Ir al contenido principal

El dolor emocional de nuestros hijos.

Por muy malo que tengas el día tener un hijo de 5 años en casa es garantía de que en algún momento u otro éste te arrancará una sonrisa y se te pasarán todos los males de golpe.
Mi hijo mayor, como todos los de su edad imagino, tiene unas ideas de bombero que me hacen llorar de risa. Disfruto de verdad con sus observaciones y comentarios, llenos de sentido común, por otro lado, y de inocencia deliciosa. Uno de mis momentos favoritos sigue siendo el de acostarme con él en su cama cada noche y hablar, leer cuentos, comentar el día. No lo hago todos los días porque nos turnamos con el padre pero el día que me toca, lo adoro! Pero lo que más me sorprende no son los momentos en los que me hace reír, sino los que me deja traspuesta por su madurez precoz.

En casa llevamos una temporada complicada por culpa del trabajo de mi socio. Las cosas van muy mal y en breve su empresa va a cerrar. Él lo intenta disimular pero está nervioso y llega a casa con mal aire. Y contrariamente a lo que debe hacerse lo paga con alguna salida de tono en forma de grito hacia los que allí aguardamos. Yo le he dicho por activa y por pasiva que así no predicamos bien con el ejemplo a nuestros hijos pero también entiendo que la tensión por la que está pasando le sobrepasa y es complejo evitar ciertas actitudes.

Anoche andaba yo en la cama con mi mayor leyendo un cuento cuando el pequeño vomitó toda la cena en la cama de matrimonio mientras su padre estaba tratando de dormirle. El cristo que montó fue espectacular, sábanas, nórdico, funda de colchón, colchón, todo manchado, vamos un desastre! El socio me avisó y presta fui a arreglar el desaguisado, mientras él bañaba de nuevo al bebé. Me costó un buen rato adecentar mi cuarto y cuando volví a la habitación del mayor me di cuenta que ya se había levantado y estaba jugando con su hermano y su padre en el salón. Eran casi las 11 de la noche y yo estaba muerta de cansancio así que grité al mayor para que se acostase.

El pequeño y el padre se retiraron a dormir y yo me metí de nuevo en la cama con el mayor que me esperaba totalmente indignado. Le pedí perdón y él muy serio me respondió que pegar y gritar no se hace. Y que no vale pedir perdón y ya está. Simplemente no se hace. Yo le dije que lo sentía mucho y que realmente tenía razón. Entonces el pobre me preguntó angustiado por qué papa gritaba tanto últimamente. Se me encogió el corazón al pensar que él era consciente plenamente de que su padre no estaba pasando un buen momento y estaba preocupado por ello. Traté de razonar para mis adentros una explicación racional de la situación por la que pasaba su progenitor, como en otras ocasiones he tratado de hacer lo mismo con temas y cuestiones delicadas como la muerte. Y me bloqueé. No supe qué contestar. Le di un abrazo, un beso y le dije que no se preocupara.

Supongo que salí del paso pero sé que volverá a las andadas y me preguntará pronto qué le pasa a su padre. Y yo sé que he de responder, que no puedo callarle otra vez con un beso, un abrazo y un no te preocupes. Pero no sé aún qué diré. Y también me cuesta pedirle a mi socio que lo haga él, que le cuente qué le pasa, porque no sé si él está bien de ánimo para hacerlo. Y es que ver sufrir a los hijos es lo peor del mundo y cuanto más crecen este dolor es más grande e intenso. La tarea de prepararnos para ello por parte de los padres es la más ardua.

Comentarios

3'14 ha dicho que…
Lamento la mala situación por la que estais pasando... Es complicado explicar a los hijos los problemas "de los mayores" sin exponerlos en exceso porque no tienen todavía la capacidad de comprender, y no es justo para ellos tampoco abrumarles con nuestros problemas. Sin embargo, cuando no hay más remedio porque los problemas saltan a la vista, sea por falta de recursos o actitudes por nuestra parte que antes no teníamos y ahora, por la tensión sí, se debe dar una explicación. Como bien dices y sabes, la próxima no te puedes ir por la tangente...
Mi consejo, es que intentes transmitirle tranquilidad y seguridad, pero le hagas entender que su padre (y tú misma también) pasais por preocupaciones, pero que él no tiene la culpa de nada.
Mi hijo, con once, habla de la crisis y la culpa porque su padre no tenga trabajo, ni su tío y tenga que vivir con nosotros, y aun dudo que sepa bien qué es... Pero sí entienden que los papás y las mamás trabajan para cuidarnos, comprar comida, ropa, para poder ir al cine... y si uno de los dos no puede hacerlo, ya no hablemos de ambos,nos tenemos que ajustar... ¿Y eso que es? Pues tener paciencia y saber que hay cosas que antes se hacían que ahora no se van a poder hacer tanto.
Al igual, supongo, también que es momento de hablarle de la frustración, y la impotencia... Quizás con algún ejemplo que él pueda entender, sobre alguna experiencia que ya haya vivido, pueda comprender que, los mayores también pataleamos y nos enfadamos porque algo no nos sale como esperábamos. llega ese momento en que, empiezan a descubrir que los padres no somos heroes, ni perfectos... Pero siempre vamos a estar ahí para protegerlos lo mejor que sabemos.
Ánimo guapa.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Feliz San Jorge/Sant Jordi!

Para que nadie se enfade felicito a todo el mundo pero mi corazón es maño, aunque reconozco que la festividad de Sant Jordi me chifla y lo de la rosa y el libro me pierde.


La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…