Ir al contenido principal

Y con todo, me siento así.

Es jueves con regusto de viernes, mañana es Sant Joan y aquí en Cataluña eso significa día festivo. Aprovechando el fin de semana largo nos iremos esta tarde al pueblo a despejar el stress con aire fresco de montaña dado que llevamos casi todo el mes de junio sin subir ni un día y también a huir de los petardos y la pólvora que caracterizan la "revetlla" y que tan poco nos gustan a mi marido y a mí, por no decir lo poco que los aprecia el peque también.
Además el sábado es mi cumple, 35 añitos me caen ya, un punto de inflexión para la maravillosa década de la treintena sin duda.
Dentro de una semana ya estaré de vacaciones y me pondré rumbo al Sur de Francia como ya expliqué en un post anterior. Vamos que en teoría tengo motivos para sonreír y estar ilusionada. Pero hoy os contaré por qué hay algo que me impide estar totalmente feliz.
No quería hacerlo público, me prometí a mí misma no escribir sobre ello, y de hecho nadie excepto mi marido, lo sabe, pero como el blog no es conocido en mi entorno más inmediato, quitando a mi chico, y que además es una fantástica herramienta de desahogo, pensaré que soltarlo aquí no es hacerlo público propiamente, sino una buena y necesaria terapia. Y es que no quiero darle importancia al asunto, a veces creo que al no contar las cosas es como si obviara su importancia, aunque en muchas ocasiones esta estrategia sirve simplemente para que me trague todo sola y sea mucho peor sobrellevar los problemas.
No hace mucho hablé del tema de volver a ser madre, quizás con alguno de los posts o con algunos de los comentarios que he ido dejando en la blogsfera cualquiera de mis lectores ha podido intuir cierta negatividad ante el tema en cuestión. Si me soy sincera a mí misma me muero por tener otro hijo, mi vena maternal ha vuelto a estallar en el fondo de mí con brutalidad, como lo hizo ya hace tiempo allá por el lejano 2006, quienes me siguen desde entonces lo saben. Quiero hacerle el mejor regalo que puede hacerse a un hijo, un hermanito, lo deseo totalmente. Y todos los contras que veía antes se han disipado en mi cabecita. Pero la experiencia, que es un grado pero a veces también una putada, hace que tenga miedo a todo el proceso. Y diréis ¿miedo a qué? ¿Al sexo? ¿A disfrutar de él sin ataduras? ¿Al embarazo? Pues no, no es eso, tengo miedo otra vez a repetir el desasosiego que me creó tardar tanto en quedarme encinta y también a volver a sufrir otro aborto. Realmente es un miedo muy normal y habitual entres las madres y futuras madres. No estoy contando nada del otro jueves. Pero lo peor es que sé, también gracias a lo vivido ya, que esta negatividad es totalmente contraproducente para lograr mi objetivo. Y dicho esto muchos estaréis pensando que lo mejor es tomármelo con calma y ya está. Pues bien sí me lo he tomado con cierta calma durante tres meses, sí los mismos que mi marido y yo llevamos sin tomar precauciones en nuestras relaciones, me he relajado, he disfrutado, no he mirado calendarios, o bueno un poco sí, pero no mucho, y me he dejado llevar. Resultado negativo totalmente. ¿Y cómo estoy ahora? Pues mal, bueno ahora estoy bien, sentadita en mi maravillosa terraza, portátil en mano y relajada esperando la hora de recoger a mi niño, aunque anímicamente hecha plof, porque he comprobado que el relax que es la receta maravillosa que pensé que sería también ha fallado. Y ahora sé que en los meses que vienen, o en los años, quien sabe, el tiempo juega en contra sin duda, puede ser peor lograr ese ansiado relax.
Y los días pasan, y los embarazos se anuncian, en mi oficina, en mi círculo de amistades, en las series de televisión que veo, en la calle las barriguitas prominentes se multiplican, en mis sueños también, y Aru ha vuelto a caer en el mismo círculo vicioso en el que caí. Y hoy me siento triste y necesito escribirlo porque sé que ningún ángel caerá del cielo y me regalará un milagro pero puede que alguna palabra consoladora sí que halle con esto que escribo y pienso al mismo tiempo. ¿No me equivoco verdad?

Comentarios

porfinyomisma ha dicho que…
Pues claro que hallaras palabras de consuelo...que últimamente no te comento pero te leo siempre guapa...
Sigue relajada... y encárgalo en el sur de Francia....un pequeño gabacho, jajaja
Sigue disfrutando y lo que tenga que ser será...
Un besazo enorme.
mamadejulio ha dicho que…
Guapa, siento muchisimo que estes asi, y la verdad es q poco puedo decirte ya que estamos en situaciones encontradas.
Pienso q, tienes tiempo, q llevas solo tres meses y que no tienen pq repetirse los mismos sucesos que antaño otra vez.
Y si no mirame a mi. Un primer embarazo buenisimo y un segundo de pena.
Asi que guapa, sonrie, se feliz estas vacaciones, aprovecha para disfrutar de tus dos hombres ya que ademas, nunca se sabe si pronto dejareis de ser tres.

Animo y un fuerte abrazo.
Mamá novata ha dicho que…
Es normal agobiarse. Yo me agobié también y sólo tardé 6 meses en quedarme. Pero es normal. Y tranquila, que con estrés también se ovula. Todo llegará. Ánimo y un abrazo.
Maria ha dicho que…
Animo corazón, mandarte un achuchon fuerte y desearos que paséis unas vacaciones estupendas. No te sientas mal por sentirte mal, date una tregua, hablado con nosotras o tu marido cuando lo necesites, "verbalizando" las cosas, la sensación de desahogo es grande y te sientes mucho mejor... Muchos besos
El Impenitente ha dicho que…
Llegará, ya lo verás. Llegó una vez y volverá a llegar.
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
¡Claro que puede llegar! Y claro que es normal que piensas esas cosas. Pero no te desanimes ni te agobies, que eso es lo peor que puede hacer cualquier persona en cualquier situación. Disfruta de las vacaciones y de lo que venga, que seguro que es bueno, ya verás...
estanjana ha dicho que…
Yo poco puedo decirte. Sí que tardamos unos 10 meses, que nos lo cogimos con calma, sin calendarios, que mi marido hubo un momento que quería que tardara más y nos olvidamos, aunque seguiamos sin poner precauciones y al final llegó, cuando yo ya me preocupaba porque el mes anterior no había tenido la regla, y era por simple descontrol de la tía!
Relajarse y disfrutar del sexo, no pienses que estas encargando un niñ@ piensa que estas disfrutando con tu pareja, no tiene porque haber impedimento ninguno, y todo llega a su debido tiempo.. la media es de un año, así que nada de preocupaciones!
mama de parrulin ha dicho que…
Ay, cariño, cómo te entiendo, nos encontramos en la misma situación, exactamente en la misma, sólo que mi busqueda dura ya dos años. Te entiendo, te animo, y te aseguro que vendrán, yo lo sigo intentando, pero lo que se me dá bien es el mes de Agosto, así que esperaré a deprimirme mucho a que llegue Septiembre y vea que tampoco, hasta entonces seguiré creyéndome todos los meses que lo he conseguido, buscándome síntomas, alegrándome por cada día de retraso y entristeciendome cada vez que la veo venir y por cada embarazo cercano anunciado.
Mucho animo guapa!
lamamadeunabruja ha dicho que…
Sólo puedo decirte que ánimo aunque sé que en esos momentos es complicado!! Aprovecha el verano que es bueno para esos menesteres ;P
Carmen ha dicho que…
Dentro de nada te habrás olvidado de todo esto y tendrás al segundo en brazos. Mientras disfruta, y verás como en Otoño ya estás pensando nombres!!
Abrazos.
@Mousikh ha dicho que…
Por mucho que nos digan que no hay que estresarse, que es contraproducente, ni hay que pensar en ello, sino relajarse y dejar pasar, es inevitable sentir todo lo contrario: nerviosismo, preocupación, miedo al Y si...? Así que lo que te pasa es lo normal. Creo que has hecho muy bien en hablar de ello y sacarlo fuera. Anímate, tres meses no son nada, no tiene porqué repetirse la historia, así que conviértete en Amelie, disfruta de la France, vuelve a enamorate de tu chico y goza con él y lo demás llegará.
Besos guapa
Arual ha dicho que…
Porfinyomisma, justo a mi hijo lo encargué después de un viaje a Francia, bueno a París y Londres que hicimos el verano de 2007, jeje!!

Mamadejulio, bueno pues sí justo estás en situación un poco contraria a la mía. Está claro que esto llega cuando menos te lo esperas y sino que te hablen a ti de sorpresas, verdad?

Mamánovata, sí con stress se ovula igual, jeje!! No olvidemos esa premisa.

María, la verdad es que me desahogo con vosotros porque sé que mi marido en parte también se siente presionado y aunque lo hablamos a veces veo que prefiere no charlar mucho sobre el tema...
Arual ha dicho que…
Impenitente y Juan, lo sé cuántas veces me lo dijisteis vosotros mientras buscaba mi primer embarazo y llegó, tengo que haceros más caso!!

Estanjana eso me dijo mi ginecóloga la media es un año y antes de eso no hay razón para agobios.

Mamadeparrulín, bueno ya veo que tú estás en las mismas, y dos añitos es justo lo que tardé yo en lograr tener al peque. Tendremos que seguir dándonos ánimos mutuamente.
Arual ha dicho que…
Mamadeunabruja, en mi caso el veranito no es nada bueno, jeje, el calor me agobia y el contacto humano más, ya me entiendes!!!

Carmen, eso espero aunque si es niña ya lo tengo claro!!!

Mousikh, disfrutaremos del viaje a Francia sobre todo porque será un viaje familiar dado que vamos con el peque!!!

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …