Ir al contenido principal

Orgullo patrio.

Hoy todos los españoles deberíamos estar felices y contentos, juega nuestra selección y eso en época de mundiales debería ser algo que nos orgulleciera y nos alegrara el día, pero el miércoles el partido de Suiza lo cambió todo.
Fue como el incidente en la estación Cisne, boooom, fundido en blanco y así se quedó la mente de todos los que adoramos a la Roja.
No voy a comentar nada más, no quiero, ni debo, no, así que el post de hoy irá por otros derroteros.
Sin duda este lunes no es un lunes alegre para los españoles, ni aún a sabiendas de que el FMI ya no nos mira con tan malos ojos, no. Hoy es el lunes en el que todos hemos descubierto que en nuestra Casa Real han perdido el juicio en cuanto a moda, estilismo y buen gusto se refiere. Está claro que hay crisis pero hay veces que con cuatro trapitos del Zara una va más mona que "pa" que, si se siguen unos mínimos criterios.
Y si no veamos y juzguemos estas fotos:

La primera dama goyesca de la izquierda, recién salida de cualquier obra pictórica del ilustre aragonés, es nuestra Infanta Elena, sí la misma, ajusten bien sus lentes. Ahora empezamos a entender porque Marichalar la dejó, era imposible que la moza luciera medianamente estilosa. Sin duda Elenita quiso dejar constancia su procedencia española y también porque no decirlo, su ridiculez. La infanta de la derecha, es Cristina, sí, aunque bien podría hacerse pasar por una dama élfica de cualquier obra tolkiniana si se quitase ese poco favorecedor peinado. El palo del medio es Urdangarin, no comentaremos nada acerca de él.




La siguiente foto nos muestra al Principe Felipe, muy con su estilo marinerito militar, como si estuviera haciendo la primera comunión eternamente, acompañado de... ohhh Dios mio, la novia cadaver de Tim Burton, aisss no, pero si es la Reina Blanca de ALICE IN WONDERLAND, aiss no, pero si es Letizia, sí con un simple click al zoom me he dado cuenta. Por favor que alguien se comprometa a sacarla a paseo todos los mediosdías por los jardines de palacio para que le de un poco el sol, está tan pálida que parece que haya dejado para siempre el mundo de los vivos. Ese nude y ese tono de piel no se casan nada, ni aunque nos encontremos en un enlace matrimonial.

Finalmente os dejo con una imagen fabulosa de los novios contrayentes para que veáis que lo del mal gusto venía ya de serie, ni la novia lo tuvo a la hora de elegir marido, y no, no es Truman Capote de joven:


Comentarios

El Impenitente ha dicho que…
Lo mejor de la boda debió de ser Alberto de Mónaco repartiendo los tarjetones de la suya.
ethan ha dicho que…
jajaja muy buena crítica de moda. Con respecto al príncipe, no tiene ninguna culpa, ese es el uniforme de gala del ejército de Tierra (el de Marina es una levita, muy distinto).
Un beso.
Arual ha dicho que…
Claramente no entiendo de uniformes militares, en cuanto a lo del notición de Alberto, bueno, bueno, llevo días pensando en cómo será el evento, con las hermanas que no se hablan y con los sobrinos de resaca por el último fiestón de Ibiza, vamos será algo muy bonito de ver fijo!

En cuanto al mundial, España sigue viva y estamos a 28 de junio, no me lo puedo creer!!!!!
Arual ha dicho que…
Y por cierto qué poco apropiado organizar tanta boda real con la crisis que está cayendo, hombre, austeridad por el amor de Dios, que no han habido años de opulencia para fiestones de este tipo.... digo yo!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…