Ir al contenido principal

Una serie de catastróficas desdichas en y alrededor de Aru.

Tranquilos todos, no me pasa nada grave, pero el título va a colación porque llevo unos días que parece que no doy pie con bola. Me encantaría decir que estoy centrada, que puedo con todo, pero la verdad es que la mayor parte de las veces la presión puede conmigo y entonces vienen rachas como ésta. Mi hijo tiene gripe, esto no es nada extraordinario, medio país está igual. La verdad es que por suerte la ha pillado bien floja, poca fiebre, mucho moco, y algún episodio de diarrea, pero nada comparado con los síntomas que han presentado algunos de sus compañeros de guardería sin ir más lejos. Lo que sí tiene es tos, y como no tos nocturna, eso impide que el pobre concilie el sueño, que lo conciliemos su padre y yo, y la falta de descanso deriva directamente en mal humor y en mi caso también, falta de concentración a todos los niveles. Además hace un par de días su virus o cualquier otro decidió hacer acto de presencia en mi cuerpo y de ahí que ayer amaneciera yo más muerta que viva y con una gastroenteritis de esas de no menearse del cuarto de baño, no hacen falta más detalles, ¿verdad? Menos mal que el peque ya estaba mejor y pudo ir a la guardería con lo que en cierto modo pude "disfrutar", si a esto se le puede llamar así, de un relajado día en casa, en intimidad, yo, yo misma y mi wc. Pero dejemos el lado escatológico y pasemos al día de hoy. Esta mañana ni todo lo recuperada, ni todo lo descansada que corresponde, pero arrastrada por la impetuosa necesidad que hay en mi empresa de mí (abro paréntesis, ja, ja, cierro paréntesis) me he ido a la oficina, y para rizar el rizo he tenido un accidente de tráfico. Nada grave, estoy bien y el único malparado ha sido el frontal de mi coche, pero el susto no me lo ha quitado nadie. Cuando he llegado al trabajo era difícil determinar si el blanco nuclear de mi cara se debía al susto por el choque con el coche o por las secuelas de mi reciente convalecencia. En fin que como veis he acabado la semana, en lenguaje muy vulgar, dpm. Y espero de verdad que esto se quede así. Porque aún queda el fin de semana por delante para darme más "alegrías".
Todo esto me pilla en un momento un poco delicado anímicamente hablando, justo el miércoles por la noche una compañera de trabajo embarazada de 7 semanas tenía un aborto espontáneo similar al que sufrí yo antes de quedarme encinta de Alex, y similar también al que ella misma había sufrido tiempo atrás. Ni que decir que esto me hizo pensar mucho otra vez en mi idea de volver a ser madre y lo probablemente complicado que resultará para mí. Sé que esta afirmación es una soberana idiotez, pero no puedo evitar darle vueltas a mi anterior experiencia: tantos meses intentándolo, el hecho de conseguirlo y sufrir el aborto, después otra vez a la carga, más meses obsesionada con el tema y por fin... milagro... test positivo y embarazo con final feliz. Hasta hace bien poco no quería ni hablar de momento en repetir maternidad, pero últimamente sí que me lo he planteado, aquí en mi blog hay pruebas fehacientes de ello, y sinceramente, tengo que reconocerlo, me da mucho, muchísimo respeto. Qué complejo es todo!

Comentarios

ha dicho que…
Si que es complicado a veces, sí. Ánimo!!
mamadejulio ha dicho que…
Jo cuantas cosas se te han juntado!!
Espero q el finde sea tranquilito y no te de mas sustos.
Yo también ando con el pensamiento de un segundo embarazo y aunque en mi caso mi embarazo anterior fue muy fácil me da miedo cualquier contrariedad q pueda perturbar el bienestar y felicidad de Julito.
Anónimo ha dicho que…
No me extraña que estés hecha polvo... Después de una gastroenteritis que te dejan más tirada que una colilla, tienes un accidente de coche, aunque haya sido leve... Te tenías que haber vuelto para casa, hija...
Ya verás como cuando te recuperes del susto y de la gastroenteritis ves todo, incluso lo del posible futuro embarazo mucho mejor.
Ánimo!
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Claro que es complejo, pero también bonito, precioso, y por eso te lo planteas. Hagas lo que hagas, lo importantes es que estés a gusto y feliz.

Y no me extraña que te dé el bajón con eso que acertadamente has llamado una serie de catastróficas desdichas (me alegro de que el accidente haya sido sólo un susto...). Pero habrá días mejores y entonces lo verás todo de otra forma.
MeGustaSerMama ha dicho que…
Si es que hay dias que parece que todo se tuerce...ánimo.
Treintañera con hijo ha dicho que…
Desde luego que no has tenido una de tus mejores semanas. Procura descansar el finde y ya verás como el lunes lo ves todo un poco mejor.
Arual ha dicho que…
Gracias a todos por vuestras palabras chicos! Añadir que el finde ha ido bien, me escapé al pueblo a oxigenarme, y compartir mi tiempo con mi familia y mis amigos ha obrado milagros en mí. Esperemos que la semana que empiece al menos sea un poquito mejor...
El Impenitente ha dicho que…
Podría haber sido peor. Podría haber llovido.
LA TETA REINA ha dicho que…
A perro flaco, todo son pulgas, como reza el refrán.

Ánimo!, en cuanto os recupereis y consigais descansar un poco ya verás como lo ves todo de otro color (y sino unas buenas gafas de sol ;-))
Arual ha dicho que…
Y peor Impenitente... podría haber granizado!!!

Pues sí Teta pero el finde en el pueblo me ha reconfortado, hoy lunes veo todo de otro color.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…