Ir al contenido principal

Agradables reencuentros.

Ayer por la tarde me encontraba fatal, un inoportuno resfriado me estaba acechando, congestión nasal, dolor de cabeza, sudores impropios. Así que al llegar del trabajo y aprovechando que sigo sin mi hijo (hoy por fin podré verle ya que esta noche viajo al pueblo para reencontrarme con él, ya cuento las horas que faltan) decidí echarme la siesta. Me tomé un ibuprofeno y me tumbé en el infinito sofá de piel marrón chocolate que gobierna mi salón. Desde que estoy en mi nuevo hogar no había podido de disfrutar de aquella maravillosa pieza de la que me encapriché nada más entrar en la tienda de muebles el mes de diciembre pasado. Bueno lo he compartido algun que otro momento con mi marido, claro está, es fabuloso porque los dos cabemos largos uno en cada punta, tumbados y sólo nos rozamos los pies. Pero la verdad es que una siesta así en plan premeditado tan larga y relajada no había tenido todavía cabida en mi apretada agenda de madre trabajadora.
Tenía puesta la tele, creo que AXN, con CSI de fondo, pero no tardé en dormirme, como os digo mi cuerpo estaba para pocas jotas. Desperté al cabo de dos horas. CSI ya se había acabado, zappineé y me topé en el COSMOPOLITAN con uno de MIS EPISODIOS FAVORITOS de la historia de la TV, el último de SEXO EN NY, "Una americana en París. Segunda Parte".
No sé cuantas veces lo habré visto, más de las que se pueden contar con los dedos de una mano, y cuando lo vuelvo a ver, sigo sonriendo con la boca entreabierta con esa complicidad absoluta que me llevó ya en su momento a seguir las aventuras de Carrie y sus amigas con la mayor fidelidad posible. No desvelaré su contenido porque me consta que hay alguien por ahí que me lee que anda a medias con su primer visionado de esta fantástica delicia televisiva de la HBO pero insisto, es volver a ver esta serie y entrarme unas ganas irremediables de cumplir mi sueño de viajar a la Gran Manzana que no me aguanto. En pocos días unos buenos amigos míos viajarán allí y la envidia me corroe por todas las venas cosa mala.
A ver que voy del tema, pues eso que no suelo ver mucho la tele, y menos los canales tradicionales, sin ir más lejos esta semana que he tenido tiempo me he dedicado más a avanzar capítulos de MAD MEN a mi aire, a leer, llevo dos libros a medias, a tomar el sol en la piscina de casa, todo ello por supuesto una vez taché de la lista todas las tareas hogareñas que me había planteado para la semana y que por supuesto realicé en primer y prioritario orden. Pero de tele nada de nada, y sin embargo es un gustazo toparse de tanto en tanto con algo así inesperadamente. Experiencias previas tuve también con mis reencuentros ocasionales con algún que otro entrañable capítulo de LAS CHICAS GILMORE, o como no, de la divertida e intrigante GOSSIP GIRL.
Y es que realmente hay vida más allá del SALVAME de Telecinco y de las telenovelas de la 1 xddd!!! Que eso pudre el cerebro de por vida y es más malo que el alcohol y el tabaco juntos!!!

Comentarios

Crisis ha dicho que…
Oohh!!! jejejej yo todavía no he llegado a ese punto (voy por el cap. 10 de la 4º temporada) pero he visto las pelis, así que tengo ganas de ver a Miranda embarazada, a Charlotte encontrando a su marido y a Samantha enamorarse del modelo rubito... ¡espero que no se haga esperar! jejeje
Un besito, Arual.
Arual ha dicho que…
Paciencia y una caña, ya llegarás a todo!!
mamadejulio ha dicho que…
Hola¡¡¡en la primera entrada q leo ya veo q tenemos cositas en comun.
Me da grima Salvame, no veo la tele, solo series y me encanta Gossip Girl...
Seguire leyendote¡¡¡
Arual ha dicho que…
Bienvenida mama de julio!! Me alegra que te guste mi pequeño rinconcito de la blogsfera, me pasaré también por el tuyo.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…