Ir al contenido principal

¿Y en qué punto se perdió todo?

Vamos que ya he vuelto, que ya estoy aquí otra vez. Volví a casa, al trabajo, a las comidas equilibradas, a los horarios estables de sueño, a la normalidad en definitiva. Sé que medio país está en depre post-vacacional pero yo sinceramente o septiembre llegaba pronto o me daba algo. Y no me malentedáis, me lo he pasado genial estas vacaciones, he aprovechado el tiempo muchísimo y he disfrutado de 15 días magníficos en compañía de mis dos chicos, de mi familia y de mis amigos. Primero con las fiestas del pueblo y toda la diversión que conllevan, sobre todo por ver a mi hijo como las ha disfrutado este año, y después por los días de buen tiempo que ha hecho y que hemos aprovechado para estar en la piscina, salir a cenar por ahí con amigos en las terracitas de verano, hacer alguna que otra excursión, incluso en yate por el mar, echar largas siestas, jugar con mi hijo en el parque, en la calle (sí en mi pueblo los niños aún pueden jugar por la calle, un lujo hoy en día), etc. etc. Pero entre tanto jolgorio y buena vida hay algo que se perdió y que ahora costará recuperar. Y con eso hablo de la rutina. Siempre he predicado que cuando hay niños pequeños debemos tratar de no romper rutinas y horarios, ya que facilita la convivencia y mejora el humor de los retoños y de sus progenitores por extensión, hasta hace un mes eso me parecía de lo más básico y fundamental, y a día de hoy lo confirmo con más claridad si cabe, porque yo me salté a la torera ese principio en estas vacaciones y ahora no sé como voy a poner en vereda a mi hijo que ha dado un cambio para mal de 360º. Está irritable a tope, muy agresivo y encima no hay manera de que duerma ni coma a su hora. En fin que la he líado parda y este septiembre me tocará pagar las consecuencias. Sólo me queda por recordar lo bien que nos lo hemos pasado todos y mirar las fotos de nuestras felices pero perniciosas vacaciones de verano.

PD. En breve postearé sobre los temas que se me han quedado en el tintero en esta ausencia bloggera: la nueva afición cinéfila de mi retoño que me causa honda satisfacción, el descubrimiento reciente de Murakami, el regreso anual de Woody Allen, y otras divagaciones varias.

Comentarios

mamadejulio ha dicho que…
Bienvenida¡¡¡y mucho animo estos primeros dias postvacacionales.
La rutina tu peque volvera a recuperarla en breve, ya lo veras¡¡
mamadejulio ha dicho que…
Por cierto, que tal lleva lo del pañal?
AleMamá ha dicho que…
Bueno, pues ¡bienvenida a la realidad del año!
Arual ha dicho que…
Gracias chicas!!!
Pues bueno el pañal sigue en el culito de mi hijo, la verdad es que con el descontrol de las vacaciones no me he visto con ánimos de volver a intentarlo aunque supongo que ahora en la guarderia me lo volverán a comentar. De todos modos no quiero forzar nada como ya comenté en un post anterior. El primer intento salió demasiado mal como para forzar el asunto.
Con Julito ya lo has intentado?
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Pues yo casi que veo normal el descontrol, ¿no? Quiero decir que les (nos) ha pasado a todos, y ahora lo estoy viendo con hijos de amigos, que se van una semana al pueblo, cambian los horarios y el niño o la niña les vuelve descontrolado para los horarios, las comidas y los sueños. Ya verás como se le pasa pronto, en cuanto recupere la rutina...
mamadejulio ha dicho que…
No lo he intentado aun. Acaba de cumplir los dos añitos, no se si estara o no preparado. Aparte comienza la guarderia por primera vez en su vida y creo que ya va a ser suficiente cambio para el. Lo comentare en la guarderia cuando pasen los primeros dias a ver que les parece.
Has hecho bien en volverle a poner el pañal, demasiado ajetreo en vacaciones para que tu hijo se concentrara en ello.
Arual ha dicho que…
Eso espero Juan!
Mamadejulio tú no tengas prisa con el pañal, que ya ves cómo me ha ido de bien con las premuras. Y bueno espero que tu nene se adapte pronto a la guardería!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…