Ir al contenido principal

Bandos.

Mi marido y yo somos una pareja muy independiente, en el sentido de que jamás hemos necesitado de más gente para hacer planes. Hemos salido de fiesta, ido al cine, a cenar y de fin de semana con amigos, como todo hijo de vecino, claro está pero también lo hemos hecho solos y tan felices. De hecho en los viajes largos siempre hemos querido ir solos, yo he aceptado irme un par de días o un puente con amigos de viaje, pero más días no, porque es muy difícil contentar a todo el mundo y yo cuando voy por ahí, me gusta ir a mi aire, y mi marido piensa igual, así que para evitar roces innecesarios pues viajamos solos, y ahora también con nuestro hijo por supuesto, y listo.
Muchas veces mi mejor amiga, recientemente separada de su marido, me proponía hacer viajes con ella y su marido, y yo siempre capeaba la situación con excusas, y no era por ella, yo sé que con ella lo habría pasado genial porque nuestra conexión es tal que no habría problemas en ningún sentido, a mí lo que me mataba era su ex, egoísta, consentido y con muy mala leche, así que nunca nos fuimos de vacaciones los cuatro juntos afortunadamente para mi tensión arterial.
Ahora que ya no está con él, mi amiga se siente liberada y feliz, y la verdad es que si surge la oportunidad de hacer un viajecito con ella y su hija no dudaré en ir porque me apetece un montón.
Pero con la separación hay algo que la está turbando y a mí también. Y la cuestión son los amigos. Sí nuestros amigos comunes que también lo son de su ex. En mi caso lo tengo claro ella es mi amiga y nuestra amistad está por encima de cualquier tontería (y por encima de él que siempre me cayó más bien mal y al que acepté por ser el marido de mi amiga y por ser amigo de mi marido, aunque el tiempo me ha dado la razón y ahora ellos han visto también como se las gastaba el mozo), así que si se hacen planes de pandilla (cenas, comidas en el campo, excursiones, cine, lo que sea) yo contaré con ella por supuesto pero sé que todo el mundo no piensa igual porque ahora se sienten agobiados por el hecho de tener que elegir entre los miembros de la pareja cada vez que se hagan planes, para evitar malos rollos de verlos juntos.
Sin ir más lejos, ayer estaba en el pueblo, hoy no porque mi marido no ha hecho puente, y mis amigos planearon un día de campo con los niños en una masía a la que solemos ir. Yo comía con mis padres porque celebrábamos el cumple de mi madre y de mi hermana así que cuando me lo comentaron el sábado por la tarde cuando quedamos con los críos en el parque dije que no iríamos porque teníamos otros planes. Pues bien cuando nos fuimos del parque iba paseando con mi amiga hacía casa y ella me comentó que nadie le había abierto la boca sobre la comida en la masía, que sí iban a ir su hija y su ex, esta semana le toca a él quedarse con ella (por la custodia compartida), y que a ella ni mu nadie. Yo me quedé loca porque no me había dado cuenta de ese "feo" tan espantoso así que le dije que en ese mismo momento llamaba a la organizadora y se lo comentaba para arreglar el entuerto. Ella me pidió que no hiciera eso. Y yo me sentí fatal. Fatal porque aunque ya sé que amigos hay pocos y los puedes contar con los dedos de las manos, es muy triste que cuando más se necesitan hagan bandos, y te dejen de lado. En fin ni que decir que yo no voy a jugar a ese juego y que aún van a tener que aguantar mi "guerra" personal contra esos bandos. Pero bueno los humanos somos egoístas hasta la médula y eso es muy difícil de cambiar.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Qué triste es cuando estas cosas pasan y te vez obligado a elegir entre dos personas! al menos tú tienes claro con cuál te quedas, pero aún así es triste... En fin! Pero yo entiendo que sea incómodo para ellos estar juntos, al menos al principio. Es que cuando una pareja se rompe, es como si se partiera su mundo por la mitad y no sólo sentimentalmente hablando.
Arual ha dicho que…
Es complicado, mucho, pero yo creo que lo mejor es que ninguno de los dos miembros de la pareja se quede sin amigos y sin apoyo, y si ambos, como es el caso, saben sobrellevar la situación de estar juntos en una misma mesa con amigos, por qué los demás debemos meternos por medio? No lo entiendo!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…