Ir al contenido principal

Las historias de amor que sí me gustan.

Ayer por la tarde de nuevo volvieron a hablar por enésima vez del pesado de Grey, si xddd ya no sé cuantas veces me han recomendado leer esa trilogía, y cuando les digo que he intentado leer el primer libro y que no logré leer ni la mitad, me dicen que hay que seguir que seguro que me engancha que es una historia de amor y sexo increíble y que es imposible que no me guste. Al principio trataba de defender el por qué no me gustó pero ahora ya paso y simplemente respondo que no me van las historias románticas. Pero en realidad y revisando algunas de las lecturas que más me han impactado a lo largo de la vida me doy cuenta de que no es así, porque entre mis libros de cabecera he de reconocer que hay grandes historias de amor: Cumbres borrascosas, Carta de una desconocida, El amor en los tiempos del cólera, Orgullo y Prejuicio, Grandes Esperanzas, Ana Karenina, por ejemplo. Sí ya sé que son grandes historias de amor clásicas, que nada tienen que ver con la trilogía de Grey, pero creo que precisamente por eso me gustan, porque están escritas con gusto exquisito y eso señoras y señores, falla de cuajo en los libritos de marras.
¿Y qué tiene que tener una historia de amor para que me atrape? Pues reconociendo que yo me engancho más fácilmente a la literatura fantástica o de ciencia ficción, incluso a la literatura de misterio y terror,  porque me gusta aislarme del mundo conociendo otros mundos llenos de magia, o de alta tecnología, seres extraños y fuerzas malignas, para que una historia de amor me atrape lo importante es que debe ser original, las historias tipo cuento de hadas, me aburren soberanamente, y sino tienen final feliz pues no pasa nada, la realidad siempre es compleja y pocas historias de amor reales acaban bien, ya leí las historias de princesas y príncipes en mi infancia, y la verdad me las creí poco.
Me gustan que los personajes sean intensos, a veces me enamoro yo misma de esos personajes, y sí ya sé que hay muchas mujeres ahora están suspirando por un Grey en su vida, pero yo qué queréis que os diga, me pone más tonta Heathcliff que él, mil veces!!!
En definitiva que no es que no me gusten las historias de amor sino más bien me gustan las historias de amor especiales, intensas y distintas, esas son las que me atrapan. Por lo que no es del todo cierto, repito que las historias románticas no me gusten. Y a vosotros?



Comentarios

Bailarete ha dicho que…
A mi me encantan esas historias de amor que te hacen soñar, sonreir y llorar y parecer que tienes quince años ;D
3'14 ha dicho que…
Yo es que no me he leído las malditas 50 sombras del tal grey... pero es que con tanto bombo a servidora se le quitan las ganas, además de que tenía entendido que se trataba de literatura erótica para poner cachondas a las féminas. Pero a mí, llámame rara, pero si hablamos de historias de amor, me van los relatos intensos, en los que la pasión, más que por cuatro lengüetazos con corsé de cuero negro, está representada por la insinuación y no por lo explícito.
lamamadeunabruja ha dicho que…
Entonces me voy a permitir recomendarte mi novela favorita, esa que leí con quince años y no he podido olvidar... La casa de los espíritus.

Probablemente la hayas leído pero a mí me encantó!

Un beso
anonón ha dicho que…
Según los libros que te gustan yo no te recomendaría esta trilogía. Está muy mal escrita y los personajes son clichés simples y mal desarrollados. Como ves a mí no me gustó demasiado jeje.

Un beso
Arual ha dicho que…
Bailarete, romántica empedernida eres tú nena!!!

Pi, creo que soy más de tu estilo, ya me conoces jeje!!

La casa de los espíritus me gustó mucho sí, Mamadeunabruja, lo leí hace tiempo.

Anonón, justo por eso no aguanté ni medio libro de Grey, no entiendo el éxito tan grande que ha tenido.
@Mousikh ha dicho que…
Yo sí me leí la trilogía de Grey completa, me picab la curiosidad por saber cómo termine, pero siempre he dicho que su calidd literaria, buff...
Tus recomendaciones, exquisitas... ;)
Arual ha dicho que…
A que sí Mousikh?

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Feliz San Jorge/Sant Jordi!

Para que nadie se enfade felicito a todo el mundo pero mi corazón es maño, aunque reconozco que la festividad de Sant Jordi me chifla y lo de la rosa y el libro me pierde.


Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …