Ir al contenido principal

Todo tiene su momento.

Mi hijo por norma se duerme conmigo. Cada noche le leo su cuento, sus besos y achuchones, y tan feliz se queda dormido a mi lado en su cama. Yo no salgo de su cuarto hasta que no está dormido. Sabe que mama lo vigila mientras Morfeo viene a por él. Hace unos días hablábamos en el parque con otras madres el tema del sueño y él al parecer escuchó la conversación porque jugaba en la arena a mi lado. Al poco me pidió dormirse solo en la cama como sus amiguitos del cole que ya eran mayores y dormían solos. Así que como lo quiso él lo probamos aquella misma noche. Y no hubo ningún lloro, ni trauma alguno, nada. Se durmió feliz, solito y orgulloso de su hazaña sin que yo forzara la situación. Así llevamos casi una semana pero con todo yo igual le pregunto cada día cómo quiere dormir. Él me responde que solito porque es mayor. Con esto lo que quiero decir es que todo tiene su momento. Que llega un día que ellos hacen las cosas por sí mismos, porque quieren y entonces no hay traumas ni lloros. Por qué los padres nos empeñamos en intentar hacerlo antes de tiempo. Por qué los padres no paramos de forzar las situaciones si al final todo tiene su momento. Caso similar me sucedió con el pipi en el wc. Lo hizo cuando él quiso, no cuando yo intenté probarlo la primera vez bajo consejo de su tutora en la guardería. La caca todavía no la quiere hacer, pues paciencia ya querrá. No voy a montar un pollo, ni a agobiarle. Es peor lo tengo comprobado.
Y en un orden similar quería comentar también la escena que viví ayer tarde visitando a una madre primeriza y su bebé. La niña acababa de tomar pecho y la dejaron en la minicuna. La pequeña lloró desconsoladamente y su madre ipso facto la cogió en brazos. Como no hacerlo, como no coger a tu tesoro y calmar con un abrazo los lloros. Pues bien una vecina de la reciente mamá enseguida espetó: "Tan pequeños y se las saben todas". A lo que patidifusa e indignada respondí: "Es un bebé chiquito y hay que disfrutar de tenerlo en brazos y darle cariño que cuando tenga 18 años ya no le hará tanta gracia el achuchón de su madre". La señora se quedó callada y sin saber que responder. Por Dios que manía tiene la gente en criticar a una madre que simplemente responde a las necesidades de su retoño y de su instinto maternal.


Comentarios

Maria MiPequeñoKoala ha dicho que…
Totalmente de acuerdo, si tenemos paciencia y no se fuerzan las cosas, todo llega sin traumas y sin malos momentos... Respecto a lo de coger a los niños o acunarles o mimarles o darles amor, me sigo planteando el pro qué está tan mal visto...
lamamadeunabruja ha dicho que…
Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo me he ido dando cuenta a lo largo de estos 27 meses, todo el mundo me decía que ya iba siendo hora de que la peque se fuera a su habitación y yo ni caso hasta que un día me lo pidió ella y funcionó sin ningún problema, eso sí de momento me tengo que acostar con ella hasta que se duerme como tú hasta hace unos días.
Si es que todo es mucho más fácil si lo dejamos fluir...
Arual ha dicho que…
Poco a poco vamos aprendiendo verdad chicas?
superamatxu ha dicho que…
Pues es una muy buena reflexión... A veces nos empeñamos en hacerles mayores demasiado aprisa.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …