Ir al contenido principal

Soñar sale gratis!!!

En la semana de la salud por excelencia del año, el viernes más de uno oiremos decir aquello de: "¡Salud que tengamos!", una servidora se dispone a soñar sobre lo que haría o hará (pensemos en muy positivo) si el viernes le toca la loteria.
En primer lugar, me pellizcaría, no fuera ser que fuese un sueño y luego la decepción demasiado grande para ser asumida, así que primero contactaría con la realidad. Después de reir, llorar, volver a reir, asustarme, volver a llorar, gritar, llamar a mis familiares más directos y comunicarles que correré con todos los gastos de los fastos navideños, y volver a reir y llorar todo a la vez ciento veinte veces más, pararía en seco y respiraría hondo.
Así iniciaría la fase dos, que yo la denominaria planificación financiera del gasto. Primero taparía mi agujero negro, cancelar la hipoteca de mi casa, como no. Después obtendría el favor del último objeto de mis deseos, lo avisté el otro día en FNAC y lo mío con él fue un amor a primera vista, eh, no malpenseis, es el iMac con pantalla de 24 pulgadas, ¡una auténtica preciosidad!


Después acompañaría a mi marido a hacer lo propio con su particular amor platónico, una Honda CRF 450, o algo así, que es a lo que más celos tengo yo en esta vida. Y algún día os explicaré el por qué. No muestro foto porque no sé exactamente cómo es.
Y finalmente reservaría un estupendo viaje a algunos de mis destinos soñados para compartir con mi chico, una vuelta al mundo muy personal, y lo haría como vulgarmente se denomina a "tutiplén", o sea, a lo grande, sin miserias, los mejores hoteles y las mejores compañías aéreas, intentando evitar "Aires Madrides" y sustos similares, no sé si me explico. En el paquete vacacional por supuesto entraría Nueva York y además viajaría allí primero, no fuera que luego se me estropearan los planes y me quedara sin visitar la ciudad que siempre he anhelado visitar. También estarían en la ruta una visita a Tokyo (la ciudad donde transcurre una de mis pelis favoritas LOST IN TRANSLATION), Hong Kong (vi un día un reportaje en la tele y me fascinó su modernidad extrema), una estancia en la Polinesia (siempre he querido alojarme en un hotel de ensueño en medio de un atolón ya que suena mega purificador y relajante), la zona oeste de USA (Las Vegas, LA, San Francisco, El Gran Cañón), la Patagonia argentina y el alquiler de una bonita villa vacacional en plena Toscana italiana. Todo dependería del presupuesto del viaje, en función del premio ganado, claro está. Para ello debería disponer de una excedencia laboral porque no me da con mis vacaciones, y eso que tengo bastantes, no puedo quejarme.



Y lo que me quedara lo invertiria en algún interesante producto financiero de rentabilidad moderada y conservadora, no soy nada arriesgada para estas cosas, y a seguir trabajando, porque claro como mucho pueden tocarme 50 millones, el premio gordo de Navidad de un décimo, que es lo máximo que tengo, y no creo que la cosa me diese para mucho más, y menos para retirarme vaya. En fin que soñar es barato y lo he pasado bien imaginando todo esto mientras lo escribo. ¿Y vosotros qué hariais?

Comentarios

Duna ha dicho que…
Vaya Arual, menudo festín te ibas tú a dar.
Pues yo lo primero pagar la hipoteca, también. Lo de viajar no lo haría, porque no me gusta. O bueno, igual sí que recorrería España de hotelitos...y también con excedencias generales, y canguro para mis pitufos incorporada.
Anónimo ha dicho que…
Lo primero de todo asegurarme un cántaro de diamante para que no se me rompa en el cuento de la lechera. ;)
Arual ha dicho que…
Jajaja! Lo del cántaro es buena idea Pi, ves tú qué previsora, pensando en el futuro, y yo ale gasta que gasta.... Si es que no tengo mesura!!!
Monologuista viajar por España también es viajar y también puede salir caro eh...
Anónimo ha dicho que…
Yo lo primero que haría sería comprarme un décimo
elbé ha dicho que…
Me han tocado 100€ así que la hipoteca se quedará como estaba. Respecto a los viajes, ahora que han chapado AirMadrid, supongo que mejor me quedo en casa y me monto un "viaje" por mi cuenta.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…