Ir al contenido principal

Se recomienda acompañar de un bol de palomitas.

Llevo varios días queriendo escribir sobre CASINO ROYALE, desde que tuve la oportunidad de verla hará por lo menos un par de semanas, y por una cosa u otra no encontraba el momento adecuado para hacerlo. Como embutida en uno de esos múltiples cañones de revolver oscuros de estética pop que se manchaban con sangre en algunos títulos de crédito de las pelis de la serie Bond, la información se abarrotaba en mi mente, explotaba dentro de ella, y no lograba ordenarla, ni tan solo sintetizarla, ni tampoco conseguía hallar las palabras exactas. Pero al fin las encontré y creo que ahora soy capaz de contaros la impresión que me causó esta última entrega de la famosa saga basada en las novelas de Ian Fleming.
La verdad es que partimos de la base de que el agente 007 es un tipo duro, valiente, no teme a la muerte, es elegante en su pose y en su manera de actuar, no se mancha, no suda, siempre aparece impoluto, insensible a cualquier vínculo afectivo, es un tipo muy duro. Y así lo conocemos, siempre lo hemos visto de esta guisa, y estas son sus cartas de presentación. Pierce Brosnan ha sido el máximo exponente de este concepto. Pero es un hombre, no una máquina, y como tal, posee un pasado, un pasado que explica el porque es como es, que nos lleva al inicio de su historia como agente secreto al servicio de Su Majestad y ese comienzo nos lo explica esta extraordinaria película, una película que cuenta con Daniel Craig, un actor no demasiado conocido que ya en MUNICH me dejó impactada (y ligeramente enamorada para que engañarnos, esa mirada es realmente interesante y el físico espectacular), y que ahora hace un Bond tremendamente especial, para mí tan auténtico como en su día lo fue el gran Sean Connery.
La narración nos remonta a un agente en sus primeros pasos en la categoría 00, recién ascendido, un espía que no duda en transigir, en llevar de cabeza a su propia jefe, esa estupenda M (una Judi Dench a la que el papel le va como un guante) que no acaba de lograr poner en vereda a su pupilo. Él siempre será un rebelde. La escena inicial es trepidante y digna del mejor film de acción. Con ella nos ofrecen el primer aperitivo de lo que vamos a ver, una película de puro entretenimiento. Pero hay algo más. Vemos por fin a un Bond sudoroso al final de aquel periplo con ascensión hasta una altísima grua de construcción que pone el corazón a cien al más pintado. Y de aquí a disfrutar. La historia de amor, tierna y conmovedora, la inolvidable partida de poker en el Casino Royale, la tortura de LeChifre, la revolución interior que experimenta el protagonista, todo absolutamente todo, no contaré detalles porque os recomiendo verla y no quiero estropearos nada, es una auténtica delicia. Yo lo pasé en grande. Me divertí mucho y como no conocí el auténtico fondo de James Bond, ahora no voy a odiarle tanto cuando rompa el corazón de otra mujer. Probablemente le comprenderé.

Comentarios

Harry Reddish ha dicho que…
Aún no me he atrevido a verla, pero no dudo que pronto lo haga. La verdad que el nuevo Bond, me recuerda más a un agente de la KGB que al fino y flemático agente del MI6. Supongo que esta afirmación te resultará bastante familiar pq la llevamos escuchando bastante tiempo desde que se eligiera a Craig como el actor que encarnara a 007. No obstante y siguiendo tu recomendación, iré a verla, como así continuaré visitando este bonito blog que tienes. Un saludo
3'14 ha dicho que…
No la he visto, tampoco tengo mucho interés, cuando la echen por la TV la miraré.
monologuista ha dicho que…
Pues yo tampoco la he visto, y he leido en otro blog que resultó un peñazo. Así que dado que no me gustan las pelis de 007 (bueno, no lo se, nunca he visto ninguna), tampoco correré para verla.

Gracias por la crónica, que me predispone a verla con otros ojos, cuando lo haga.
Arual ha dicho que…
Yo la verdad es que era más fan de las pelis de Bond antiguas, sobre todo de las que salía Connery, de las útlimas no salvava ninguna, eran tan imposibles las piruetas y las escenas de acción, que me sobrecargaban, pero esta última es tan diferente que por eso me gustó. A mi chico que le va más la marcha y la acción le decepcionó. Así que más o menos os doy una pista de cómo es.
Saludos y bienvenido Harry por estas páginas!!!
dexter ha dicho que…
Yo desde que me enteré de que no habían elegido a mi Clive como Bond y en su lugar habían elegido al inmigrante rumano ese, ya como que paso
Arual ha dicho que…
Ya te daré inmigrante rumano yo a ti Dext... pero si está de muy buen ver el mozo, y tiene unos ojazos que no veas.... mmmmm, mejor dejo de pensarlo que estoy en horario infantil...
Harry Reddish ha dicho que…
Arual, estuve mirando tu blog y me gustó mucho, así que para tenerlo más cerca, te enlazaré al mío, si no te importa.
Saludos
Arual ha dicho que…
Harry para nada me importa, me alegro que te guste. Saludos!!
elbé ha dicho que…
Pues me han entrado ganas de verla. Ya te diré.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …