Ir al contenido principal

El patito feo.

Durante muchos años me he sentido fuera de lugar en muchas ocasiones. Creo que mi forma de ser no encaja en muchas situaciones y a veces ir tan a contracorriente de todo es cansado. Y no quiero parecer altanera y soberbia con este comentario, nada más lejos, soy cosa simple, más que un mueble de Ikea vamos.

De pequeña no me divertía mucho jugando a muñecas, ni poniéndome tacones, ni maquillaje, ya lo decía mi abuela, qué rarita es la nena, al tiempo que me miraba de soslayo y rebufaba. A mí lo que realmente me gustaba era jugar a crear mis propios cuentos con ilustraciones propias y "encuadernaciones" personalizadas. La de broncas que me llevé de mi padre por birlarle las grapas y los rotuladores. Aunque eso lo hacía en la soledad de mi hogar, y delante de mis amigas me acoplaba a sus juegos con cierto pesar y me las intentaba dar de guay, agotador la verdad.

En mi adolescencia empecé a ir a mi bola, mis gustos musicales, cinéfilos, incluso mi concepto de pasar un fin de semana divertido distaba en mucho de lo que gustaba a la mayoría. Es una fase complicada así que intentaba resolverlo buscando gente como yo, mis mejores amigos de la adolescencia, y algunos aún los mantengo, no fueron precisamente los más populares de la clase.

Después crecí y fui interiorizando mi manera de ser tan diferente. Ya me importaba poco que a los demás les gustase como soy. Era como era y era feliz cuando me mostraba tal cual. De hecho cuando conocí al que hoy es mi marido le dejé bien claro pronto de que Aru es tal cual, la tomas o la dejas. Ya podéis deducir que camino eligió.

Gracias a internet y al mundo bloggero me di cuenta de que no estoy tan sola, de que hay más personas como yo. Y grité "eureka". Aunque es una pena que la mayoría vivan tan lejos de mí.

A la hora de elegir estudios, me tiré por la economía, y vamos allí no encajaba ni de coña, todos tan pijos y tan estirados, definitivamente habría tenido que optar por alguna carrera informática, definitivamente con lo freaky que soy me hubiera integrado mejor. Con todo hice buenos amigos, algunos aún los conservo.

Después entré a trabajar en una empresa del sector social, a priori, un sector idóneo para mí, más alternativo y tal. Pero incluso aquí soy la rarita, la freaky, la diferente. Con casi cuarenta tacos, vamos cumpliré treinta y ocho en junio así que estoy más cerca del cuatro que de otra cosa, sigo siendo poco presumida, no sé lo que es usar cremas antiarrugas, me tiño el pelo porque tengo millones de canas, de hecho no empecé a teñirlo hasta que mi madre me dio un toque de atención sutil al respecto, siguen sin gustarme las películas románticas, no me gusta maquillarme, ni sé llevar taconazos, no me pinto las uñas, vamos que mi manicura consiste en cortarme las uñas y punto, porque no soporto llevarlas largas. No sufro leer bodrios tipo Cincuenta sombras de Grey y detesto que alguien pueda presumir por ser mujer objeto.

En fin que me aburren soberanamente las típicas conversaciones femeninas, y lo único que me pierde un poco es la ropa, sobre todo desde que, como confesé por estos lares, me he aficionado a Pinterest. Aún con todo soy plenamente consciente de que lo femenino en exceso no va conmigo. Para nada.

Si hasta mi hijo me preguntó el otro día por qué no me gustan las "cosas de chicas", atención, que tiene sólo cinco años.

Y aquí el osado lector, si alguno sigue ahí leyendo aún, se preguntará qué narices cuenta ésta ahora. Pues como tantas veces por aquí, me desahogo, nada más, porque en días como hoy me gustaría ser más estándar, más "normal", y no tener que sentirme a cada punto como el patito feo.


Comentarios

3'14 ha dicho que…
No estás sola! Somos más bichos raros habitando por el planeta... La lástima, como dices, es estar lejos...

Pero que grandes aportaciones nos ha ofrecido interneee ;)
Arual ha dicho que…
Tú Pi una de las más grandes y lo sabes, muaks!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…