Ir al contenido principal

El síndrome del nido.

Realmente puedo afirmar con rotundidad que me encuentro en pleno proceso de "nidificación" o padeciendo el síndrome del nido con todas las de la ley.
¿Qué es eso? Os estaréis preguntando. ¿Aru ha enfermado? No, bueno creo que no. Lo que me pasa es lo que le pasa a muchas mujeres cuando en el tercer trimestre de embarazo, yo lo inauguré la semana pasada, nos da por tener la casa organizada, limpia y lista para la llegada del nuevo inquilino. Y es que hasta hace pocos días no me preocupaba demasiado aún por preparar la habitación de mi pequeño, no hacía demasiado caso a las advertencias inquisidoras de muchas de las experimentadas madres con las que hablaba y que me trataban de inconsciente por no haber empezado a informarme acerca del "ajuar del bebé", sí chicos algunas se toman esto como organizar una boda por lo menos. Pero de repente alguna cosa cambió en mi cerebro, alguna neurona se cortocircuitó imagino que inducida por las dichosas hormonas que nos llevan tan vendidas a todas las embarazadas y de repente la semana pasada le dije a mi marido con toda seriedad: "Este fin de semana lo dedicaremos a organizar la llegada del peque". Y mi chico no pudo más que asentir, imagino que inducido por el mismo miedo que dice que tiene a mis reacciones de embarazada compulsiva. Y a esta guerra nos metimos, ayer nos dedicamos a la lista de nacimiento, sí a ir a la tienda de bebés y elegir lo primordial y necesario para la llegada de nuestro retoño (cuna, carro, bañera, y un largo etcétera de cosas más). Y una piensa que el asunto se arregla en un plis plas, pero no, no señor. Llegas a la tienda y resulta que no es tan sencillo, porque la lista de las cosas necesarias e imprescindibles es larguísima y ahí tienes que echar mano tú misma del sentido común para no acabar arruinándote y para no terminar aumentando el consumo de la economía española de un batacazo en una sola tarde. Además las dependientas de estas tiendas saben quienes son presa fácil, las madres primerizas somos las víctimas perfectas, novatas e inconscientes, ilusionadas y dispuestas, y ahí es donde el juego se complica y hay que tratar de salvar las contínuas trampas que en el proceso te van tendiendo. He de ser sincera y he de reconocer que aunque presumo de sentido común acabé cayendo como una boba y acabé comprando más de lo que necesitaré, de eso estoy segura.
Me dí cuenta de esto al llegar a casa y repasar todo lo encargado pero estaba tan cansada y molida tras el trajín del día que sólo caí rendida en el sofá dispuesta a que Morfeo me hiciera una cura completa y renovadora.
Y la cura funcionó porque esta mañana me he levantado fresca como una rosa y he animado a mi chico a empezar con la organización y limpieza a fondo de la que será la habitación del peque. Y es que hasta ahora aquello había sido un pozo sin fondo, una habitación ya amueblada con un gran armario que servía como basurero de todos los trastos inservibles que os podáis imaginar. Hemos tirado cosas, bueno hemos tirado millones de cosas, hemos limpiado y con la organización de la misma hemos aprovechado para seguir por toda la casa y hemos dejado el piso más impoluto y estructurado que el de Monica de "Friends". Ahora sólo queda pintar la habitación a juego con el mobiliario que hemos encargado y nuestro bebé ya tendrá su nidito listo. Y aunque a estas horas ya estoy completamente agotada, he de confesar que la satisfacción que siento en este momento es impagable, efecto colateral y directo imagino del ya nombrado síndrome del nido.

Comentarios

Sett ha dicho que…
Bueno,bueno,tercer trimestre de embarazo...ya falta muy poquillo!

Yo si algun dia tengo un hijo espero rebuscar bien por todos lados para que alguien me preste la cuna,el carrito y el parque.Uff entiendo tu agobio con las compras,anda que no necesitan cosas variadas esos pequeñajos.

Un besazo,chula.
3'14 ha dicho que…
Uff!!! que recuerdos me viene a la mente! Menudo agobio lo de los preparativos... No te estreses con listas y cosas supuestamente imprescindibles... a la que el recién llegado haga acto de presencia irás viendo lo que realmente necesitas ;)

¡¡Es flipante la cantidad de artículos que hay!!! Te venden la moto, como tu dices, de lo muy útlies que resultan, imprescindibles en la mayoría de los casos, para facilitar tu vida y la comodidad del bebé... Todo patrañas para vender, aprovechándose de la ilusión de los padres y del deseo por proteger a su hijo y ofrecerle todo cuanto esté en sus manos... Un bebé necesita pocas cosas en el fondo, la vital, calor y cariño.

Besos!
Hôichi ha dicho que…
seguro que soys unos papás monísimos jejeeee

besitos
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Seguro que los primerizos son las presas deseadas de estas tiendas, seguro... Y seguro que, al margen del momento en el que te cobran, tiene que hacer ilusión ir picando en cada pequeña cosa imaginándote al enano...

...y recuerdo que Mónica tenía un armario caótico donde se amontonaba todo lo que le sobraba en el piso... No tendrás uno de esos, ¿verdad?, je, je...
Arual ha dicho que…
Sett: Ya queda menos sí, en cuanto a lo que dices de aprovechar lo que te dejen es una gran idea si no te obnubilas por la ilusión del primer bebé y te entran ganas de comprárselo todo nuevo...

Pi: Pues sí como experimentada mamá sabes bien que lo esencial es eso, mucho amor y cariño, y lo demás es secundario, verdad?

Hoichi: Jajaja!! Somos unos papas novatos y pardillos, la verdad, pero bueno lo pasamos bien con la experiencia y eso es lo bueno, no?

Juan R.: No recuerdo ese detalle de Mónica...
Dorando Pietri ha dicho que…
Yo sí recuerdo aquel armario de Mónica. Gran descubrimiento de Chendler.

Aprovéchate de los parientes y de los amigos. Sus regalos y sus préstamos son fundamentales. Mis hijos fueron el quinto y el séptimo nieto para mis padres y eso nos resultó de gran apoyo.

No queda nada para que empiece todo.

Besos. Ahora iba a hacer una referencia sobre el Kun Agüero, pero no quiero enturbiar tu nido que, y esta es una opinión, estaría más bonito con algo rojiblanco.
Arual ha dicho que…
Bueno querido amigo valenciano, sé que estás muy feliz desde el sábado y sabes una cosa, el cariño que le tengo al Atletico hizo menos turbio el mal trago de ver perder al Barça y ganar al Real Madrid, así que admito comentarios referentes a tu "Dios" Agüero en mi blog, de verdad.
En cuanto a lo que dices mi pequeño será el primer nieto por ambas bandas así que seguro que regalos no le faltarán y eso evitará que mi economía caiga en la más absoluta de las bancarrotas.
De todos modo ya no queda nada para que empiece todo sí, esa frase es acertadísima, y si bien a ratos estoy que boto de contenta en otro momentos un miedo aterrador a lo desconocido me inunda y casi no me deja respirar, seguro que tú sabes bien a lo que me refiero, gracias por tus palabras y por seguir acercándote aquí, un beso desde les Terres de l'Ebre!
Raquel ha dicho que…
Pues pa mí que yo no tuve de eso, XDDDD Besotes.

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …