Ir al contenido principal

Abducida por Steve Jobs.

Cuando algo me agobia  mucho, estoy triste, ausente, agobiada, necesito desconectar de algún modo, y estos días os prometo que esta desconexión es de obligado cumplimiento por lo que ya os expliqué en el post anterior. Así que ayer por la noche me lié a actualizar el Iphone 4 de mi marido al sistema operativo IOS5. Entretenida estuve hasta las 00.30 de la madrugada y aunque estaba cansada disfrutaba tanto con mis movidas tecnológicas que ni me di cuenta de la hora que era. Sólo sé que mi socio roncaba desde hacía mucho rato en el sofá y que cuando lo desperté para ir a la cama me respondió como si estuviera en otra dimensión el pobre.
Y es que desde que hace más de año y medio adquirí mi Macbook he de reconocer que mi adicción al mundo Apple y la tecnología se ha acusado un montón. Desde siempre me ha gustado ser un poquito geek (aunque no tenga la inteligencia de Sheldon Cooper para mi desgracia), pero reconozco que con Windows la dificultad de manejarla bien hacía que muchas veces me cortara a experimentar sola por miedo a liarla parda. En el trabajo sigo aún con Windows, no creo que por mucho tiempo dado que mi jefe es un verdadero fan de Apple y ya estamos estudiando la manera de hacer la migración total a Apple. Pero en mi vida informática personal soy "applemaníaca" total. Y es que el verdadero mérito de Steve Jobs en mi humilde opinión ha sido acercar la tecnología al usuario. Creo que miraba sus gadgets desde los ojos de una persona sencilla de la calle para hacerla asequible a todos. Empatizaba tanto con todos sus futuros clientes que consiguió algo mágico, revolucionar el mundo informático sí, pero también engancharnos a sus productos por los simples, claros y fáciles que resultan. No me parece exagerado compararlo con genios de la altura de Einstein, Da Vinci o Mozart. Jobs ha cotidianizado la tecnología de una manera increíble y ha inyectado a nuestras vidas el concepto de la eficiencia tecnológica. Puede que Jobs des de el "mac" allá me haya abducido pero en los tiempos que corren no dejo de pensar en cuánta falta nos hace tener a más personas como él.

Comentarios

Silvia ha dicho que…
Caro que no es exagerada la comparación: cada uno en los suyo pero sí pueden ser comparables, y eso que a mí estas cosas no me van nada y soy más bien torpe!
superamatxu ha dicho que…
Dices que ha conseguido acercar la tecnología a la gente, y eso es de un mérito increíble. Yo me dedico al mundo de la informática y la tecnología y cada vez parece agrandarse más la brecha entre los amantes de la tecnología y el resto del mundo. Los usuarios nos ven a los informáticos como unos "Frikies" y nosotros a ellos como unos "Cavernícolas"... Así que los puentes que unan ambos extraños y además como en el caso de Apple lo hagan de manera tan apetecible es más que meritorio.
Todo un visionario Jobs. Chapeau por él.
Maria ha dicho que…
Uuuffff me encanta!!! Yo soy Mac-era tb! Estoy feliz con mi iPhone y mi portátil!!! Ya pertenezco al lado oscuro jajjaja y no hay quien me mueva! Miles de besos guapa!!
Vargtimen ha dicho que…
¡Espíritu de Steve Jobs, abandona el cuerpo de Arual! ¡Te lo ordeno! - dicho esto mientras te salpico con agua bendita.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …