Ir al contenido principal

La venganza se servirá en plato frío...

Quería hacer una entrada en condiciones sobre las "season finale" de LOST y de PRISON BREAK, pero mi conexión está fatal y es la culpable de que sólo haya podido ver el final de temporada de PRISON BREAK, y aún tenga pendiente el de LOST, así que hablaré de la serie del guapísimo Michael Scofield.
Recordemos que el bueno de Mike en la primera y fascinante temporada se metió en una prisión para escapar junto a su hermano Lincoln acusado de un asesinato que no cometió. La inteligencia del muchacho, ingeniero de profesión, fue el arma fundamental para esquivar todos los escollos, que no fueron pocos, para salir vivitos y coleando de la cárcel. Ahí acabó la primera temporada con los dos hermanos y un clan de "acompañantes" poco ortodoxo corriendo perseguidos por las fuerzas policiales. Un final bueno para una temporada genial.
La segunda tanda de capítulos a mí personalmente acabó aburriéndome bastante. De hecho llegué a pensar que era una serie que no necesitaba más temporadas, que se había sacado todo el jugo posible y alargarla era inútil. El grupo de fugitivos dividió sus destinos y ahí se armó un batiburrillo que parecía no llegar a ninguna parte. Pero ya de cara al final sí se llegó a una parte, a Panamá, destino elegido por el par de hermanos para su retiro, y ahí unos cuantos planes fallidos hicieron que las tornas cambiaran y que fuera Michael el que ahora acabase con sus huesos en la cárcel de Sona, un verdadero infierno tropical donde imperaba la ley del más fuerte y donde sobrevivir era un reto diario. Ahí finiquitó la segunda temporada.
Con Michael Scofield dentro de Sona y Lincoln fuera ahora cabía esperar que en la tercera temporada el joven muchacho con su cerebrito bendito sería capaz de idear un plan de escape otra vez. Pero no sería fácil, y es que en Sona había mucho cociéndose (algunos viejos "amigos" incluso) y fuera también (sobre todo las vidas de L.J., hijo de Lincoln y Sarah, novia de Mike, en juego) y capítulo tras capítulo, al cual más trepidante, y recuperando el ritmo frenético y adictivo de la primera temporada, hemos ido destapando cada uno de los misterios y secretos que el averno panameño deparaba a la pareja de hermanos. Sólo 13 capítulos de temporada interrumpidos por la huelga de guionistas, pero ¡qué 13 capítulos! Ahora bien el final sólo correcto, nada más, se ha notado que el corte fue brusco y que no se planificó adecuadamente. Y eso sí un par de cabos sueltos por atar que sin duda dan pie a la cuarta temporada, que en principio corrieron rumores que no se realizaría pero que al parecer, y visto el final, sí que se rodará finalmente. Así que a esperar hasta entonces, a esperar sobre todo la "vendetta" de Michael por la muerte de Sarah Tancredi, que sin duda será fría y bien calculada, como todo lo que hace Scofield.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pero bueno ¿ tú vas a parir algun día o qué?
Lena ha dicho que…
Prison break fue una serie cuya primera temporada, bajada, me encantó. Luego vi algún capítulo suelto de la segunda (tengo un problema de compromiso con la programación televisiva)que me decepcionó. Pero me has incitado a proponerme conseguir la segunda o bien ver directamente la tercera.

Un beso guapísima!
Arual ha dicho que…
Dext: Eso espero...

Lena: Pues a mí me pasó eso, la primera temporada me chifló, en la segunda me desesperé porque todos los presos sueltos por ahí me parecían bastante coñazo, sólo la presencia del personaje nuevo de Alex Mahone persiguiendo inexorablemente a Michael y a Lincoln me retuvo atenta a lo que acontecía. Y me alegré de mantenerme enganchada porque la tercera temporada está genial, es cortita, 13 capítulos, pero está muy bien, es una vuelta de tuerca genial de la primera temporada, con esa carcel panameña tan asfixiante e infernal, está guay, el final un poco apañado a medias, pero imagino que el tema de la huelga de guionistas también le influyó, como lo hizo en tantas y tantas otras series. Así que ya sabes anímate con ella. Además Scofield es taaaaan guaaaaapo!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…