Ir al contenido principal

Las bolas.

No, hoy no toca hablar de bolas de billar, ni de bolas chinas tampoco, jeje, hoy toca hablar del nuevo descubrimiento de mi hijo. A los dos años su vida es un contínuo descubrimiento pero es que algunos merecen especial atención.
Ayer aquí diluvió todo el día, como era festivo y la yaya paterna acababa de regresar de unas minivacaciones en Roma con una amiga, nos fuimos a su casa, a comer su fabuloso arrocito de verduras, a escuchar sus aventuritas viajeras y a recoger nuestros regalitos de rigor, jeje, que es lo mejor de los viajes ajenos.
El peque había dormido hasta tarde sorprendentemente por la mañana y claro no le dió la gana de echar siesta, normal, así que con ganas de actividad y sin poder salir a pasear ni al parque ni nada de nada decidimos acercarnos a un parque infantil indoor, con piscinas de bolas, hinchables y juegos varios, donde puedes incluso merendar o hacer fiestas de cumpleaños, no sé si sabéis bien a lo que me refiero.
Pagamos la entrada, descalzamos al nene, y le acompañamos hasta la zona de juegos. Al principio estaba como aturdido ante tanta bola de color, tanta multitud, y por supuesto ante el espacio desconocido que se abría ante sus ojos pero al cabo de cinco minutos ya estaba metido dentro de una especie de circuito completo con cuerda trepadora, tobogán curvado y piscina de bolas final. Diez minutos más tarde apareció uno de sus amiguitos de guardería con sus padres y hermana y ahí se acabó el aturdimiento, se puso a jugar con el otro niño y ya se sintió tan a gusto como si hubiera estado allí toda la vida. Tanto fue así que al cabo de un rato cuando mi marido y yo decidimos que era hora de irse a casa no hubo manera de convencerlo y tuvimos que arrancarlo de las bolas, como bautizó él el lugar, a la mala cara, con lloros y berrinche incluídos.
Así que visto el éxito de la propuesta no descarto volver en alguna tarde lluviosa en las que el nene se agobia de estar encerrado en casa. No es una mala opción.

Comentarios

mamadejulio ha dicho que…
Yo tengo ganas de llevar a julito, pero me da que mi peque no se va a desenvolver bien todavia alli dentro el solito.
Es una opcion buenisimas para dias de lluvia.
Me alegro que a tu peque le haya gustado.
superamatxu ha dicho que…
Lo malo es que se aficionen demasiado... Yo les he llevado alguna vez, pero no muchas, porque vi la experiencia previa de unos amigos que tienen hijos algo mayores y que tienen que andar esquivando los sitios que hay chiquiparks para que sus hijos no lso vean, porque si no tienen el berrinche asegurado si pasan por delante y no entran... Vamos, que los niños se "enganchan" muy fácil a esos sitios.
Arual ha dicho que…
Habrá que dosificar las bolas pues, jeje, aunque bueno el mío está enganchado al parque y cuando hace mal tiempo coge unos churros porque no vamos que no veáis!
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …