Ir al contenido principal

I'll be waiting for you...

Mañana es mi último día de trabajo antes de las vacaciones, vacaciones que este año como casi todos he partido en varias fases entre julio, agosto, Semana Santa y Navidad. Cuando tienes niños tienes que priorizar las fechas más festivas. Ahora me quedan por delante 15 días en los que mi propósito es sobre todo desconectar. Y para ello me serviré primero de unos días de fiestas patronales de pueblo, mi pueblo, el mejor pueblo del mundo. Donde compartiré cenas con amigos, tardes de vaquillas (sí, sí, en mi pueblo somos tan "malos" que tenemos vaquillas en nuestro programa de fiestas), chupinazos, juegos infantiles, vermuts a la salida de misa, tournés de peñas, y baile, que no falte el baile. Y después probablemente seguirá algunos días en la playa con amigos, y tal vez alguna que otra excursión adaptada a nuestra categoría de padres de niños pequeños. Y relax, mucho relax, en la piscina del pueblo por las tardes, en las terracitas de la plaza mayor por la noches, y suma y sigue. Habitualmente planeo las vacaciones de julio a fondo ya que solemos ir de viaje a algún lado, este año fue Mallorca la elegida, otros años otros lugares, ya os los he ido contando. Pero las vacaciones de agosto las dejo al aire, a lo que venga, sin planes, ni horarios, me apetece que sea así.
Pero este verano he hecho un descubrimiento que me tiene muerta, tiesa, patidifusa, alucinada, y es que este verano no hay momento libre que se precie que no aproveche para devorar las imágenes de esa maravilla de la televisión llamada MAD MEN.
Acabada la primera temporada, tengo que emprender la segunda, y luego la tercera y más tarde ponerme al día con la cuarta que ahora está ya en el aire en la AMC americana, y claro hay dos opciones, o me llevo los capítulos al pueblo y los veo compulsivamente a ratos muertos cuando pueda, cosa complicada porque el rato que paso en casa lo paso mayormente en la de mis padres y allí las televisiones suelen estar más solicitadas que las hamacas de Benidorm en agosto. O por contra puedo hacer parón "madmenero" y guardar castidad a Don Draper y su tropa hasta la vuelta de vacaciones, cosa que también veo difícil porque una vez descubierta la serie que alguien me diga como narices se hace para dejar de verla tantos días.
En fin ahí estoy yo con mi disquisición televisiva, mucho menos abrumadora que mis últimas comidas de coco con el asunto de mi hijo y sus pañales, pero igual de insistente.


El hombre más guapo del mundo, bueno después de mi hijo claro...

Comentarios

mamadejulio ha dicho que…
Pues te deseo unas felices vacaciones¡¡¡
Aysss como me recuerdan tus planes a mi juventud cuando pasaba el mes de agosto en mi pueblo con sus fiestas.
Pense que cuando acabara de ver Dexter no tendria nada para ver, pero ya tengo en mi mente la descarga de GLe y Madmen, me pica la curiosidad.
Lo dicho, q disfruteis mucho¡¡¡
El Impenitente ha dicho que…
Que lo pases bien. Aquí estaremos. Y ya contarás.
Arual ha dicho que…
Gracias chicos!!!
Mamadejulio ya te digo, GLEE es estupenda pero MAD MEN es imprescindible!!! A por ellas!!!

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …