Ir al contenido principal

Etapa cerrada.

Pues ya está, finiquitada la etapa laboral de mi socio. Esta mañana ha tenido reunión en la empresa con el administrador concursal encargado de la liquidación de la misma, le han entregado la documentación y adiós muy buenas.

La sensación una vez acabado todo el periplo es de descanso, de quitarnos una pesadilla de encima, es así. Ahora a la cola del paro, la más larga y concurrida de este país. Por no se sabe cuánto tiempo, es lo que hay.

Estos días he andado un poco agobiada con el tema. Y es que por más que yo intente estar positiva la gente que me rodea no para de recordarme lo triste de la situación, lo mal que está todo, las perspectivas tan agoreras que tenemos por delante, y claro una se cansa de intentar ver lo bueno de todo y ser la única que lo haga.

Mi socio poco a poco se contagia de este espíritu apocalíptico y a ratos creed que no sé cómo ingeniar una respuesta positiva ante su pesimismo creciente.

El domingo sin ir más lejos en una comida con la familia política, es decir, con los seres queridos de mi marido, el ambiente era casi de funeral. Yo la verdad salí hecha trizas. Lo mismo me pasó con algunas de las amigas que tengo aquí, algunas de ellas en paro, el viernes salí a tomar algo con ellas y los peques y los "ánimos" que me dieron fueron para echar a correr y no mirar atrás.

Ahora toca ir al pueblo por Semana Santa e imagino que será más de lo mismo. Creo que me pasará como cuando murió mi padre que casi prefería no salir de casa ni ver la luz del día porque cuando lo hacía todo el mundo tenía que andar compadeciéndose de mi triste situación.

En fin que esto es una mala racha y que sí que mi vida es jodidamente triste, nótese la ironía, pero por favor, que la gente deje de recordarme estos detalles a cada punto porque ya soy mayorcita y tengo suficiente memoria para que no queden en el olvido. Y sí señores, casi lo que necesito es más una palabra amable o un reconfortante silencio, que otra cosa.



Comentarios

Ángeles H. ha dicho que…
Ánimo, que seguro esta etapa también os reportará cosas buenas. No lo digo por decir, de verdad lo pienso.

Llámame loca, pero a ratos veo como una liberación en el hecho de quedarse en paro, un escape para pensar en otras cosas y tener ideas, valorar otras posibilidades, no sé... Crear, emprender, incluso dedicar tiempo a otras cosas.

Sin quitarle importancia a la realidad y siendo conscientes de nuestra situación, hay que intentar como sea darle la vuelta y tratar de sacar algo bueno de ella. Sin duda, el momento pasará, y al menos que cuando pensemos en lo que fue, el recuento sea bueno, y hayamos sacado provecho (el que sea) de todo ello.

Un abrazo.
Arual ha dicho que…
Desde luego hay que sacar el lado bueno, eso es lo que intento yo, gracias por tus palabras!
lamamadeunabruja ha dicho que…
Hola guapa:

Pues yo ni voy a ser agorera ni negativa... A mí me echaron del trabajo cuando quise reincorporarme después de la excedencia, al principio lo vi como algo negrísimo y no sabía como íbamos a hacerlo, ahora lo pienso y estoy mucho más feliz que si estuviera en aquel trabajo todavía.

Haced cuentas y organizaros económicamente según ellas, y que él aproveche para todo lo que no ha podido hacer por el trabajo, que aproveche para estar con los peques que no volverán a ser peques.

Ya verás como los tiempos mejores vuelven y este tiempo lo recordará como una etapa más.

Un besote!
Arual ha dicho que…
Así es guapa! Un besazo! Y cada día lo veo más así.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…