenemos cosas en común, lo que a los dieciséis años nos hacía inseparables ahora parece que se ha esfumado, y por más que intento buscarlo no alcanzo a encontrarlo de ningún modo. Nuestras inquietudes han cambiado y también nuestro modo de ver la vida, así que nuestros encuentros son más que nada choques, y yo a estas alturas, no estoy muy por la labor en cuestiones sociales, o las relaciones salen naturales o mejor dejarlas correr, cada vez soy más sibarita en ese aspecto, lo único que sinceramente me inquieta es olvidar lo bueno que ella me aportó en otros momentos de mi vida, tal vez ese sea un motivo suficiente para no dejar morir del todo la amistad y conservar siempre un buen recuerdo de ella.
Ha sido pues su llamada de esta mañana preguntándome cómo andaba y qué era de mi vida, la que me ha hecho reflexionar sobre la amistad. Es curioso porque pensándolo bien me doy cuenta de que tengo muchos conocidos, tal vez demasiados, es lo que tiene haberme críado en un pueblo pequeño y el no vivir en una ciudad demasiado grande, pero poseo pocos amigos, y de estos últimos sólo una amiga la conservo desde la infancia, digo amiga de verdad, de las que puedes contar para cualquier cosa y que nunca te falla, de esas que se saben al dedillo tu vida y tú la suya, y que jamás te cuestionan ni te juzgan, simplemente están siempre ahí. A medida que he ido quemando etapas de mi vida he ido conociendo a más gente que con el tiempo se han convertido en grandes amigos, gente de la universidad, del trabajo, gente amiga de otra gente, gente que comparte mis aficiones, etc. Pero cada vez me cuesta más echar lazos de amistad, será la edad, o seré yo que estoy cambiando. Soy una persona muy sociable, y entablo conversación muy rápido con cualquiera, de hecho soy la típica comodín en todas las cenas, "te ponemos aquí porque tú congenias rápido con todo el mundo", me dicen muchas veces, pero a la hora de afianzar una amistad me cuesta mucho, y últimamente noto que solo deseo mantener el contacto con aquellos que me aportan cosas positivas, sé que suena a egoísta, pero creo que me honra el no alimentar relaciones de amistad que no llevan y no aportan nada. Odio la hipocresía y esa es la base de la amistad falsa, así que rehuyo de todo lo que no sea sano y enriquecedor.
En fin no voy a seguir dando la brasa sobre la amistad en los tiempos que corren, cada uno tendrá su opinión y será tan buena como la mía. Simplemente quise escribir sobre lo que me ha pasado con la que durante un tiempo fue una de mis mejores amigas. Y también hablar sobre lo que para mí ha ido significando la amistad en estos treinta años de vida.

Comentarios

naidleim ha dicho que…
Hola.
Acabo de descubrir este blog y me ha parecido muy interesante tu reflexión sobre la amistad.

Hasta hace poco yo también tenía una gran amiga. Pero por diversos temas desagradables acabamos rompiendo nuestros lazos. Además yo me mudé de ciudad y eso no ayudó mucho a seguir manteniendo nuestra amistad.

La última vez que la ví tuvimos una conversación fría y distante, algo absurdo ya que nos conocemos desde pequeñas.

En fin, quiero decirte que aún así yo sigo creyendo en los amigos de verdad. Sigo pensando que la amistad es una de las cosas más importantes de la vida, y que sin ella casi nada tendría sentido.

Quizá esté equivocada, pero ojalá que no

Besos
3'14 ha dicho que…
Como bien dices, la vida son etapas. En ellas hayamos por el camino personas que en esos determinados momentos, por las circunstancias, están más cercanas a ti. Unas perduran, la mayorían se quedan ahí. Pero todo conlleva algo positivo. Todas esas personas que en alguna ocasión fueron importantes y formaron parte de nuestras vidas, quedan. Ayudan a construir lo que somos en la actualidad. Al igual que nosotros en la de los demás.
Debe ser la edad, Aru, porque a mí también me pasa, cada vez mi círculo se estrecha más. Pero fuera de él quedan muchas partículas mías y otras de tantos que tendré que sumar a ese punto tan concentrado que cada vez es más conciso, pero intenso a la vez.

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …