Ir al contenido principal

Vuelta al blog, vuelta a viejas costumbres....

Estamos en la mejor época del año para ir al cine, esto es así desde que yo tengo memoria cinéfila. Cuando no tenía hijos, y por tanto tenía tiempo libre y dinero disponible para ocio, en estos meses no daba abasto a ver todo lo que había en la cartelera de cara a llegar la noche de los Oscar al menos con un buen porcentaje de las películas nominadas vistas. Era estresante pero muy divertido. Así luego podía hacer quinielas y fallarlas de pleno. Pero disfrutaba con ello.

Ahora como digo mis circunstancias personales me impiden algo tan simple como ver una película en una sala de cine al año, con palomitas y todo el protocolo, que no sea de animación infantil, y últimamente ni eso, porque el petardillo de mi hijo si no va con su grupo de amigos se ha estado negando a ir al cine. Y en casa no veo casi películas porque es rozar el sofá durante más de 45 minutos, que es el metraje de un capítulo de serie, y caer dormida, fulminantemente, tal y como lo cuento. Y como una es tozuda, como buena mañica, y ya se ha buscado la vida para cultivar a su retoño su amor por el séptimo arte desde el sofá de casa culturizándole con todos mis referentes ochenteros de cine juvenil e infantil (vease el ejemplo de Los Goonies, Los Gremlins, la trilogía completa de Regreso al Futuro y otros títulos similares), no podía cruzarme de brazos y me he propuesto fomentar también su amor por la cultura cinematográfica desde la sala de cine, como a mí me la inculcó mi buen padre, cosa que le agradeceré hasta la eternidad.

Y para eso ayer tarde, con el tiempo de perros que hacía, frío, lluvia y viento, mi nene y yo desafiando a la gripe, los resfriados y todos los virus habidos y por haber, nos fuimos al cine a ver, tachannnn, Lego The Movie.

Vale, vale, no os pongáis sibaritas, ya sé que no es el sumum de la prosa cinematográfica, soy consciente, pero por algún lado he de empezar para que mi niño aprecie el séptimo arte. Y una película que narra las hazañas para salvar el mundo de un muñequito muy similar a los que él adora, sí él es más de Playmobil que de Lego, pero salvando las distancias, las similitudes son muchas, creo que es una buena manera de empezar.

Qué digo creo, lo reafirmo, porque a mi hijo le entusiasmó muchísimo la película y yo me emocioné al verle tan feliz. Hasta disfruté como una enana viéndola, quien me ha visto y quien me ve. Ah! No me pidáis un análisis crítico y objetivamente racional de la película. No estoy capacitada. Y es que me siento como Brody en Homeland, que ha pasado mil años prisionero en Irak hecho unas trizas y le cuesta hasta algo tan sano y maravilloso como ducharse a la vuelta o echarle un polvo a la parienta. Digamos falta de costumbre. Pues eso que con la vuelta al blog a ver si consigo recuperar alguna vieja y buena costumbre.


Comentarios

3'14 ha dicho que…
Pues me alegra un montón tu regreso, eso significa que empiezas a recuperar espacio de tu esfera personal :) Y eso, siempre es bueno, sano y recomendable. Por más hijos que tengamos.
Aunque no hable precisamente quien más lo pueda hacer, en este caso, y sí más que callar... jeje, cosa que pasa siempre, pero yo, conste que no escribo por falta de tiempo o descanso, lo mío es perrería pura y dura (y eso que tengo por ahí algo en bandeja de salida... pero no llego a publicarlo). Así que aplaudo doblemente tu vuelta.

Tengo ganas de ver la de lego, lo que no se si será desde el cine de casa. En cuanto a lo de las palomitas... que se queden en casa también, por peli infantil que sea. ;)
Arual ha dicho que…
Yo me divertí mucho viéndola y luego he visto que las criticas son buenas así que no habré perdido tanto criterio como creía...

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…