Ir al contenido principal

Abrumada.

Estoy fatal, negativa, agobiada, la palabra exacta es abrumada. Y no tengo motivos aparentes para estarlo. En el trabajo stress cero, es agosto. El viernes pillo vacaciones. Mi marido ya las disfruta con lo que comparto por las tardes mi tiempo con él y con mi hijo, y lo pasamos genial jugando con nuestro peque, refrescándonos en la piscina de la urbanización o yendo de paseo hasta el parque más cercano o a tomar algo en alguna terracita. Además todo está bien, no hay nada por lo que tenga que preocuparme en exceso estos días y sin embargo estoy mal. Repito abrumada. Y lo estoy por culpa de un sentimiento que me embarga últimamente y que me tiene desconcertada. Me siento la peor de las madres del mundo y con muchas ganas de llorar.
La maternidad es sin duda el trabajo más difícil que existe. Ser madre es complejo y ser buena madre es un grado superior. Desde que nació mi hijo tuve dudas, como no, pero la felicidad por conseguir serlo tras casi dos años de intentos frustrados y de un aborto, lo borraba todo, lo diluía. Aún recuerdo el primer gran berrinche de mi hijo, una tarde de verano, estando sola en casa, agobiada, llamando a mi madre, a mi marido, porque mi retoño no paraba de llorar, hasta que lo llevé a su pediatra que me dijo con mucha sensatez que aquella era la primera de una lista de infinitas rabietas que mi hijo tendría a lo largo de su vida. Y después el tiempo y los primeros meses de la vida de mi hijo fueron fluyendo. Teniendo en cuenta siempre el instinto pero también dejándome influir por los consejos de quienes me rodeaban, no siempre acertadamente. Pero bueno errar es humano.
Fue relativamente fácil porque él siempre fue un bebé bastante tranquilo y muy dormilón. Le di pecho hasta los 15 meses y disfruté de ello. Pasó sus etapas complicadas, y las que quedan por llegar, pero las ha ido superando bien. Con la sólidos empezamos más bien tarde, él tomó pecho exclusivamente hasta los 6 meses, era buen comedor así que no tardó en acostumbrarse a la nueva alimentación, pero luego se trastocó un poco y me daba problemas al tomar muchas de las cosas que antes había comido perfectamente. Con el tiempo y paciencia volvimos a retomar la senda correcta y ahora es un niño que en general come bien. Con el sueño también hubo los más y los menos. Primero dormía bien, a los tres meses lo tuve que pasar del moises a la cuna, era tan grandote que no cabía el pobre. Ahí fue cuando salió de nuestro cuarto dado que en el piso en el que vivíamos entonces la habitación de matrimonio era pequeña y no cabía una cuna. Al principio dormía genial, casi de tirón toda la noche pero al cumplir el año cambió la rutina del sueño y empezó a despertarse varias veces. Como no es humano llegar todos los días al trabajo hecha una piltrafa y muerta optamos por el colecho y durante varios meses durmió con nosotros. Además llegó la mudanza a nuestro nuevo hogar, con un periodo intermedio de "okupas" en casa de la suegra, y muchos cambios para todos. Aquella fue una buena opción pero claro dormir los tres toda la noche en la cama apretados tampoco era demasiado comodo así que otra vez con paciencia y una caña me pasé tres semanas enseñando a mi hijo a dormir en su habitación. El cambio de casa ayudó, era un nuevo cuarto, con su camita (otra vez la cuna se le había quedado pequeña y se agobiaba), en fin un espacio por explorar. Y con una práctica cama nido debajo de la suya que me ayudaba a estar con él hasta que se durmiera de una forma cómoda. Ahora con casi 26 meses duerme en su habitación sin problemas y si alguna noche se despierta, me levanto me acomodo en el nido de abajo y ale a seguir tan frescos roncando.
Llegamos a las puertas de los dos años y todo parecía ir bien, el año había sido complicado con la mudanza y la entrada en la guarderia, pillando todos los virus habidos y por haber, muchos cambios para él, pero parecía que lo habíamos superado.
Y entonces llegó la OP, abreviatura de la operación pañal, el desastre absoluto. En la guarderia la profesora llevaba meses intentando convencerme para acometer el tema. Yo me negué, primera porque hacía frío y segunda porque no veía a mi hijo preparado. Si casi ni hablaba, del mama, papa, y yaya no lo sacabas. En junio con los dos años cumplidos y la lengua más suelta ya no pude postergar más la insistencia de su profesora, que es maravillosa y muy cariñosa con los niños, pero muy pesada también. Yo a mi peque no le veía preparado pero bueno al tema que nos pusimos. Pañal fuera y ale a hacer pipi y popo por todas partes. El niño se negaba a sentarse ni en el orinal ni en el WC adaptado. En la guarderia poco a poco lo iba haciendo, se aguantaba bastante el pipi y caca no hacía, pero al menos de tanto en tanto su profe lograba sentarlo en el orinal, en casa nada de nada. Tanto aguantaba la caca que el estreñimiento llamó a la puerta, se quedó y aún no se ha ido. Acabó la guarderia a finales de julio y la semana pasada en el pueblo con mis padres el tema del pañal siguió siendo un desastre. Mi madre se desesperaba porque en ningún caso quería sentarse en el orinal y al final acabó poniéndole el pañal para que al menos hiciera caca, porque estuvo cuatro días sin hacer. Por teléfono no paraba de repetirme que mi hijo no estaba preparado aún. Yo seguía hecha un lío, leyendo artículos en revistas, en foros de internet, en blogs, en libros, contrastando miles de opiniones y cada una distinta. Pero mi intuición una vez más me decía que no es el momento, pero claro luego lees que si una vez empiezas tiras atrás es un desastre y te asustas.
En fin que así estoy yo, hecha un lío, aterrorizada por miedo a meter la pata, e insegura con cada paso que tomo, aunque no sea al respecto del asunto del pañal. Y no puedo seguir así, no porque no disfruto de este momento y no voy por buen camino así.
Dejo constancia de todo esto aquí porque me desahogo y me va bien. Pero manda "guevs" que una cosa tan tonta me esté produciendo esta angustia que por supuesto mi hijo nota y que no es nada aconsejable en nuestra relación.

Comentarios

mamadejulio ha dicho que…
Te comprendo perfectamente, mi hijo esta a punto de cumplir los dos años y no le veo preparado para la operacion pañal, esperare a que empiece la guarderia a ver que tal le afecta (hasta ahora le han cuidado los abuelos), y despues nos pondremos a ello. Mi peque como el tuyo no habla demasiado, palabras sueltas, aliciente mas a no verle preparado.
Con la operacion pañal no tengo a nadie dandome la coña, pero con el paso de la cuna a la cama si, y es q son de un pesadito...
Yo tambien soy muy insegura y los primeros meses de vida de mi peque fueron muy duros ,tanto, que a pesar de querer tener otro hijo me lo replanteo al recordar aquellos primeros meses y se que no estoy preparada ahora para ello.
Pero si he aprendido algo en estos casi dos años es que de todo se sale, errando en muchas cosas por supuesto, yo me equivoque en muchas, las cuales intento no recordar para no sentirme cumpable.
El sentimiento de culpa se instalo en mi cuando nacio mi peque y creo q me acompañara una larga temporada, si no siempre.
Animo y un abrazo.
mamadejulio ha dicho que…
Ah¡¡te dejo un post de los blogs habituales mios que puede que te guste e interese:

http://trocitosdmi.blogspot.com/2010/03/y-toca-sobre-control-de-esfinteres.html
Arual ha dicho que…
Muchas gracias, me ha encantado el post que me has recomendado, si al final todo se traduce en eso, en esperar al momento adecuado, no?
Bueno espero que tu niño ya esté mejor de su faringitis, un besote!

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …