Ir al contenido principal

Aventuritas.... en el cine por favor.

Los buenas épocas son el preludio de las malas y viceversa. Si la semana pasada contaba contenta en este blog las bondades de este nuevo septiembre. Esta semana esto ha cambiado. Y es que cuando la cosa empieza a torcerse lo hace de tirón. Ley de Murphy pura y dura. Todo empezó el viernes cuando las lluvias torrenciales que cayeron en la zona anegaron parte de nuestro parquing, en principio no nos afectó demasiado ya que tanto las dos plazas de nuestra propiedad como el trastero quedaron justo en la zona seca, pero bueno el follón fue impresionante igualmente y además como buenos vecinos que somos ayudamos a los afectados en su tarea de salvamento de trastos y cacharros varios que para eso existe el trastero y se le hace honor a su nombre.
El fin de semana hubo tregua, buen clima tanto en el exterior como en el interior de casa. Mi niño reemprendió las clases de "patronatación" (en mi caso va con su padre no con su madre) y se portó muy bien. Largas siestas, una comida familiar, saludables paseos, algo de organización de armarios, en fin un par de días productivos y relajados en el hogar. Pero el lunes volvieron las tormentas y no sólo las metereológicas. Llovía sin parar así que decidí ir a buscar al peque a la guardería prontito e irnos directos a casa sin hacer la parada técnica de cada tarde para ver a la abuela paterna porque ésta vive delante de un parque al que solemos ir y eso implica que si paraba tenía churro asegurado de mi niño al querer ir a jugar allí y no poder dado que caían literalmente chuzos de punta. Las primeras decisiones son siempre las acertadas pero para no tener "pitote" suegril y dado que ahora estamos en una fase de buen rollo que no quería amargar la llamé para avisarla de mi plan al salir del Carrefour de hacer la compra. Evidentemente a la abuela el plan no le gustó, cómo iba a estar ella un día sin ver a su nieto, ya ves que cuando tiene otros planes como una merienda con amigas pasa de nieto y de todo, pero bueno no iba a hacer yo leña del asunto así que le dije que bueno que recogía al nene y me venía un poquito a su casa, y para mis adentros pensé que probablemente sería más simple capear el churro del nene que el de la yaya.
Fui a buscar a mi hijo y me planté en su casa no sin antes tener que presenciar una soberana pataleta de mi retoño al ver que tenía el parque delante de sus narices y no lo pisaba. Ni que añadir que lo de decirle que llovía mucho y tratar de razonar con él no funcionó. Así que llegó a casa de la yaya lloroso a más no poder. Mi suegra lo consoló con una bolsa de gusanitos, no me gusta que le de chuches entre semana pero como ya había tensión en el ambiente me callé la boca. Se le pasó el disgusto al nene y se puso a jugar por allí más feliz que una perdiz. Yo miraba por la ventana y veía que el tiempo pintaba mal pero no quise hacer la visita tan corta para no enfurrañar a nadie. Por fin decidí que era hora de marchar y por supuesto mi hijo no quería irse, como mi suegra estaba en plan "tocamelasnarices" no ayudaba en nada, ella es así cuando se tuerce se tuerce, y ale a fastidiar. La tormenta de fuera arreciba, y dentro no os quiero contar. Con todo logré irme y aunque mi casa está a 10 minutos en coche de la de la yaya no veáis qué viaje más largo se me hizo, ni que hubiera ido a China, xdddd, el cielo negro, el agua caía como si alguien me la tirara a cubos por encima del capó, la carretera era una piscina, y yo muda, blanca como un papel y con un nudo en el estómago conducía con la máxima precaución rezando para llegar cuanto antes. Por supuesto no le conté nada a mi marido, no quería preocuparle.
Pero ayer tarde como hacía bueno salí de la guardería y me fui al parque con mi hijo, llamé a mi suegra para decirle que estaba allí y que viniera cuando ella quisiera. Llegó al cabo de un buen rato y cuando le conté el susto que había pasado con el coche y le alegué que las primeras ideas son siempre las buenas porque de haber hecho caso a mi intuición habría estado pronto en casa y me habría evitado el mal trago en la carretera, su respuesta fue la total indiferencia, me cambió de tema y empezó a quejarse de su dolor de pies, en fin que por un oído entró y por el otro le salío. Paciencia y más paciencia.
Y ya para rizar el rizo ayer llegamos a casa por la tarde y sorpresa, unos cacos habían entrado en el parquing (pobre parquing lleva la negra) y nos habían saqueado el trastero además de romper los cristales de varios coches y robar algunas pertenencias.
En fin que esperemos que todo se quede con esto pero me da a mí que una vez que empezamos mal vamos!

Comentarios

3'14 ha dicho que…
Ni para agradar a la suegra, ni a nadie, ni evitar una discusión.. porque a la larga los problemas surgen igualmente... Aprende a hacer lo que TÚ creas conveniente y al que le siente mal asunto suyo... Vamos, es un consejo que si quieres lo tomas y si no, pues no ;)

Besitos!!
mamadejulio ha dicho que…
Cada vez que leo ciertos comentarios de suegras doy gracias a dios por tener la suegra que tengo.
Lo del trastero es una putada,en mi caso solo tengo trastos viejos pero ademas, toooda la ropa de bebe de julito y artilugios varios de cuando era bebe, me moriria de la pena.
Animo guapa¡¡¡ya veras como os cambia la suerte.
Arual ha dicho que…
Aisss Pi tienes razón me queda tanto por aprender pero es que los "churros" de mi suegra son antológicos y duran y duran como las pilas Duracel así que muchas veces por evitarlos hago auténticas memeces pero esta vez me he dado cuenta que me pasé de la raya y para colmo a ella le ha dado completamente igual, en fin, paciencia.

Bufff Mamadejulio yo menos mal que las cositas de Alex las tengo en la casa del pueblo guardadas, me habría dado mucha pena que se hubieran llevado algo suyo. Gracias por los ánimos!

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …