Ir al contenido principal

La Merkel de mi casa.

De acuerdo que hace un par de días se publicó que el Excel que sustentaba las teoría de austeridad que Merkel y sus secuaces aplicaban en Europa tenía algún fallo y que puede que sus recortes a lo bestia no funcionen, vamos que no hace falta ser un experto en Excel para darse cuenta de que tanto recorte nos hunde aún más, y tampoco hace falta ser Einstein para saber que estas hojas de cálculo las carga el diablo y suelen tener más fallos que una escopeta de feria, pero con todo hoy lo que os quiero contar en un problema que tengo conmigo misma y que es de difícil solución. Os confieso que soy la Merkel de mi casa.
La austeridad la llevo en mis venas, y me viene de herencia, nieta de un tacaño de órdago, hija de otra tacaña de renombre, Aru no podía ser de otra manera, más prieta que el pantalón de un chulo discotequero de los 70. Y me casé con otro tacaño pero el pobre a mi lado parece lo más díscolo que hay en la faz de la tierra, angelico. Porque lo mío es de traca.
Ya en la época de las vacas gordas, del dispendio por doquier, de los aeropuertos sin uso faraónicos y de los sobres generosos en Génova y en otros lares, Aru vigilaba cada euro que salía de su bolsillo, siempre pensando en ahorrar por si acaso, cuando nadie pensaba en el por si acaso, para mí comparar precios en los folletos de los supermercados era un hobbie, repasar el ticket de la compra una sana costumbre, y buscar y comparar hasta encontrar lo mejor y lo más barato una obsesión. Veía a la gente marcarse un montón de escapadas por estos mundos de Dios y chulear de lo que les había costado, comprarse cochazos y construirse super chalés con sus hipotecones y pensaba xdddd pero no piensan en su futuro, pero no ahorran, en fin, yo veía que la gente disfrutaba con ese tren de vida pero a mí me dolía en el alma malgastar. Muchos imagino que tenían para eso y para ahorrar, otros me consta que no. Viajar viajaba un poco porque viajar me pirra, pero no viajaba todo lo que habría podido ni mucho menos, ahorrar era prioritario. Luego nació mi hijo mayor y en él no reparé en gastos, para él lo mejor claro que sí, pero siempre dentro de un control. Claro está. En el trabajo era igual, así me gané una fama largamente merecida.
Y llegó la crisis, así que mi austeridad fue in crescendo y la verdad es que lo que a muchos les ha tocado aplicar por narices a mí me ha salido muy natural. Ahora la tacañería es tal que a ratos me preocupa y todo, si que es cierto que en casa el trabajo de mi marido pende de un hilo desde hace tiempo y esa inseguridad aún me hace ser más prudente pero aún así planes chulos y no muy caros que a veces me apetecería organizar los dejo correr por el dinero, y la verdad luego me arrepiento pensando que muchas veces se me escapa la vida entre los dedos por no gastar.
A veces pienso que debería haber nacido en Alemania, igual me sentía más cómoda allí, donde la austeridad se supone que es un deporte nacional como aquí la envidia, menos mal que el blog de Una mamá en Alemania, me ha abierto un poco los ojos y me he dado cuenta de que tampoco son lo que parecen ser, ciertamente, en cualquier caso aquí tenéis una auténtica Merkel disfrazada de mami adorable.
Ahora ya no voy a cambiar, a estas alturas de mi vida, xddd, y tampoco la coyuntura económica lo permite, no nos vamos a engañar, así que ahora podéis entender muchos comentarios o muchas de mis actitudes. La tacañería me mata!!!!

NOTA MENTAL Y PARA LECTORES QUE SE HAYAN QUEDADO PATIDIFUSOS: En las cosas fundamentales no soy tacaña, en las vacunas de pago por ejemplo de mis hijos no me importa gastar el dinero porque para ellos quiero lo mejor, justamente tengo amigas que no las han puesto con la excusa de que no son obligatorias y que son caras y en cambio se gastan importes más altos en carísimas cremas de cara para no arrugarse.

Comentarios

anonón ha dicho que…
Yo no creo que sea malo ser algo tacaño, sin pasarse claro. A lo largo de estos años de bonanza me pasó lo mismo que a ti. Veía a la gente comprarse casoplones, cochazos, viajes de lujo, etc y yo miraba más todo. Ahora no me arrepiento para nada de haberlo hecho la verdad.
Arual ha dicho que…
Todo en su mesura es bueno, sin duda!

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …