Ir al contenido principal

¿Y para qué seguir las normas?

Tener un hijo es una aventura constante, y tenerlo de dos años recién cumplidos más, y es una aventura muy contradictoria, ya no sólo porque no sabes cada día al levantarte qué parte de tu casa o de tus objetos preciados destrozará, sino que después sabes que tras la rabia contenida y la consabida regañina te lo comerás a besos. Porque lo quieres con locura y se lo perdonas todo.
Mi reloj de mano pereció bajó sus garras, también lo hizo un bonito tres en raya de madera que decoraba en solitario el mueble más bajo del salón (inocente de mí pensaba que la madera era irrompible, craso error), ahora el mueble se decora a él mismo, ningún otro objeto accede a ocupar el lugar del malogrado juego de mesa. No les culpo, les comprendo más bien. Mi flamante Macbook anda escondido en un lugar recóndito del hogar, como si de la resistencia francesa se tratase en plena II Guerra Mundial con el acoso nazi en constante persecución.
Ahora a esta emoción le añadimos la famosa "OP", siglas de la operación pañal, puesta en marcha el pasado lunes con resultados bastante decepcionantes, todo lo contrario que los de la Selección Española, menos mal. Y es que es una cosa muy bonita de ver eso de enseñar a tu hijo a controlar los esfínteres y decirle que el pipi y el popo se hacen en el orinal, sí, o en el WC convenientemente adaptado para la ocasión, pero no, el nene se pasa la tarde sentado en el orinal como si del sofá se tratara y va y para hacer sus necesidades se levanta y lo hace en medio del parquet del salón. Pero qué alternativo que me ha salido este niño, ya de bien pequeñito a contracorriente. En fin sólo llevamos tres días con este protocolo e imagino que va para largo pero bueno más vale que tenga a mi paciencia y a mi fregona listas y a punto.

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Pues tú lo has dicho, paciencia y fregona... Y ánimo, que seguro que el peque lo coge más pronto que tarde... Podría ser peor y haber escogido el sofá...
3'14 ha dicho que…
con mi hijo no lo recuerdo nada traumático, de hecho, lo pilló rápido :) fijo que se la lió más a las maestras de la guardería, porque en casa se iba directamente al WC, le compramos un orinal en forma de water supermegamoderniqui, que se suponía que cuando hacía el pipí dentro sonaba música, bueno, aparte de que nunca funcionó, parece ser que tampoco le motivó demasiado, a él le hacía gracia el WC. Entonces le pusimos la tapa adaptada para que, básicamente, no se cayera dentro..pero no, no, no, el quería hacerlo como nosotros. Asi es que de las tres funciones que tenía el dichoso orinal mega fashion y porqué no decirlo, MEGACARO, sólo ha usado la parte que una vez se deja de usa rcomo orinal, se gira y entonces es una especie de elevador para que llegue al water y/o al lavabo para lavarse bien las manos. Era antideslizante y tenía unas huellas de minipies impresas, muy mono todo, y hablo en pasado porque, ya con 7 años y llegando ya perfectamente tanto al WC como al lavabo, le hemos dado pasporte, recientemente lo hemos eliminado como ese otro trasto más que incordia, molesta y da por saco todo el dí por en medio :)
Él no quería, pero la vida es así, y debe ir aprendiéndola, nos encariñamos con cosas... pero nada es para siempre, hoy se despedía del elevador, otro día será la abuela... valeeeeeeee ahí he estado desafortunada :P

Besitos!!!

Ah! mola la nueva plantilla ;)
Arual ha dicho que…
Alex tiene orinal, de Ikea de los baratitos, eh, tiene adaptador de WC, tiene de todo, pero es tan bonito mearse por los rincones cual perrillo... en fin, lo dicho, paciencia!
El Impenitente ha dicho que…
Los nuestros se quitaron el pañal a los tres años. No forzamos. Tampoco nos urgía y fue bastante natural. Y gracias a nosotros las casa de pañales pulverizaron sus records de beneficios.
Arual ha dicho que…
Es que es lo más lógico, esperar a que esten preparados, a los 3 años es una buena edad creo, pero la profe de la guarderia es una pesada obsesionada desde marzo con quitarle el pañal a mi pobre retoño y ya por aburrimiento accedi hace dos semanas. La verdad es que Alex lo lleva bien con ella, allí en la guarderia se sienta en el orinal y hace pipí y popó y todo, pero en casa no hay manera, no se sienta en el orinal ni de coña y claro se aguanta el pipi hasta que no puede más, y luego, como hizo ayer tarde, me inunda el salón con una meada más caudalosa que el rio Ebro.

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…