Ir al contenido principal

Los segundos se crían solos y los terceros más... imagino!

Tengo una amiga que tiene tres hijos y entre ellos no hay una diferencia superior a dos años. Como imaginaréis los primero tiempos fueron de locura pero ella siempre cuenta satisfecha que sobrevivió, mientras pone cara de superhéroe y mira al horizonte. Eso sí también narra que al primero le contaba hasta los pelos de la cabeza, el segundo tuvo que aprender precozmente a tomar sólo el biberón y al tercero, pobre, casi que le dio el pañal para que se lo cambiara solo.

Con números superiores de hijos, cuatros, cincos, y siga sumando, me imagino que si se quiere tener un poco de orden y concierto, ya no digo en casa que es mucho pedir, pero sí mental, hay que funcionar con disciplina militar digo yo. Nótese la ironía por favor. No seré tan osada en comprobarlo. Seguro que alguna de las valientes madres de familia numerosa de la blogsfera pueden aportar gustosamente su opinión.

En mi caso, con dos retoños, uno de cinco años camino de seis, y otro de un añito recién cumplido, mi salud mental, celebro, es bastante buena. De hecho aunque los momentos de estrés a ratos me superan un poquito, tampoco voy a hacerme la chula y decir que soy muy zen y tal. Sé que con mirarlos y ver su carita las penas ya son menos penas. Y la vida se ve de otro color.

Eso sí hay una máxima que aparece en cada una de las escenas de mi existencia y que me permite mantener la calma cuando mis dos soletes se empeñan en alterarla, que es más a menudo de lo que me gustaría, y ahora os la cuento porque a lo mejor os puede servir: carpe diem. Sí, justo es esta, aprovechad el momento, porque luego crecen y ya se acabó lo de acostarse a su lado a leer el cuento cada noche y dormir un rato abrazados después, se acabó reír largo y tendido después de una disquisición filosófica de su lengua de trapo, se acabó el jugar con ellos y vivir aventuras galácticas hiperchulas, o mirar sus ojitos asombrados cuando descubren algo nuevo. En definitiva se acabó añorar el concepto aburrimiento.

Y con esta premisa dejo mi vida transcurrir, con el segundo no puedo vivir estos momentos que he descrito con tanta intensidad porque cuando me quedo un nanosegundo embobada mirando su carita de ángel mientras duerme la siesta un plácido sábado por la tarde en mi cama, oigo el berrido del mayor que me reclama pidiendo que le busque con extremada urgencia el Playmobil médico de la ambulancia blanca que lleva chaqueta naranja y que es chica porque no lo encuentra, y lo necesita como mi jefe necesita los informes, para ayer. Yo presta y rauda corro para ayudar a mi heredero y cuando llego a la cocina y le grito ya estoy aquí, escucho a lo lejos los berridos del pequeño que con la exclamación se ha despertado y ya está llorando anunciando que da por finiquitada su breve siesta. Y entonces el mayor tiene que proseguir sus juegos con la ayuda de mi mano izquierda, ya que la derecha la uso para agasajar al pequeño con su merienda. Eso sí la gracia y el salero que tiene que el pequeño para comerse solito el jamón york y el pan es de otro planeta, pero sí estoy por comprarle langostinos porque estoy segura de que ya los pelaría con cuchillo y tenedor. Aisss me lo como!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …