Ir al contenido principal

Cómo ser un gurú seriéfilo sin tener idea de series en siete cómodos pasos.

Lo que me llegué a reír anoche con este artículo no está escrito. Lo compartió una amiga en Facebook y creedme que casi lloraba.
Cómo ser un gurú indie sin tener ni idea de música en diez cómodos pasos es lo que reza el título. Incluso te aseguran poder morir antes de los 40 con una vida loca a tus espaldas y habiendo tenido una cola de chicas desnudas cada noche en tu cama. Suena bien, suena muy alternativo, suena muy guay, suena el colmo del postureo, eh?

Y es que ser un gurú indie mola, pero tampoco vamos a despreciar algo que podía estar a nuestro abasto y mola mucho también. Aunque no sé si ya asegura tantas noches de sexo loco y desenfrenado. Ahí es donde tengo mis dudas. Soy una respetable mujer casada jejeje!!! Pues al lío, de lo que estoy hablando es nada más y nada menos que de ser un gurú seriéfilo. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

Yo no lo soy, claro está, pero reconozco que a veces peco en uno de estos cómodos pasos que me aventuro a exponer aquí, y por eso voy a contarlo. Lo haré lo reconozco con el único fin de reírme un poco de mi misma sobre todo. Y lo digo porque últimamente mucha gente me alaba el buen gusto en series y cine, y yo sinceramente pienso que no es para tanto. Al contrario. Cada uno disfruta con lo que le gusta sin más. Me da repelús incluso que acudan a mí en busca de la próxima serie que ver como aquel que acude al oráculo de Delfos, xddd!!!

Ahí van pues mis cómodos pasos para devenir una gurú seriéfila estupenda de la muerte:

1. Elige tu serie favorita, tu serie de cabecera, esa que recomiendas y que has visionado tropecientas veces. Por supuesto está prohibido que sea española, y tampoco vale ni Friends, ni Sexo en NY, ni CSI, en cualquiera de sus variantes. Tu serie de cabecera ha de ser desconocida para el gran público, y si es sueca, mejor que mejor. Lo nórdico no solo triunfa en educación o decoración y da un toque "cool" irresistible.

2. Olvídate de clasificaciones, drama, comedia, etc. Eso sólo vale para ser nominado en los Emmy y la verdad tampoco da mucho caché porque peca bastante de comercial. Y de lo comercial debes huir como de la peste. Breaking Bad por ejemplo es un drama pero tiene toques de comedia que rozan lo ridículo. Esa es la idea. Además en tu vida habitual y en tus discursos seriéfilos debes usar palabras molonas como "cliffhanger", aunque no tengas ni pajolera idea de lo que significa. También es necesario que diferencies claramente entre qué tipo de series emite AMC y HBO, o las que emite ABC. Es vital saber distinguir entre los canales de cable y los abiertos.

3. Ábrete un blog a la de ya, y escribe posts de series con etiquetas vinculadas a los títulos de las mismas, si no lo has hecho aún. Vincula estos posts a una cuenta específica de Twitter y a una página propia de Facebook y empieza a seguir a todos los críticos de TV molones de este país. Por ejemplo @albertoenserie del El Mundo. Ponte a retwittear hasta la saciedad todos sus tweets. Las redes sociales son tus amigas. Si él se digna a contestarte alguno, sentirás que estás tocando el cielo. En tu nuevo blog es de obligado cumplimiento poner a parir toda serie nacional que asome su cabeza por el prime time, no hace falta ni que decirlo. También conviene que veas las series al ritmo que se estrenan originalmente para luego comentar enseguida en tu blog y que nadie ose a spoilearte nada. Eso implica que o bien dejas de dormir, para tener tiempo cada día de visionar todo el material fresco o bien dejas de currar para hacerlo de día. Eso te impedirá también comer porque no tendrás dinero para hacerlo. Conclusión las ojeras y mala cara te acompañarán. Pero eso te da también un toque cool, bohemio y misterioso que mola mazo.

4. Hay series que impepinablemente te tienen que gustar, las hayas visto o no, como The Wire, Los Soprano, o A dos metros bajo tierra. Son clásicos intocables y los veneras. Los recomiendas hasta la saciedad. Botas en tu asiento cuando alguien las nombra en una reunión con amigos. Te recomiendo que sigas en Facebook las páginas de las mismas para que consten en tu perfil personal tus elevados gustos. Jamás procedas a hacer eso con series como Friends por el amor de Dios. El último gran clásico a incorporase a tan sacrosanta lista es Breaking Bad. Walter White, el personaje, es tu Dios, y Brian Cranston, el actor, es el mejor de todos los tiempos en la profesión. Recuerda que hasta Jack Nicholson le escribió una carta profesando su admiración.

5. Es fundamental que desprecies las producciones españolas, y si alguna vez zappinenado te has quedado viendo un capítulo de La que se avecina e incluso has soltado alguna carcajada con el "merengue, merengue", mantén ese lapsus en el más absoluto de los secretos por lo que más quieras. Tienes una reputación y se puede ir al a mierda en cuestión de segundos.

6. Las series siempre las ves en versión original y como mucho subtituladas, aunque sea una mentira cochina, tú di eso, ver algo doblado es digno de ir directo al infierno de los seriéfilos. Además los ves por Canal + Yomvy, nada de descargas ilegales. Tú eres muy cool y sinceramente entiendes los giros argumentales mejor en inglés con acento de Arizona que no en nuestra vulgar lengua cervantina.

7. Di que vas cada otoño al Festival de Series, no hace falta que sea verdad, que la economía no está para mucho trotes y si no vives en Madrid, puede resultar muy caro un fin de semana allí. Tu di que vas igualmente, y esos días te encierras en casa, con las persianas bajadas y el móvil apagado. Así puedes decir que la primera noche que llegaste al hotel madrileño se te cayó en el agua del WC y se quedó muerto todo el festival.

Y yo creo que con estos sietes pasos básicos y sencillos puedes convertirte en un fabuloso gurú seriéfilo. Si tu vida sexual mejora también por ello, ale, ya me lo contarás!!!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …