Ir al contenido principal

¿En qué debía ocupar mi tiempo antes?

Esta semana aprovechando que el peque estaba en el pueblo con los yayos he tirado más horas en la oficina que en cualquier semana laborable. Soy una pringada lo sé. Debería haber aprovechado para irme una tarde al spa y relajarme con algún masaje, o ir a la peluquería (bueno a eso iré mañana porque mis canas claman al cielo ya), o ir de compras, o tirarme en el sofá a vaguear, cualquier cosa de esas que siempre digo que me es imposible hacer porque con un niño pequeño no hay manera. Pero no por Dios, soy tan tonta que he aprovechado para avanzar trabajo en la oficina y con la excusa he salido tarde casi todos los días del trabajo. Además al salir he aprovechado para ordenar el trastero y organizar juguetes en casa, vamos planazo Movistar!!!
Aún con todo no os creáis que sí que me he salido un poquito de la rutina, tampoco voy a decir lo contrario, porque fui al cine el lunes por la noche con el socio, y la verdad es que disfruté como una enana, ah y el domingo noche también salimos a cenar en plan pareja, que ya no me acordaba ni lo que era cenar los dos solos y tener una conversación adulta sin interrupciones cada cinco nanosegundos.
Y me he puesto al día por las noches con las series, que claro cenamos a las ocho en horario infantil igualmente, a las ocho y media cocina recogida y ya en el sofá, y con tanta noche por delante da para muchos capítulos de 45 minutos. Casi que a ratos me entran ganas de leerle el cuento a mi marido. Con todo me pregunto a qué dedicaba mi tiempo libre antes de ser madre. En qué narices debía ocupar mis horas after work. A ver no he sido jamás de ir al gimnasio, ni tampoco he sido de ir a tomar algo por ahí al salir de la oficina, algún día puntual sí pero no a diario, así que quitando las visitas al Carrefour de turno para llenar despensa, o como mucho alguna vueltecita por el centro a ver escaparates, me pregunto qué narices hacía, de verdad lo pienso y me imagino lo aburrida que era mi vida antes de tener a mi tesoro. Que sí que veía muchas pelis y series,  y leía libros, claro, y en verano me iba a la playita a pasar la tarde, y bueno bloggeaba compulsivamente, hombre actividad tenía pero vamos para rellenar tanto tiempo libre no sé yo. De todos modos ahora que lo pienso sé que tiraba horas extra en la oficina por un tubo también, lo de esquirol lo llevo en los genes me temo.
En fin que hoy me ha dado qué pensar en todo esto. Es lo que tiene tener tiempo libre. Pero sabéis prefiero no tener este tiempo libre y poder disfrutar de mi peque. Tengo tantas ganas de verlo. Me muero de añoranza. Y mi socio también. Contamos las horas para que sea jueves noche y volver a abrazarle y besarle. Aissss qué par de bobos, no sabemos vivir sin él!!!

Comentarios

Treintañera con hijo ha dicho que…
Es verdad, siempre pensamos en todas las cosas que haríamos de tener tiempo y luego cuando lo tenemos no sabemos que hacer. Yo también prefiero tener a mis tesoros.
Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
...traigo
ecos
de
la
tarde
callada
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
ARUAL

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

José
Ramón...
Silvia ha dicho que…
Cómo te entiendo!! A mi me pasa igual que a ti. O no me organizo bien mi tiempo libre o me cunde mas bien poco. Mo se como lo hacia antes pero ahora es imposible!!!
Arual ha dicho que…
Es curiosa la relatividad del tiempo con niños y sin ellos :)

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…